47 Ronin (浪人)...

© AHORA QUEDAMOS EN EL BLOG.

"El camino del guerrero es la muerte"(Hagakure).

Era una niña la primera vez que vi la película, me refiero a la versión antigua de 1941. Mi padre y yo solíamos ir todas las semanas al cine. Llegando la temporada del calor, proyectaban en uno de verano muy amplio y fresquito donde no te podías olvidar en antimosquitos en la cesta de la cena. Entonces solíamos ir un par de veces en semana, (a veces incluso repetiamos película si nos había gustado mucho), ésta fue una de esas. Recuerdo que daban un pequeño descanso para cenar, era un modo de pasar en familia la tarde noche, muy común por entonces. 

Mi padre y yo éramos asiduos de las películas de Burt Spencer "el pegafuerte" y de todas la de karate que tenían como protagonista a Bruce Lee. De vez en cuando también íbamos a ver algunas de Disney y de chicas, pero son las que menos recuerdo. No es raro que después nunca me haya sentido como la princesa de un cuento, sino como el protagonista masculino que lleva el mando y el peso del deber. 

Hace unos días mi hija me acusó de ser machista... coño... me quedé de piedra, porque si hay algo que no soporto, son las personas que se rigen en conducta sociales por un código extremo. Eso siempre termina en la convivencia por perjudicar a los demás. Estuve pensando en las razones que pudo tener para decirme algo así, y aunque no las comparto, son justificadas. Hoy en día nuestro ritmo de comunicación en los nuevos medios globaliza todo a una velocidad vertiginosa, incluidos los principios fundamentales del individuo. 

La gente como yo, no termina por encajar en ningún grupo del todo. La razón es que el grupo mayor, termina por mestizar al resto y todos terminamos por vestirnos igual, comer las mismas cosas, y pensar de modo parecido. La secularización de los pueblos es la prueba viva... y ahora esas imposiciones, terminan por meterse a través de los portales de internet en nosotros, erradicando sin sangre, pero con consecuencias, a nuestro yo más primitivo y auténtico. 

Cuesta mucho ser una misma en una sociedad que, cada vez más, carece de principios como la lealtad, el valor o el honor. Todos terminan por ser acepciones sugestivas, que van perdiendo su valor frente a su uso en las relaciones sociales, donde impera el buenismo de grupo y la manipulación de las elites dominantes. 

Yo sigo siendo aquella niña que quedó cautivada por aquellos personajes de cine en blanco y negro, con fornidos ropajes que no había visto nunca, melenas recogidas, sus arcos y flechas (un arma que a día de hoy me apasiona), el yari o la naginata... la más conocida, la katana, la cuestión es que me quedé atrapada en ese mundo. No sé si a consecuencia de ser la única hija, de crecer a la sombra de un hombre con valores muy marcados, o de ver tantas pelis de aquellas que vimos en esa etapa de mi vida. Dicen que el lugar donde naces y creces influye en tu desarrollo y en quién terminas por ser, limitando o aumentando las posibilidades, incluso coinvirtiéndote a veces en un aliens dentro de este mismo planeta.  

En este día tan especial para mi, en mi pensamiento mi principal onna-bugeisha, mi madre. La mujer a la sombra, siempre en casa cuidando de los bienes y la familia. Salvando el honor y el valor, como el más reputado hombre de cualquier clan principal del antiguo Japón. La guerrera sin gloria, sin la cual se hubieran perdido muchas batallas. Hay aptitudes que en esta generación que nos toca vivir, pueden resultan desfasadas, antiguas, incluso juzgarlas con medidas no apropiadas y tacharlas con adjetivos que tan en la boca tenemos y usamos, a menudo, incluso sin conocer su significado literal. 

Tengo mi propio Bushido (武士道), mi camino, no lo cambio, si me canso me siento y descanso, pero no me aparto de lo que he trazado. Puede que a veces me sienta incomprendida e inmensamente sola en esta forma de regirme, tan mía, pero es lo que soy y no lo cambio por ningún otro modelo. 

Comentarios

  1. Empiezo a tener esa sensación de no estar en ninguna parte, muy viejo para un lado, muy joven (quizás de mente) para el otro... Hace unas semanas me acusaron de lo mismo, de machismo, y dije que no, que hace unos años no habría sido machista, sería incluso una persona la hostia de feminista, pero que los tiempos han cambiado, y los conceptos cada vez son más difusos

    Al final ya da lo mismo, como bien dices, tienes un conjunto de reglas que te impones, vives con ellas y el resto no importa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que el resto sí me importa, porque después de todo una vive en sociedad y hay que relacionarse con el resto... Pero joder, cada vez me pesa más la empatía, a veces quisiera repudiarla y hacer justo eso, que no me importe nada de lo que no vaya conmigo. 😉😘

      Eliminar
    2. Sí, claro, tenemos que dar cierta sensación de personas civilizadas, a veces se me olvida ;)

      Eliminar
    3. Naaaa... A mi como me toquen las narices le arreo en los piños al mejor plantao. 😁😁😁
      Y ya luego, si eso, rectifico🤭

      Eliminar
  2. Casi siempre malo para el Ronin

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pocos son los siervos que lo tienen bueno. La única ventaja de un Ronin, es que han aceptado desde temprana edad hacia donde van. 😉😘

      Eliminar
  3. Hola Mento!
    Pues yo con quien acudía a ver esas películas era con mi madre y anda que no las disfrutaba...jeje
    A veces ya no si ni donde vivo, trato de vivir molestando lo menos posible, ayudando en la medida de mis posibilidades y sobre todo sin erigirme en juez ni fiscal. Cada dia es una victoria, aprovechemos el regalo y disfrutemos de los nuestros, de las caricias y demás
    Besos y feliz semana!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eres otros tiempos, verdad. No sé si mejores, pero diferentes. Recuerdo hacer muchas actividades en familia con mis padres. Aunque como teníamos a los abuelos en casa, mi madre era la líder y protectora de la manada. Eso en parte hizo que yo y mi padre tuviésemos otra relación de complicidad para ir a los sitios. Era motero, imagina como crecí.
      Es una buena forma de vivir el momento, sin juzgar, y al ritmo de uno mismo. Después de todo es lo único que realmente nos pertenece junto a los recuerdos.
      Feliz semana!! Abrazo.

      Eliminar

Publicar un comentario

Escribe sin miedos.
Deja escrito lo que piensas. Las palabras liberan a las personas.

Lo más leído en la última semana: