Daisypath Anniversary tickers

NOVENA DE ADVIENTO

Día 4    

Mientras estaban allí, se cumplió el tiempo del parto, y dio a luz a su hijo primogénito; lo envolvió en pañales y lo reclinó en un pesebre, porque no había sitio para ellos en la posada.


Meditación.
La creación, incluídos nosotros mismos, forma parte de un plan general del Creador. Pero, nuestros primeros padres fueron tentados por el diablo y desobedecieron a Dios. Por esta razón perdieron para ellos y para toda la posteridad la vida de la gracia y santidad. Este es el estado de pecado original en que todos nacemos. Las puertas del cielo fueron cerradas a la humanidad como resultado del pecado original.
Por eso, fue necesaria la Redención que llevó a cabo Jesús, quitando el pecado del mundo (Jn 1, 29). Solamente por Cristo puede el hombre pecador llegar a ser hombre celestial como Dios lo había dispuesto (1 Cor 15, 45-49). 
Adviento es el tiempo para avivar nuestra esperanza de la revelación como hijo de Dios (Rom 8, 19). Es esperar la venida de Cristo por gracia en Navidad y su venida final cuando se cumpla el plan de Dios para todos los revestidos en Cristo por la fe y el Bautismo.
Dios nos da a conocer su plan por medio de los Profetas, y en Adviento la Iglesia nos repite sus palabras. Los grandes precursores fueron Isaías y Juan Bautista, a los cuales se añade otros como Baruc, Jeremías, Sofonías y Miqueas, hasta que llega Jesús en quien se cumplen todas las promesas que Dios había hecho.
Desde el día de la Anunciación, María, mejor que nadie en le mundo, tuvo la dicha de conocer la plena verdad de que es Dios quien viene al mundo. Meditando en el misterio de Cristo, "el Hijo del Altísimo", comenzamos a entender que Él nos incorporó a Sí mismo al hacerse hombre y que volverá de nuevo dándonos la salvación para establecer su Reino eterno.
Desde el día de la Anunciación, María, mejor que nadie en le mundo, tuvo la dicha de conocer la plena verdad de que es Dios quien viene al mundo. Meditando en el misterio de Cristo, "el Hijo del Altísimo", comenzamos a entender que Él nos incorporó a Sí mismo al hacerse hombre y que volverá de nuevo dándonos la salvación para establecer su Reino eterno.

Durante el Adviento, nuestra súplica ha de ser siempre: "Ven, Señor Jesús" (Ap 22, 20). Debemos rechazar "la maldad y las codicias mundanas" y vivir "en este mundo como seres responsables, justos y que sirven a Dios. Pues esperamos  el día feliz en que se manifestará con su Gloria nuestro magnífico Dios y Salvador Cristo Jesús" (Ti 2, 12-13).




Comentarios

  1. Unidas en oración.

    Un cariñoso saludo amiga.

    ResponderEliminar
  2. Buenos días mento. Procuararé estar revestido en Esperanza del hombre celestial.El encuentro con Cristo resucitado es vital para esa espera paciente y gozosa entre tanto pecado, a nuestros años, tan poco original.Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. ¡VEN PRONTO SEÑOR!
    SL2!!

    ResponderEliminar
  4. "La fe no nos hace mas sabios sino mas egocéntricos y frágiles ante los problemas"

    ResponderEliminar
  5. Sabia que volverias Eithur, pero no pensaba yo ayer que sería tan pronto. Me alegro, aunque no lo entiendas o no lo quieras entender. Es curioso que digas que la fe no nos hace más sabios, o que en cambio nos hace egocentricos y frágiles. Te contradices. Ayer escribias textualmente:

    "...Como que para mi es mas facil creer en las ciencias, lo mas facil seria creer en la fe. La fe no existe."

    Piensa un poco en lo que te he dicho que es la verdadera fe. Si la conocieras, si la tuvieras, no caerias en esta contrariedad. La fe no es una esperanza inestable, la tienes o no. Y te aseguro que tú no la has experimentado aún, por eso no sabes hablar de ella con relativa coherencia.
    Precisamente la fe te hace ser todo lo contrario a lo que tú acabas de escribir. Por la fe, la persona que la posee es capaz de salir de si y darse a los demás sin miedo a ser defraudado. Entregarse al que tiene delante, sea amigo o enemigo y amar a ambos del mismo modo sin esperar nada a cambio.Por la fe, una persona es capaz de dedicar su tiempo a rezar por la conversión de otra, aún cuando esa persona le ha dicho que perderá el tiempo y que en su lugar no lo haria porque no le devolveria el favor. ¿Me sigues? La fe transforma al individuo en alguien para los demás, que no le importa renunciar a lo que le gusta si con ello puede hacer un bien a un semejante. la fe libera Eithur, ayuda a la generosidad natural que todo individuo posee dentro de si, porque es un don de serie que posee el hombre. Estamos hechos a imagen y semejanza de Dios, y si Dios es bueno, toda creatura posee dentro de si esa generosidad que necesita ser descubierta y liberada. Y la fe es el mejor despertador.

    ResponderEliminar
  6. Tampoco la fe nos hace fragiles ante los problemas. De nuevo te equivocas y te vuelves a contradecir, ayer decias:
    os encontrais en una burbuja de facilidad: si tengo un obstaculo.... pues si Dios me pone a prueba tendre quee superarla, o pues si Dios quiere que vaya con el aceptare su decision....

    En cierto modo tenias un poquito de razón, hoy en cambio al decir que nos hace más fragiles ante los problemas te has ido al lado opuesto de la cuestión.
    No es cuestión de burbuja, no es cuestión de fuerza o debnilidad, la fe es cuestión de libertad. Porque eres libre al experimentarla y eso te quita el miedo. Y cuando uno es liberado de la opresión del miedo, uno acepta y afronta la vida bien, y con tranquilidad le venga como le venga bien o mal.
    Voy a ir más allá Eirthur, ¿recuerdas que te dije que iba a ofrecer mi oración por ti? Pues rezo el primer misterio del rosario por tu corversión, por que el Señor de permita experimentar esta fe de la que hablas pero no conoces. ¿Y sabes? Es curioso que mientras tú escribias esto sobre la fe en mi blog hace un rato, yo rezaba por ti el misterio que hoy pertenece a la Encarnación del Hijo de Dios. ¿Hay algo que pueda parecer más fragil y desproteguido que un bebé recien nacido? ¿Verdád que no? Pues el mismo Dios que creo el mundo, por amor a ti y para que tu puedas conocerlo se ha Encarnado en un indefenso niño recien nacido. Esto es dificil de entender Eirthur, pero la fe te lo hace ver muy claro.
    Animo amigo, yo voy a seguir rezando por ti. Porque aunque no se quien eres, se que estas buscando en tu vida algo.
    Ojala le encuentres, ojala sea esto una señal de que Dios también está esperando ver si le reconoces.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Escribe sin miedos.
Deja escrito lo que piensas.Las palabras liberan a las personas.

Entradas populares