EL SITIO DE MI RECREO...

...Y TU HABILIDAD PARA LLEGAR A MI ESCONDITE SECRETO.


El insomnio me arrastra junto a la oscuridad de la noche a ese escondite secreto de mis inquietudes, ese sitio de mi recreo donde nadie puede acercarse caminando por sus propios pies. 

   Un lugar donde siempre me encuentro a solas frente al mundo, al exterior con todas las consecuencias de sus daños colaterales en mi animo y a mi propio mundo interior que a veces es insondable incluso para mi. A ese lugar solo llegan seres espirituales. Nunca he sabido si todos los que se asoman pueden verme, yo veo a algunos... Mantengo la distancia y nunca pregunto, y eso que soy la madre de la curiosidad, pero se que hay "cosas" que es mejor guardarlas en secreto, ser sumisa y esperar que sean reveladas a su debido tiempo. Hay un lenguaje de respeto que marca pautas que no entiendo, yo siempre me escondo tras los consejos de mi ángel y cuando este no se pronuncia al respecto corro al amparo de saber que Él está siempre en linea, vinculado a mi y controlando hasta el último de los resquicios de este lugar donde se arremolina mi espíritu. En este sitio también se deja ver el tentador, ellos tienen una habilidad especial para saber cuando mis niveles están al borde de la explosión y atacan con toda la artillería y ahí me quedó yo... Estacionada en un lugar donde la psique y la metafísica se revuelcan como posesas, llevándome a estados que a otros vencieron, que a mi me ha costado años de depresión, de tratamientos y cada vez con ayuda de la Gracia descubro para mi alegría y sosiego que nada pasa por casualidad y que todo está bien dispuesto en su perfecta Voluntad.  Aún así cuando llega el enfrentamiento interno, me angustia y me revelo, me pregunto porque a mi? ¿Quién soy yo para que me pasen ciertas cosas? Con lo feliz que seria en una vida plana... O no.

   Una vez Él me dijo: "No se trata de ti, si no de mi. Yo quiero que me conozcas ahora". 
     Y juro por mi vida que no cambiaría este sitio de batalla donde a menudo me arrastro vencida, por ninguna vida donde Él no estuviera. No existen guerras sin derrame de sangre. ¿Porque iba a ser diferente esta de la fe?

     Anoche fue una de esas noches en que los acontecimientos me llevaron a enfrentarme al pirocant de mi alma, sabia que llegaría, no hay victorias sin sacrificios y ahora comienzo a comprender porque en el camino de la santidad la oración es la mejor muleta... ¿Como podría enfrentarme al infierno de mis propios deseos y salir sin chamuscarme? En esos momentos soy la mujer más indefensa y frágil que puedo confesar, frente a Él desnuda no hay lugar donde esconderme. Mi propio infierno me somete, reconocerlo me hace hincar las rodillas e implorar lo único que se que es correcto de suplicar.

     Anoche la batalla me dejo tirada por los suelos y digo literal tirada por que acabé con el culo en el suelo desde la cama. Fue como el preámbulo de las horas de lucha que me quedaban hasta que por fin el sueño me rindió sintiéndome la persona más desgraciada y sola. De esos combates en los que no siento ayuda de ningún sitio, yo y mis circunstancias, yo y mis decisiones...

     Ni que decir que cuando me desperté no estaba mucho mejor, encima esas cosas que llamo diosdicencias y que a veces llegan como aliviadoras muletas y otras como si de un golpe de gracia se tratara con la intención de rematarme. El día empezaba nada bien, pero a eso de media mañana llegó el refuerzo.

    Fue una sensación parecida a la risa de mi ángel, ahí estaba yo, lamentándome por las esquinas y de pronto se llenó todo ese silencio, ese mortecino vacío interior con esa habilidad que Sor Rosa en vida tenia para sonreír y llorar a un mismo tiempo y hacerme sentir que sabia cual era el sitio de mi recreo. Podía mirarme en sus ojos y había una conexión entre ambas de saber casi sin necesidad de hablar, volví a sentirla... Volví a sentir esa conexión sin palabras. Sor Valme llegó a visitar a Anita, traía un regalo para mi. Unos pergaminos que habían aparecido entre las pertenencias de Sor Rosa. Unos pergaminos que ella había dibujado a mano de la Milagrosa con los niños del colegio. Antes de las vacaciones de Semana Santa me estuvo hablando de ellos. Me dijo que ya los traería para que los pudiera ver.Me habló de la poesía tan bonita que una niña había compuesto. Pero se fue al Padre sin enseñármelos. Y ahí estaba Sor Valme, poniendo los dos pergaminos hechos a mano por ella en mis manos, míos... Sentí como todas las heridas de mi alma se cerraban al leer el poema escrito. Y vi sus lagrimas y su sonrisa mezcladas allí conmigo, en ese lugar donde a lo largo de la noche me había sentido tan atormentada. Frases dirigidas directa a mi necesidad...Casualidad...No... Acertividad espiritual que no conoce limites, ni siquiera en este momento mortal de la existencia.

     Se que no merezco tantas bendiciones, no por merito propio por eso me siento más agradecida por que siento que Él hizo todos los méritos por mi y los pagó a precio de Sangre. Su Divina Sangre derramada, sellando la alianza que apaga hasta el momento de la muerte todos esos momentos sombríos en el sitio de mi recreo.





Comentarios

Entradas más vistas del último mes.

Daisypath Anniversary tickers