CURAME LAS HERIDAS.




Querido Ángel Custodio mío, tú que sabes de todos mis dolores desde la más tierna infancia, cúrame de todas mis heridas, traumas y sinsabores que me ha dejado la vida. Tú bien sabes por todas las situaciones que he pasado, y conoces muy bien cómo está mi alma, conoces sus llagas. Es por eso que te ruego que con el poder de Dios, me ayudes a superar todo lo malo que hay en mí, que sanes mis heridas para correr libre en el camino de Dios, haciendo el bien a todos y sonriendo contento mientras voy camino al Cielo.
Querido Ángel mío, tú, que tienes el poder de Dios para socorrerme en toda necesidad, no sólo espiritual sino también material, te ruego que no me dejes faltar lo necesario para mi subsistencia, para vivir decorosamente esta vida, este exilio de la casa del Padre, y que toda mi familia pueda tener lo necesario para subsistir.
Ángel Custodio que el Señor te ha encomendado a mi custodia, te ruego que me defiendas de todo mal, no sólo espiritual, sino también de accidentes y de todo mal material, porque estoy rodeado de enemigos, que no por ser invisibles no existen, sino que son invisibles y muy malvados.
Un abrazo fuerte, Custodio mío, y juntos siempre en la vida, en la muerte y más allá.




Entradas más vistas en los últimos 30 días.

OBJETIVO 22 DE JUNIO: El momento perfecto.

#VDLN 35: De sangre.

#VDLN 36: Mujeres.

#VDLN 34: La Diosa del Pop... y las dancing Queens.

The Twilight Zone: The Lonely.

Confianza.

Un día cualquiera.

Donde el instinto te lleve...