EL VIEJO ABUELO Y EL NIETO.



El abuelo se había hecho ya muy viejo. Sus piernas no le obedecían, sus ojos ya no veían ni sus oídos oían, y además carecía de dientes. Cuando comía, la comida se le caía de la boca.
El hijo y la nuera dejaron de sentarle a la mesa y le servían las comidas detrás de la estufa. En cierta ocasión le llevaron la cena en un cuenco y cuando el anciano fue a cogerlo, se le cayó al suelo y se le hizo añicos. La nuera empezó a quejarse de su suegro, diciendo que lo rompía todo, y juró que desde aquél día le daría de comer en un balde de lavar los platos. El anciano se limitó a suspirar sin decir nada.
Poco después, el marido y su esposa vieron a su hijo pequeño jugando en el suelo con algunas planchas de madera; estaba intentando construir algo. Movido por la curiosidad, el padre le preguntó: “¿Qué estás haciendo, Misha?” y Misha respondió: “papá, estoy fabricando un balde para daros de comer en él cuando tú y mamá seáis viejos”.
El marido y la mujer se miraron y empezaron a llorar, sintiéndose avergonzados de haber tratado así al abuelo.
(Tolstoi)

Entradas más vistas en los últimos 30 días.

OBJETIVO 22 DE JUNIO: El momento perfecto.

#MiércolesMudo 29: Identidad.

#VDLN 38: Alaridos del ser.

#VDLN 36: Mujeres.

Despedidas.

Confianza.

Un escáner en las pupilas.

#VDLN 40: YO "SUEÑO" FLAMENCO.

#VDLN 35: De sangre.

Tres décadas en dos etapas.