Hace unos días Bruce me envió vía email esta oración de protección para los hijos, yo no la conocía. Ya la he realizado sobre los mios imponiendo las manos, como cuando el patriarca de mi casa les da la bendición antes de ir a dormir. Pepe nos la da a todos, incluso a mi, aunque solo se suele hacer a los niños. Así que como está fuera, le he dicho a mis hijos que cuando papá vuelva dentro de dos fines de semana iremos a misa y allí, con la presencia de esa Divina Sangre del Cordero Inmaculado su padre volverá a rezar y si el cura tiene tiempo (los sacerdotes no disponen de mucho, trabajan casi a jornada completa, pero rara vez escucharás a ninguno quejarse de lo que cobra o de lo mucho que tiene que hacer al día) Le pediremos que sea él como ministro de Cristo quien haga la imposición de manos.