LLEGA EL VERANO.


Pasa la noche de San Juan, el sortilegio de verano, cada cual lo celebra como sus costumbres o creencias imponen, todo depende de allí donde uno nace o se cría. 
Para los supersticiosos es sin duda la noche por excelencia
para disfrutar. Para hacer conjuros, limpiezas, saltar las hogueras...Y quizás algo tenga de mágica cuando la historia la avala. 
Para nosotros en casa siempre fue la festividad de San Juan.  Y teniendo uno en casa, mi padre, más motivo para festejar su Santo. 
Desde que nació Iván son dos los que celebramos, porque a pesar de que Iván tiene su Santoral, nos gusta celebrarlo con el abuelo, al fin de cuenta también es Juan, aunque en ruso. Dejaremos los festejos para el domingo y abriremos con barbacoa el verano en casa. Bueno el verano lo abrieron los niños desde hace tres semanas que montamos la piscina. Desde entonces no me faltan los amigos de mi hermana en casa todas las tardes. (Hasta que agote mi paciencia)










Lucía e Iván andan como caballitos de mar en la piscina desde esta mañana. Mi madre se acerca de vez en cuando y a mi me parece escucharla reñir les dice que se salgan del agua que se van a poner malos. ¿A quién van a salir? 
Pero yo no recuerdo haber enfermado nunca por exceso de piscina...
Doy gracias a San Juan hoy por ser su día y doy gracias a Dios porque mis hijos han terminado con exito ambos el curso. Iván superando las metas del nivel de preescolar de 4 años y Lucía con sobresaliente en todo en 2º. ¿Qué más puedo pedir hoy? 
Dar gracias es lo que debo y confiar mis hijos al Padre Creador. Porque suyos son.

Comienza el verano y para mi una etapa única. Es la primera vez desde que soy madre que voy a pasar un verano entero en casa con mis hijos. Siempre trabajando, y en los escasos 15 días de vacaciones de verano, nunca me coincidían con Pepe. Este verano, estoy enferma, pero doy gracias a que voy a poder amanecer en casa, sin salir de madrugada, quedarme en la cama hasta altas horas. Desayunar con mis hijos y no tener que mirar el reloj. Doy gracias a Dios por ese trozo de vida eterna que voy a disfrutar.
Para mi esto es el cielo, ver a mis tres peques, bueno mi Marichu con 21 ya no tiene de peque nada, aunque pelea con mis hijos como otra igual. Verles disfrutar del agua, sin preocupaciones, viviendo el momento y disfrutándolo. Me  recuerda como ha de ser el día a día también para mi.

Lucía ni siquiera ha caído en que hoy es viernes, con la buena entrada que dice ella que tiene preparada...




Entradas más vistas en los últimos 30 días.

OBJETIVO 22 DE JUNIO: El momento perfecto.

#VDLN 35: De sangre.

#VDLN 36: Mujeres.

#VDLN 34: La Diosa del Pop... y las dancing Queens.

The Twilight Zone: The Lonely.

Confianza.

Un día cualquiera.

Donde el instinto te lleve...