DIALOGOS.

Se que deberia estar en silencio. El adviento es para eso, para guardar silencio, escucharte, aprender, convertirse. Tú mejor que nadie sabes como soy yo, y no sería la misma sin desesperar, sin protestar, sin andar rodando por el suelo y sin tropezar paso si, paso también.  A veces tengo tanto miedo a cagarla para siempre, despertarme un día y ver que tu amor me falta. ¿Qué sería entonces de mi? ¿Y si este fuera el último adviento de mi vida? Si dentro de un rato llegases a llamar a mi puerta y ya no me diera tiempo de nada más. Jo, que marrón. Solo de pensarlo me entran ganas de meter como el avestruz la cabeza bajo tierra. Claro que eso no serviria de nada. No hay un solo sitio, un lugar donde pudiera escapar de tu mirada.
Ojala pudiera callarme, tener serenidad y simplemente escuchar. Poder esperar sin ir primero a buscar por mi misma y agotar yo las posibilidades. Se que no lo hago bien, encima me da el pataleo, porque quiero cambiar a base de esforzarme, ¿no voy a aprender nunca a relajarme? ¿A dejarte a Ti las riendas de mi vida? 
No pases te lo ruego sin detenerte, corriguemé aunque me duela, aunque no lo entienda y me enfadé. Se que cuando el berinche me pase te encontraré.  No tengas en cuenta mi rebeldia, sujetamé que no me pierda en otra dirección que no sea la que va hacia Ti.

Comentarios

  1. Una y mil veces caeremos y una y mil veces nos levantaremos,con su infinito amor y misericordia.

    Un cariñoso saludo amiga.

    ResponderEliminar
  2. En una cosilla y sin que sirva de precendente, no estoy de acuerdo. EL ADVIENTE NO ES PARA ESTAR CALLADITO, ES.... ¡PARA GRITARLE!, y además GRITAR A TODOS... ¡QUE VIENE, QUE VIENE NUESTRO REY, QUE VIENE LA ESPERANZA DEL MUNDO, QUE VIENE LA ALEGRIA!, ¿Como vamos a estar callados?... ¡por eso, vuelvo!
    BESOTES GRANDES...de regreso.

    ResponderEliminar
  3. A mí me gustan los que le hablan así a Dios. LA confianza de una hija con su Padre. ¡Genial! Pero yo tu escrito también lo firmo yo.
    Un beso

    ResponderEliminar
  4. Belén amiga mia, yo lo que temo que uno de estos dias me meta un batacazo tan grande que no me pueda levantar. En la conversión eso es lo que importa, las veces que nos levantamos, pero cuando siempre te caes como yo en la misma piedra, es como para que te den luego con la piedra encima.
    Espero de verdad poder cambiar.
    Un besito guapa.

    Por fin mi Arcen, menos mal. Anda que no te conoce bien Angelo,je,je.Y te doy la razón, claro que el adviento es para gritar y señalar por donde pasa el Señor y por donde va a venir. Pero amigo, yo es que siempre que grito es porque ando "cabrea" y es para protestar,jajaja, y claro asi no es plan, yo me rio pero porque vosotros no sabeis lo relatona que soy y los de quebradero que le doy al Señor.
    Un besito guapo.

    Hay Angelo, que yo te veo a ti un hombre muy sensato y yo soy la hija mimada, esa que se parte los zapatos a pataleta, pues esa. La paciencia de Dios conmigo me conmueve. Aunque a veces tambien tengo miedo de que un dia pudiera no ser asi, eso me da mucho miedo, que yo no cambie y un dia me de cuenta de que no tiene solución la situación.
    Un beso guapo.

    ResponderEliminar
  5. Jajajaja!!
    María ete amén qué es muy, muy afirmativo o cantando? Hay porque casi necesito las dos cosas,jajaja.
    Un beso guapa.

    ResponderEliminar
  6. Ay, Mento, no te apures...¡¡Él nunca pasa sin detenerse!!!... y llama 1001 veces a nuestra puerta -la del corazón- aunque lo olvidemos -que a veces, debilidad humana, así es-, Él nunca lo hace.
    En mi blog, hay una canción muy bonita que viene al caso, ponla y verás, comienza con unos versos del Cantar de los Cantares recitados por la hija del cantautor, Jesús Adrián Romero. La canción se titula "vuelve a llamar", no sé en qué orden está, ve pasando las canciones (están a la derecha). A mí me encanta. Un abrazo y feliz día, querida Mento.

    ResponderEliminar
  7. Gracias Teresa por tus palabras, voy ahora a tu blog encuanto pueda. Creo que se que canción es, si es la que pienso me encanta. Desde luego me gusta todo el cantar. Cuando era joven un amigo que cantaba muy bien me las cantaba incluso tipo rock porque me gusta mucho el rock. Por cierto que me casé con una de ellas. Creo que es uno de los libro más romanticos que existen y más exitante, lo tiene todo. Amor, pasión, algo de locura, una sexualidad refinada...me encanta.
    Un beso amiga.

    ResponderEliminar
  8. Bueno, si nos hacemos como niños, quizá se nos perdone que nos dé la pataleta alguna vez.
    Aprender a relajarme, dejar a Jesús las riendas de mi vida.
    Yo también quiero.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ahora el silencio es por obligación.Intentar aprender a obedecer a quien pone dios en nuestro camino para que nos corrija auque no lo comprendamos.

      Eliminar

Publicar un comentario

Escribe sin miedos.
Deja escrito lo que piensas.Las palabras liberan a las personas.

Entradas más vistas del último mes.

Daisypath Anniversary tickers