Lo que nunca digo...

â—‡ illustrations â—‡ art

A veces me gustaría dar una pataleta real y ser consentida y que alguien me tuviera en cuenta más allá de su necesidad de mi. 

Ser núcleo, quizás un instante y que la vida girase en torno a mi necesidad sin pedir a cambio mi sacrificio.  


Comentarios

  1. Nancy y Leslie. Amiga mentó, a mi me gustaría dar un grito de mil demonios. Quizás, porque me haya faltado humildad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Somos personas, a veces no explícitamente debe ser falta propia. Yo que no soy muy humilde, más bien orgullosa, pataleo a cada dos por tres. Pero en ocasiones como esta es simplemente carencia. Necesidad de respirar y de ser cuidada, la tristeza a veces agita el cuerpo en una pataleta imposible de contener aun sin ser intencionada. O quizás sea que yo soy una soberbia profesional :)))

      Eliminar
  2. Da esa pataleta, si te lo pide el estado de animo, porque lo que calla la boca, grita el cuerpo. Es necesario. Yo, cuando veo una rata , tengo que gritar, porque si me callo, desde la nunca hasta la pantorrilla, tengo un cosquilleo con escalofríos, y cuando llega a la pantorrilla, se me encoge el músculo, y cuando eso pasa, grito

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ainsss... te leo y me imagino la escena (y lo siento) pero es que me hace tanta gracia que estoy aquí partida de la risa.
      Y bueno sí, volviendo al tema de dejar ir las emociones, en ciertos casos como este que narras, si que pienso que es aconsejable dejarlos ir y liberal la tensión extra.

      Eliminar
  3. Lo que calla la boca, lo grita el cuerpo, a mi muchas veces por la noche, cuando me lo comentan, no recuerdo nada de nada, un psicoanalista, comentó, que era dolor del alma.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A veces... me gusta imaginar el alma como ese recorrido de laberintos mentales donde Dios juega al escondite conmigo. Personalmente no creo que haya ni psicoanálisis, ni doctrinas (y me va a caer el chaparrón por escribir esto) que puedan descifrar ese dolor del que hablas. Dios es el único con capacidad real para adentrarse junto al individuo en esos caminos. Y Dios no hace análisis en generalísmos, trata íntimamente al hombre y habla al silencio del corazón. Ahí es donde yo suelo soltarlo todo... no me aguanto nada, lo arrojo en sus manos.

      Eliminar
  4. el psicoanálisis, in cuento chino o suizo, en fin, las personas decaen otra vez, la gente que va a misa a diario, no teienen problema para ir al psicoanálisis. Se apoyan en las lecturas de misa, la oración, y los retiros,y eso vale mas que toda la terapia psicológica que haya hecho. Sus caras de felicidad lo demuestran. Dios camino verdad y vida. Y el resto viruta de. Puerto llano

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Freud defendía la teoría de que el subconsciente mantiene oculto al pensamiento consciente sentimientos e identidad de la personalidad de este. Se apoyaba en que somos seres iguales con sentimientos, anhelos y recuerdos guardados en un lugar de nuestra mente donde se alcanza a saber a través del subconsciente. Como va relacionado con la psique humana, es normal que las personas nos sintamos aliviadas de nuestras dolencias emocionales cuando nos mantenemos unidos a una religión o serie de practicas donde nos sentimos identificados y por tanto aliviados. Pero hay que saber diferenciar cada cosa y darle su valor. Dentro del adoctrinamiento hay mucho también de psicoanálisis, Es por eso que a veces las personas (sobre todo quienes no han tenido experiencia real de Jesucristo Resucitado) se quedan en esa parte limitada de la religión. Donde creen que el poder de esta radica en una teoría sectaria y no en la fuerza de un Espíritu Superior que actúa en el núcleo del alma humana. Yo así lo creo amiga.

      Eliminar

Publicar un comentario

Escribe sin miedos.
Deja escrito lo que piensas. Las palabras liberan a las personas.

Entradas más vistas en los últimos 30 días.

HEMBRA DOMINANTE & MANADAS.

Retazos de madre.

#VDLN 5: ALARIDOS DEL SER.

La anécdota del día.

#Miércoles Mudo 3: Antes del Atardecer.

#Miércoles Mudo 4: Contrapuntos.