NO TE RINDAS TÚ TAMPOCO.

   
Autor de la pintura: José Clemente Orozco.

      Hay momentos en los que el animo parece decaer. A menudo se debe a acontecimientos en nuestra vida que escapan a nuestro control. Entre ellos, de los más difíciles de reponerse está la perdida de un ser querido.  No nos educan, para enfrentarnos a la muerte, no nos enseñan a afrontar el dolor. La enfermedad es otro de esos motivos que nos aplastan y nos hunden en el sufrimiento emocional. 

     Cuando tenia año y medio mis padres se mudaron a casa de mis abuelos. Crecí entre los achaques de personas mayores, entre la enfermedad de los abuelos, su vejez y me enfrente a la muerte joven con sus perdidas. Nunca disfruté tampoco de mucha salud, eso me hizo ser fuerte, ir contracorriente y hacerme de piedra. Pero no supe lo que es la verdadera fortaleza y la paz hasta que Jesucristo no me salió al encuentro y comenzó a mostrarme que había otro modo de alcanzar el equilibrio que tanto anhelaba. Siempre he sido un torbellino de emociones, y me he desbaratado intentando controlar cada una de ellas. A veces lo conseguí y otras me quedé muy lejos. No he cambiado mucho, ni siquiera con los años. 
     También existe un desanimo, un malestar interno que surge sin esperarlo, sin una causa razonable que nos ayude a detectar la raíz del problema. Una apatía que crece en el alma y que no encuentra termino.
Muchas personas viven hastiadas, sin ilusión, sin ganas de seguir adelante, sin encontrar una salida que realmente les ayude a ver de otra manera su situación. Yo me he sentido muchas veces así. Con la única visión de salida del suicidio.

     En esos momentos es cuando Él siempre se ha dado las trazas de llegar a mi, de enseñarme su Pasión, de decirme: Mírame, yo he sido un despojo humano, ultrajado por todos las faltas humanas y nunca me he rendido.  Se lo que es el dolor, no hay ni una sola parte de mi cuerpo que no haya sido golpeada. Se lo que es saber que el tiempo estaba contado, que tenia que pasarlo y que no sería fácil. Ni para mi, ni para mi Madre, ni para los mios. Se lo que es cargar con el dolor de otros y sentirlo en mis heridas junto a mi dolor físico y humano. Y he sentido como hombre la soledad, se lo que estás pasando. Pero mírate ahora en mi, yo he vencido el dolor, el sufrimiento y conmigo los que me amaban han visto la resurrección de la carne. Yo he vencido a la muerte, he caído tres veces víctima de la debilidad física del cuerpo, pero me he levantado y he seguido agarrado a mi madero. No he rechazado el plan marcado, no me he dejado vencer por el miedo, no he sucumbido a la desesperación. He creído en mi Padre, he creído en su Palabra y Él me ha convertido en puerta, para que tú hoy veas que existe otra salida. No te rindas tú tampoco.


     Quizás este mensaje hoy lo necesitemos más de uno. Así que como en muchas ocasiones he tenido la fortuna de recibirlo, te lo transmito hoy. En ti está el querer recibirlo, lo demás se te dará.

Comentarios

  1. Y muchas veces, mensajes como el tuyo han dado la fuerza de continuar. Gracias por mostrarnos siempre tu valor y confianza. Un besazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a vosotros que me ayudais a ser constante en esto.
      No quiero engañar a nadie Angelo. Yo soy cobarde y desconfiada, y creo que por eso cuando me rindo al Señor, él siente tanta misericordia por mi. Yo soy soberbia y prepotente, no me arrodillo ante nadie. Solo ante Jesucristo. Solo ante Él me vuelvo otra persona y puedo sacar todo lo que llevo dentro.
      Un abrazo guapo.

      Eliminar
  2. Mento, la foto que tienes de Nuestro Señor Jesucristo es una de mis preferidas, aunque me da miedo, siempre me han dado miedo las fotos crueles.
    Son muchos los pensamientos que tengo. Los junto todos y por medio de este blog le doy gracias a Dios por todo el bien que me ha hecho.
    Gracias a ti también por ser una mediación.
    DTB!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me gusta muchisimo esta imágen, y la pelicula de la pasión de Mel Gibson, me encanta por la puesta en escena y los maquillajes. Es muy buena para mi gusto. Nunca me canso de verla y cada vez que la veo recibo una catequesis nueva, es un misterio y un regalo para mi.
      Gracias a ti maría por ser como eres.
      Un beso guapa.

      Eliminar
    2. Maria gracias por el detalle de ayer,eres un cielo.

      Dios te bendiga :)

      Eliminar
  3. Dios te bendiga Mento,no sabes el bien que haces.

    Un cariñoso saludo amiga mia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ese bien es reciproco Belén. Un abrazo fuerte corazón.

      Eliminar
  4. Hola.No, no me rindo. El camina con nosotros.En Santo Toribio de Liébana (Potes)tenemos el trozo más grande de su Santa Cruz (brazo izquierdo). Gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No podemos hacerlo Theo. Tenemos lo mejor de un Dios Omnipotente y Creador, que no se ha quedado en su santuario de gloria siendo alabado por los ángeles. No. Se ha dignado bajar a nuestra condición humana aqui en la tierra y ha padecido las limitaciones de este cuerpo mortal, sabe lo que es el sufrimiento, lo que sentimos y eso nos debe de hacer sentir comprendidos y protegimos. tenemos un Padre que en Jesucristo nos comprende y nos sostiene. Y nosotros debemos agarrarnos a ello.
      Que suerte poder comtemplar una reliquia de esa talla, la proxima vez que estes frente a ella, acuerdaté de mi y pide para que yo nunca me arrepienta de sostener mi propia cruz y la deje caer a un lado.
      Un abrazo.

      Eliminar

Publicar un comentario

Escribe sin miedos.
Deja escrito lo que piensas.Las palabras liberan a las personas.

Entradas más vistas del último mes.

Daisypath Anniversary tickers