Blog personal, donde cuento experiencias de la vida cotidiana en relación con Dios, con la familia y con los amigos. Si te apetece desconectar un ratito y descansar, conectaté a este blog, encontraras muchos amigos de los que seguro aprenderas algo bueno, como estoy aprendiendo yo.

ama

ama
Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, con todas tus fuerzas. (Dt. 6,4.)

martes, 26 de febrero de 2013

CRÓNICAS DE UNA BODA CALÓ unida en Santo Sacramento.



  Era la jamba entre los caló una de las seis o siete personas que no pertenecíamos a la etnia gitana, incluidos el sacerdote. (Y eso que mi bisabuelo el gran José María,cuentan que era de los gitanos más guapos que pisaron  las tierras de Málaga en su tiempo.)
El sábado mi madre y yo fuimos a acompañar al hijo de la mujer de mi primo que se casaba. Ellos son de etnia caló. Se casaron por el rito de su raza. Pero anterior a este lo hicieron el la Iglesia por el rito católico y sellaron con el sacramento su unión.
   Por cuestiones de salud y personales ya habíamos avisado de que no asistiríamos a la boda, pues era en otro municipio, más como la celebración católica era en nuestra ciudad, fui con mi madre para acompañarlos. Por la mañana tenia mis dudas al respecto. No conseguía entender como personas que no creen en un sacramento van a casarse a la Iglesia solo porque queda bonito y tradicional para un día grande. Lamentablemente muchas de las parejas que se casan hoy día van y sellan su amor con Jesucristo sin saber lo grande e importante de la alianza que están sellando.
   Pepe se quedó con los críos  y mi madre y yo fuimos, en representación de la familia. Cuando llegamos fue algo raro, no había movimiento que indicara que allí se iba a casar nadie. Llegó las ocho y nada. Solo el cura, el diacono, mis tíos (abuelos adoptivos del novio) y nosotras. Casi a la media llegó la "marabunta". La Iglesia está en uno de los barrios marginales más conflictivos de mi ciudad. La marginación, junto a la droga, y otro tipo de delincuencia es lo que impera en el barrio, en medio, una Iglesia católica que hace de faro junto a la Iglesia de la comunidad del "Culto" de los gitanos el  mayor colectivo del barrio. Creí que iríamos a allí al casamiento, pero fue en la nuestra, cosa que me alegró, aunque ya te digo que nunca he comprendido porque se casa la gente sin al menos considerarse católico. 
   Durante el largo rato que esperamos ver aparecer a alguien más, mi paciencia y mi humildad fueron puestas a prueba. El sacerdote de pie en el altar esperando me miraba, joven, el más guapo de los hijos de "Eva" que he conocido. Su mirada y su sonrisa lo decían todo, se ve que sabia lo que pensaba mientras le miraba y  con su expresión y esa lenguaje del alma me lo dijo todo.
   Jesucristo tiene un gusto especial para elegir a sus sacerdotes, yo siempre se lo he dicho, elige a los mejores.  Este sin duda lo es hasta físicamente, es imposible no reparar en ello. Mientras le miraba muchas frases que he oído en mi vida pasaban por mi pensamiento. Algunas de ellas de esas que me hago cada día cuando me veo como soy frente a la grandeza de Dios. Podia sentir al tentador, en su mejor papel de abogado intentando pillarme entre mis propias preguntas. Pero la sonrisa del sacerdote era tan reveladora, que incluso llegué a imaginarme que tenia un rotulo en la frende por donde pasaban mis pensamientos en forma de texto luminoso.
   Pues como os digo llegó la marabunta, el "jaleo" imposible, los niños...solo les faltó subiese al madero con el Cristo crucificado del altar. Jamás he visto tanto desorden, tanta falta de respeto por un lugar santo como esa noche. Los novios llegaron entre un barullo de familiares y amigos impresionantes que no respetanban nada. Tengo que decir que me sorprendió mucho la gran participación de personas que acudió a la Iglesia. Sobre todo porque se que para ellos, el verdadero rito es el que vendría después cuando se marchasen de allí con el pañuelo. Me sorprendió, lo confieso que participasen también de este. Pero si hubo algo que me sorprendió realmente fue ver allí literalmente a Jesucristo en medio de su pueblo. Poniendo orden sin perder la sonrisa, tratando a cada uno con una paciencia, una caridad y un amor similar al que me habia dedicado a mi durante la casi media hora anterior. Sin perder la calma, sin juzgar, sin hacer sentir gentil a nadie, ni fuera   de lugar a ningún invitado a la celebración. 
   Sí, le vi tan claro, no le hacia falta que hablara, en un momento nuestras miradas se volvieron a cruzar y su sonrisa me lo dijo todo: 

Hoy ha venido la salvación a esta casa; por cuanto él también es hijo de Abraham. 

 Porque el Hijo del Hombre vino a buscar y a salvar lo que se había perdido

(Lucas 19, 9-10)

   Madre mía, que bofetada recibí. No se refería solo a lo que mis ojos estaban viendo, no solo era Jesucristo en medio de un pueblo similar al de su época, de personas gentiles a las que Él venia a mostrarse y a salvar. No, en medio del gentío  la más gentil de todas era yo, que juzgaba en mi cabeza y tenia mi corazón cerrado y Él me estaba mirando, me sonreía y me decía   Porque estas perdida vengo a mostrarte esto hoy, mira mi actitud, no juzgues y actúa como yo, porque eso es todo lo que has de aprender ahora. Me puse a llorar. La ceremonia fue muy breve y diferente a todas las que había visto, parecía todo tan informal. Pero nunca antes he asistido a una boda tan autentica. Después del unir a los esposos en Santo Sacramento llegó el momento de la peticiones y acción de gracias. Y entonces el sacerdote pidió a los asistentes que si alguien quería decir algo , pedir algo expresar su alegría, lo que fuera (así lo dijo) que era el momento. Fuera de las celebraciones del camino neocatecumenal, no estoy acostumbrada ha ver que se utilice mucho, solo en contadas ocasiones lo he visto hacer así. De pronto todo el jaleo que había en el templo cesó.  Parecía mentira que se pudiera producir el silencio durante casi un minuto que a mi me pareció un siglo, con el jaleo que durante todo el tiempo imperaba. Vi que mi madre se giraba hacia mi y el corazón ya me empezó a latir a mil horas, suele pasarme cada vez que doy un eco o comparto mis experiencias. Primero el corazón me empieza a coger velocidad y mientras más me niego a abrir la boca, más fuerte me late, y se que tengo que hacerlo. Levanté la mano y su sonrisa me atravesó, él sacerdote ya se dirigía hacia mi, así que en mitad de aquel bombeo bestial de mi cardio, volví a imaginarme con el rotulo luminoso en la frente.
   Pedí por los recién casados y por los matrimonios presentes y luego di gracias por lo que acaba de descubrir... Jesucristo no viene a salvar a los buenos, ni a los medio buenos, no, viene a salvar a los pecadores como yo. A los que somos una maquina de hacer juicios sobre los demás cuando Él no juzga nuestro comportamiento. 
   Hoy quería compartir un poco de mi experiencia contigo y terminar esta entrada dando gracias a Dios Padre como hice el sábado. Por no quedarse en su Gloria comtemplandose, por no hacerlo todo desde su Omnipotencia y venir en Jesucristo a darme la oportunidad a mi de elegir si quiero salvarme o no, si quiero conocerlo o no.

Te doy gracias Señor, porque aunque nosotros no te conocemos Tú si nos conoces a cada uno de nosotros y nos tienes en cuenta.

miércoles, 20 de febrero de 2013

2 AÑOS CUMPLIDOS CON LA FUERZA DEL ESPÍRITU.


Me embarga la emoción, porque conozco mis limitaciones. Y sé que sin la fuerza del Espíritu Santo que me ha dado constancia, estos dos años compartiendo en este blog contigo, no hubiesen sido cumplidos.
Entre pots y tus comentarios, tus visitas silenciosas, tus oraciones por mi que no escucho pero siento en mi persona ha ido pasando los días. Y lo que humanamente para alguien tan inconstante como yo es un imposible aquí se está dando para mayor Gloria de Dios.

Hoy quiero darte las gracias por seguir este camino a mi lado, Porque tantas veces en este caminar como bloguera católica me has ayudado como el mejor de los Cirineos. Gracias.

Escribir en un blog a menudo se hace muy cuesta arriba, a mi por lo menos me pasa. Cuanto más me da la pataleta y exijo a Dios saber porque me ha llamado a esto, menos claro lo veo, solo veo mis defectos y mis imperfecciones y no encuentro una respuesta aceptable que me anime a saber porque tengo que seguir haciéndolo. Luego os leo en vuestros blogs, leo lo que comentas en tus redes sociales, en los comentarios en que me cruzo contigo y una alegría interior explota en mi interior. Se que aunque no soy perfecta, porque he optado por ser un trasto en muchas facetas. Haciendo esto aporto mi pequeño granito a la obra de evangelización de Dios en medio de este universo digital que llega tan lejos y entonces creo.

Creo en la perfección de Dios y no en lo imperfecta que yo elijo ser.

Creo que Dios obra milagros en nuestras vidas y que a veces se sirve de desastres como yo para tar testimonio de su perfección.

CREO EN LA IMPORTANCIA DEL KERIGMA y que todo instrumento en manos de Dios es perfecto para anunciarlo.

Porque Creo en Jesucristo escribo y soy bloguera católica. 
Gracias por estar conmigo estos dos últimos años de mi vida compartiendo tu fe en Jesucristo en este rincón. Enseñándome el modo en que a ti te ama también. 
GRACIAS.


domingo, 17 de febrero de 2013

miércoles, 13 de febrero de 2013

PREPARADOS, LISTOS...YA!!



     Amig@s tod@s, herman@s en la fe desde este rinconcito del continente digital os invito a todos a moveros.
      A no quedarnos parados, a lanzarnos sin miedos y sin penas, con alegría en esta Cuaresma de cabeza y a que no olvidemos que en esta batalla estamos todos invitados a participar y a no desertar. Somos soldados de Cristo y Él viene con nosotros al combate. Lleva al frente la cruz como estandarte y nos abre camino en la batalla  mientras nos protege a un mismo tiempo la retaguardia. 
¡Animo, no temamos que el Santo de Israel viene codo a codo en esta cuaresma y también el resto de nuestros días a pelear con nosotros y por nosotros!

lunes, 11 de febrero de 2013

CON BENEDICTO XVI EN MAMBRÉ.


Hoy a sido un día difícil para mi en mi ámbito personal. No obstante quería compartir con vosotros la gran alegría que siento al poder experimentar como en mi vida se cumple el pasaje del Gn.18,1-5. 
No por casualidad a pasado hoy delante de mi esta renuncia de Benedicto XVI. En un momento en que me he sentido al limite de mis fuerzas y en que mi prepotencia a intentando acaparar toda mi voluntad. El Santo Padre me ha dado una lección de humildad y sabiduría, de aceptación en la voluntad de Dios. Que me ha permitido ver a un Dios mucho más cercano que se acerca a pasar por mi vida y a darme la oportunidad de entender cuan diferente son mis proyectos y mi modo de entender las cosas de lo que en realidad son. Mi gratitud al Espíritu Santo que actúa en las personas y les da entendimiento y sabiduría para actuar y llegar a los demás y de ese modo llevar la continuidad de los acontecimientos hacia un mayor conocimiento del amor de Dios para todos. 

viernes, 8 de febrero de 2013

Con A de ... (Diario de una madre imperfecta)


...AÑORANZA...DE ACEPTACIÓN...DE AGRADECIMIENTO.




Creados por amor, con amor y para el Amor. Es ser humano no encuentra su totalidad si no es en comunión. 

Hay dos hombres que me hacen sentir así, vacía, cuando no alcanzo a sentirles. Ya sea por la ausencia del momento que favorece nuestro encuentro físico, ya sea por la ceguera de mi corazón que a veces desespera en un impulso de imponer mi propia necesidad y modo de entender las cosas. 
Todo mi mundo resume en la medida que sus presencias llenan mi vida. Estoy desposada con ellos por amor y en fidelidad. Me complementan, soy con y por ellos, uno es mi esposo y el Otro también.


lunes, 4 de febrero de 2013

ID Y ANUNCIAD LO QUE HABÉIS VISTO Y OÍDO.

 


«Ahora bien, el uso de los nuevos medios de comunicación tiene un interés que nadie puede negar. Vuestra conferencia y numerosas diócesis han comprendido bien el carácter positivo de este cambio, proponiendo sitios en Internet, particularmente dirigidos a los jóvenes, en los que es posible informarse, formarse y descubrir las diferentes propuestas de la Iglesia».  
(Juan Pablo II)

     A dos semanas escasa de cumplir aquí contigo 2 añitos, apenas si me lo creo, yo que soy la madre de la inscontacia.
     Lo que comenzó como un escape, un rincón donde venir a descansar un poco y compartir con amigos, ha pasado a convertirse en mi lugar de trabajo. Aishs... un trabajo no remunerado en un país en crisis, que gracioso, cuando intento explicar que es lo que hago en la red, la primera pregunta que suelen hacerme es: ¿Pero tu cobras por hacer eso? Y que cara se le pone a la gente cuando digo que no, que no estaría pagado con nada lo que hago, porque lo hago por amor y el amor no se costea con dinero.
     La mayor parte de mi tiempo libre, de ese que dispongo para mi, lo dedico a estar haciendo apostolado en la red. Escrito así parece algo muy grande, y no me gustaría entrar en equívocos, ni inducir a ellos. Lo único que hago aquí en la red, es lo mismo que hago que en mi día a día. Ser yo misma  con mis defectos y alguna que otra virtud, tratar a las personas como me gustaría ser tratada a mi por ellas. Y no ocultar, ni mi pecado, ni mis debilidades, porque solo de ese modo, cuando la gente ve que eres normal, descubre también a Quien está a tu lado y como con  su Omnipotencia todo lo suple.
     Ahora las niñas quieren ser modelos, presentadoras de televisión, esas profesiones tan in que los medios de comunicación nos venden como ideales. Yo de pequeña quería ser misionera, jajajaja, de verdad. No se si influyó el criarme en casa con mis abuelos, el ser consciente del sufrimiento desde muy pequeñaja. El caso es que yo era ese tipo de niña que iba por la calle y ayudaba a las personas mayores a llevar las bolsas de la compra a su casa. Me preocupaban las historias de los demás, era así. Supongo que como todos los niños más o menos. Luego fui creciendo y me di cuenta de que mi egoísmo y el imponer mi yo por delante, comenzaba ha pasarme factura, porque me comenzaba a convertir en una adulta más que se preocupa por ganar dinero, por tener comodidades y prácticamente por lo suyo siempre en primer lugar. Jesucristo salió como un paladin de cuento, pero es Alguien muy real. Que ha sabido rescatarme de mi egoísmo y de envejecer antes de tiempo. Que me mantiene viva la "Pecas" que llevo dentro, y que me ayuda a creer y esperar con la ilusión de una niña, como la que fui hace años ya. Últimamente el Señor me permite recuperar esos deseos de ser misionera, de hacer misión por lo demás y aunque para mi sorpresa lo hago desde el salón (bueno, salón, comedor, cocina, ect) de mi casa. Lo cierto es que en este nuevo peregrinaje camino de la fe, la primera salvada soy yo.
     Creí en la palabra de Jesucristo dada a través de Juan Pablo II, cuando anunció la importancia de hacer misión desde los nuevos medios y con las nuevas tecnologías  Yo soy una patosa en todo esto, pero Dios me pone personas en mi camino que me ayudan y me enseñan toda la parte teórica del tema. Lo demás basta con ser uno mismo y contar quien eres y que hace Dios por ti cada día. Tengo mi persecución por hacer esto, por dedicar mi tiempo a compartir mis experiencias en la red, por difundir que soy la favorita de Cristo, pero si es que me siento así de mimada y querida por Él ¿como callar algo así? A veces se me escapa del control y me queda grande todo esto. Pero se quien está detrás y quien me pide que cosa en cada momento.
     No es fácil ser tu misma en estos medios e intentar hacer bien, sobre todo cuando se tiene tantos defectos como me pasa a mi, pero me basta saber que Dios es perfecto y que se sirve de mi  para llegar a otros aunque solo sea escuchándole, escribiendo como ahora cuatro frases en mis blogs. O aceptando sus solicitudes de amistad en las redes sociales. Cada vez son más las personas que me escriben a mi correo, que buscan que les escuches,  hay muchas personas que sufren. Están buscando sin saber donde, y buscan la verdad. Así que ¿quién soy yo para negarsela si he sido afortunada al conocer que Jesucristo es la clave de nuestra felicidad y de toda salvación? Y si la verdad ha de ser transmitida por alguien como yo que soy un desastre, que posiblemente no soy la más apropiada, que no se me va a entender y que se me va a dañar ademas... Pero merece la pena y mucho. Anunciar a Jesucristo merece la pena, es lo mejor que puede pasarnos. 
     Desde aquí te animo a que no tengas miedo, ni a los demás, ni a tus propias limitaciones, Dios sabe que nos pide y a quienes. Y en Él todo se puede, todo es perfecto, y todo trasto viviente se vuelve útil en sus manos. Por eso animarte a que si en algún momento deseaste  como yo hacer misión, lo hagas ahora, solo tienes que empezar, con lo poco que tengas y dejar a Dios fluir.

CARTA APOSTÓLICA
DEL SUMO PONTÍFICE
JUAN PABLO II
A LOS RESPONSABLES 
DE LAS COMUNICACIONES SOCIALES

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...