TIEMPO ABSOLUTO.


"El amor es lo absoluto, es lo infinito; la vida es lo relativo y lo limitado. De aquí todas las secretas y profundas heridas del hombre cuando el amor se introduce en la vida. Ésta no es lo bastante grande para contenerlo". (Víctor Hugo).

Por amor cometemos los errores más grandes, una promete aquello de lo que se cree capaz en el momento. Solo el amor justifica los fracasos, solo con el amor se consigue la capacidad de perdonar y de perdonarse... yo ando en ello, aunque siéndote honesta, todavía no sé dónde me llevará. 

Cuando la miro es como sentir que el tiempo de pronto pudiera ser relativo en ese sentido, y estar ahí todas de nuevo, su madre a su edad, (se parecen tanto) tú con nosotras... y la que yo era entonces, no la que soy ahora. Lo abrupto del tiempo absoluto que es, me deja sin opciones y la realidad no espera a que nadie se preparé, ni siquiera un poquito para pillar aire, te golpea y no hay más... o le echas agallas y resistes, o te dejas llevar y más tarde, si es que encuentras el momento y las fuerzas... te resistes. 

Esto es muy duro y me siento muy sola para conseguir compactarlo todo. Creías en mi, pero olvidaste que solo soy bruta, no invencible, tampoco infalible, y que incluso llegando a poder dar el pego de lo mencionado... que a veces el destino de los demás no depende de nuestras capacidades. Empiezo a ser muy consciente de ello, pero he tardado en darme cuenta y hace rato que estoy pagando las cuentas de lo que no rompí. No solo no tengo capacidad para arreglar ciertas cosas, es que en el proceso se me rompen partes propias, me despedazo, sin garantía humana de que al caer pueda recuperar el reguero de pedazos que voy perdiendo. 

Hacer promesas debería estar penado con la muerte, igual lo esté... yo siento que me muero por momentos en este cómputo de días que parece que nunca va a llegar a su cuenta final desde que te fuiste. Estoy muy cansada, casi al pie de la derrota, sin ningún fulgor de victoria que me empuje a renovar arrestos. Me siento como la prima deprimida de Blancanieves que tiene que limpiar sola toda la casa, sin que un puñetero animalillo se digne ayudarla, ni una puta canción, para luego descubrir que los enanos le han crecido y que todo el conjunto de lo que se esperaba que le había quedado perfecto, en realidad le queda pequeño. Demasiado esfuerzo para nada. 

No hace mucho alguien me dijo aquello de que los suicidas no van al cielo... manda huevos... yo no conozco peor infierno que estar muerta en vida. La depresión pasa de ser una enfermedad relativa, a convertirse en un tiempo absoluto y personal del que aun no he encontrado la salida. Estoy en ello, créeme, aún no he tirado la toalla. Aunque sé que no está en mi mano solucionar ciertas cosas, me consta que sin mi, funcionarían peor. Puede que solo me esté tratando de conformar, justificándome para no asumir que lo inevitable puede que esté por llegar... pero de momento, mientras intento encontrar soluciones para todos y una salida a este estado mío, la promesa que te hice me basta para seguir resistiendo. 

Comentarios

  1. Tiempo es lo único que queda, y que quede bastante para ver todo solucionado.

    Salud

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi abuela decía: mientras respires tienes tiempo.
      Y claro... Mientras tengamos tiempo la oportunidad de cambiar las cosas ☺️
      Abrazo!!

      Eliminar
  2. La mirada de esa niña que se sienta en el asiento trasero, habla de tu propia niña que se resiste a entregarse, que aún tiene ese soplo de chispa para resistir.
    Ante palabras como las tuyas es complicado dar respuesta,o simplemente decir algo que no suene a topicazo.
    Es por eso que solo te dejo aquí este comentario,para que sientas que los que te leemos, sentimos y vibramos con lo que escribes.
    Un besazo.,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es curioso, pero cierto... hay momentos en los que no se necesita decir nada y algunas personas se esfuerzan en buscar las palabras adecuadas cuando una mirada lo dice todo.
      A mi me pasa a menudo que frente al sufriendo ajeno no sé decir nada que no sea: estoy aquí aunque no sé qué decir.
      Un abrazo😘

      Eliminar
  3. Al igual que lunaroja, me resulta complicado decir algo sin caer en manidos tópicos de superaciones personales y tonterías varias. El futuro se encuentra en los ojos de esa niña, y quizás esos ojos merezcan la pena seguir peleando por algo en lo que ya has dejado de creer, precisamente para que esa niña pueda seguir creyendo...

    No hay respuestas, ni fáciles, ni difíciles, caminamos a ciegas...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo no sé caminar a ciegas, esa es cuestión. La luz de los niños como mi sobrina es lo que me alienta a seguir creyendo en los demás.
      Si tuviera que caminar mirando la geta del resto de adultos... ay... Igual me volvía avestruz y (aunque se lea cómo se lea)que me dieran porculo quieta. Porque no movería ni un pie.
      Que importante son los niños en nuestras vidas para devolvernos la fe en el resto...🤦🏼‍♀️😊
      Un abrazo!!

      Eliminar
  4. Sabes ya lo que opino al respecto, y sabes bien dónde estoy.
    Así que me voy a centrar en esas dos niñas de la foto, la más pequeña, con su carita pizpireta y su mirada limpia y curiosa, esa que ilumina la vida de la otra niña que se ve en la foto, la más mayor, la que tiene una mirada de ternura, de orgullo tierno y amoroso. La mirada de una niña, que aún con la edad, sigue conservando esa niña, y ante depende qué situaciones o personas, sigue teniendo una mirada de inocencia, como la que tienen los que aún no han visto el mundo y en esa foto se ve a dos niñas con miradas diferentes, pero igual de bellas.

    Hala...ya me puse moñas jajajajaj

    Besos, guapetona

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Serás capulla🤦🏼‍♀️... Que me has hecho llorar, joder... Que voy a perder la fama de brutamontes emponderada... 😂😂
      Ahora me río y lloro, manda huevos.
      😍😘😘

      Eliminar
  5. Concuerdo con lo que piensa Beauséant.No me gustan las típicas respuestas vía superación religiosa ni credos varios. Me quedo con la afirmación final , esa promesa de resistir, porque esa palabra es la respuesta más contundente a todo lo que nos remece el alma.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Tatiana. Pues sí, en cuestiones como las que me veo absorta solo hay dos opciones: o te rindes ... o resiste.. . y a mí se me dan igual de mal las dos🤦🏼‍♀️ así que me quedo con la segunda😉
      Un abrazo!!

      Eliminar

Publicar un comentario

Escribe sin miedos.
Deja escrito lo que piensas. Las palabras liberan a las personas.

Lo más leído en la última semana: