Daisypath Anniversary tickers

No hay hermosura...QUE ATRAIGA LAS MIRADAS.

FRENTE A CIERTAS IMÁGENES, LO MÁS SENCILLO ES MIRAR HACIA OTRO LADO.


Eso es lo que nos encontramos en los círculos sociales en que nos movemos. 
Comentarios como: "Pobrecitos"
"Que penan me dan, yo es que no puedo con estas imágenes".
Los hay que critican a los políticos o las autoridades competentes y culpan a estas de que se den estos casos. Se impera la solución a las mafias que engañan, que en muchos casos someten a estas personas a vivir estas situaciones. En fin, la solución parece una quimera imposible de solucionar. Imposible? Cuando se quiere, pocas cosas son imposibles.

Se que las fronteras han de estar cubiertas, que no se puede permitir la entrada ilegal, ni el trafico de personas de un lado a otro. No seré yo quien diga lo contrario. La ley es para cumplirla. Pero yo me debo a una ley superior, y es ante Ella ante quien me enfrento cada día y con la cual intento medir lo que ocurre en mi entorno más cercano y también un poco más allá como es este caso.

Decía mi hija Lucy (10 años), mientras almorzábamos el otro día y veíamos las noticias en la tele de uno de los últimos asaltos a la valla de Melilla.

-Mamá, siempre pasa igual. Los más pobres son los que peor lo pasan. Yo no se porque no hacen más dinero y lo reparten para quienes no tienes. Si el dinero lo hace una maquina, pues que hagan más. Que les den a esas personas y así se quedarían en sus casas y no tendrían que pasar cosas así tan malas.

Y sí, quitando lo de la inocencia de la maquina que hace los billetes (no era cuestión de explicar lo de las economías de los países) El argumento era muy posible. Que fácil seria, entre todos.  Poniendo de nuestra parte, cada uno, repartir equitativamente y que muchas injusticias desaparecieran.

-Hay vallas con peores cuchillas que esas que ves en la tele- le decía a mi hija mientras veíamos lo que las cuchillas habían hecho en las extremidades de muchos- Las vallas que ponemos a nuestros corazones con cuchillas de valores absurdos que nos impiden salir de nosotros mismos e impiden que los demás lleguen a nosotros. Esa es la principal valla que tenemos que quitar Lucy, la de nuestro corazón. Cuando veas algo que no te parece justo, nunca mires hacia otro lado. Enfréntate con ello y no dejes que nadie levante obstáculos en tu forma de creer en los demás y de luchar por el bien. Se sufre tal vez más, pero la paz que Dios te va a dar bien merece la pena por complicarse la vida y apostar por ayudar a quien necesite de ti.

Esta mañana temprano veía en el canal 24 horas mientras me tomaba el café este último asalto a la valla de Melilla. Otras caras, mismas historias, imágenes parecidas. Comentarios, propuestas, conflictos sociales, políticos, ect... Y en ese bloque de información veía el vídeo de como bajaban al hombre que está en la foto superior de esta entrada. Su compañero lo sostenía arriba y lo había enganchando por los vaqueros a la valla para que se sostuviera. mientras veía al guardia civil de mi país ayudando a bajarlo y como lo sostenían entre todos para que no cayera al vacío. No podía dejar de ver otra imagen muy parecida, la de mi Amado muerto, bajándole de la cruz. Dos hombre en lo alto, uno muerto, otro herido y con el conocimiento perdido, descendiendo a los infiernos, cada uno al suyo propio. Y María estaba allí abajo, guardando su dolor, posiblemente sin comprender su realidad, pero estoy convencida que no apartó la vista de su Hijo herido y muerto.
No, no podemos mirar hacia otro lado. Puede que no tengamos poder para personalmente cambiar la historia de los demás ni conflictos de una índole que no se solucionan en dos días. Pero no podemos dejarnos llevar por el desanimo y ser como el resto.

Mira estos pies... perfectamente pueden ser los de Jesús.


Y está en nosotros no mirar hacia otro, si no actuar en la medida que nos corresponde a luchar contra las injusticias y por el bien común.

"Lo que hacéis a uno de estos más pequeños de mis hermanos, es a mí a quien lo hacéis".
 Mt. 25, 31-46

Le decía también a mi hija que nunca se escandalizara del dolor, ni del sufrimiento que produce en uno el ver la pobreza humana. Por el contrario, que contara con el amor de Dios que conoce e intente siempre ponerlo como un marcador sobre todo aquello que es triste y doloroso. Es nuestro deber llevar esperanza siempre, hasta en las situaciones más desesperantes.





Nos permita a todos el Espíritu Santo reconocer en el escándalo de la cruz y el sufrimiento presente, la Resurrección cercana y próxima.

¡ Ven, Espíritu Santo y renueva la faz de esta tierra!

external image 186descendimiento%20de%20la%20cruz.jpg
EL DESCENDIMIENTO DE RUBENS

Comentarios

  1. Gracias por seguir ....... y poder encontrarte nuevamente

    Bendita seas querida Mento !!

    un abrazo de corazòn a corazòn

    Paz y Bien

    Graciasssssssssssssssssss !!! ♥

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti preciosa Julieta por estar siempre.
      Un abrazo.

      Eliminar

Publicar un comentario

Escribe sin miedos.
Deja escrito lo que piensas.Las palabras liberan a las personas.

Entradas populares