Daisypath Anniversary tickers

NOVENA A LA VIRGEN DE LA SONRISA: Día 4.


NOVENA A LA VIRGEN DE LA SONRISA
día IV.


 TODOS LOS DÍAS



(Se toma conciencia de la presencia de Dios, ante quien siempre estamos,

en quien somos y por quien vivimos,
haciendo con calma y fe la señal de la cruz)

“En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén”



Oración inicial para todos los días
Virgen de la sonrisa, Madre de la alegría.
Vengo a ponerme delante de tus ojos buenos.
Necesito esa luz de tus ojos serenos y esa esperanza de tu rostro amable.
Te doy gracias María, porque estás a mi lado en todos los momentos.
Cuando sufro, tengo tu alivio. Cuando estoy feliz, compartes mi gozo. Vengo a buscar tu ayuda de Madre para mí y para todos mis seres queridos.

(Pedir con humildad y confianza la gracia que se quiere obtener)

Te pido que hagas nacer en nosotros a Jesús.
Así podremos vivir con alegría,
y saldremos adelante
en medio de las dificultades de la vida.
Danos fortaleza, paciencia, valentía,
y mucha esperanza para seguir caminando.
Madre de la alegría, derrama tu consuelo
en todos los que están tristes y cansados,
deprimidos y desalentados.
Que la hermosura de tu rostro,
lleno de fuerza y de ternura,
nos llene a todos de confianza,
porque comprendes lo que nos pasa
y somos valiosos para tu corazón materno.
Amén.

 CUARTO DÍA

Lectura bíblica:

“En aquellos días, María partió y fue sin demora a un pueblo de la montaña de Judá. Entró en la casa de Zacarías y saludó a Isabel. Apenas esta oyó el saludo de María, el niño saltó de alegría en su seno, e Isabel, llena del Espíritu Santo, exclamó: ‘¡Tú eres bendita entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre! ¿Quién soy yo para que la madre de mi Señor venga a visitarme? Apenas oí tu saludo, el niño saltó de alegría en mi seno. Feliz de ti por haber creído que se cumplirá lo que fue anunciado de parte del Señor'. María dijo entonces: ‘Mi alma canta la grandeza del Señor, y mi espíritu se estremece de gozo en Dios, mi Salvador, porque él miró con bondad la pequeñez de su servidora...'.” (Lucas 2, 39-47)

Reflexión:
Una de las cosas que debemos aprender de María es a compartir con los demás las alegrías, las tristezas, los gozos, los dolores.
María no es una mujer indiferente, cerrada en sus cosas, al contrario, ella está siempre disponible, acude siempre al encuentro del otro para tomar parte en su vida y para señalarle, con la sonrisa de sus labios, que la presencia de Dios lo acompaña en medio de todas las circunstancias.

Comentarios

  1. AMEN

    Un cariñoso saludo amiga mia,espero que te encuentres mejor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vamos tirando Belén. Tengo la mirada puesta en el punto de luz al final del tunel,fija, no me distraigo, se que esto como todo lo anterior pasará. Lo malo no es eterno, solo Dios es Eterno y permanece ;)
      Un bezaso.

      Eliminar
    2. Esta es mi oracion!!! la Madre siempre sonriente y animosa para llevarme de su Mano a la Cruz de su Hijo Amado y hacerme un con El...sin esta sonrisa no sé que haria yo.....gracias Mento...es preciosa la sonrisa del bebé, asi es como nos vé ella siempre....asi de ricos, hay que ver...si siempre lo creyeramos asi.....

      Eliminar
    3. Si lo creyeramos Gosspi, todas nuestras caras serian como la de ese bebé y viviriamos como en esa etapa de nuestras vidas, felices, confiados... en el paraiso.
      Un abrazo amiga.

      Eliminar

Publicar un comentario

Escribe sin miedos.
Deja escrito lo que piensas.Las palabras liberan a las personas.

Entradas populares