Daisypath Anniversary tickers

UN SACERDOTE ESCRIBE AL NEW YORK TIMES.



Acabo de leer esta carta en el blog de Sinret  y me he quedado alucinada. 
Esto si que es escribir con la verdad por delante. 
Para que aprendan muchos que se dedican a ello y viven de lo escriben. 
La verdad solo se escribe de una manera y aqui queda escrita
Querido hermano y hermana periodista:Soy un simple sacerdote católico. Me siento feliz y orgulloso de mi vocación. Hace veinte años que vivo en Angola como misionero. Veo en muchos medios de información, sobre todo en vuestro periódico la ampliación del tema en forma morbosa, investigando en detalles la vida de algún sacerdote pedófilo. Así aparece uno de una ciudad de USA, de la década del 70, otro en Australia de los años 80 y así de frente, otros casos recientes… Ciertamente todo condenable! Se ven algunas presentaciones periodísticas ponderadas y equilibradas, otras amplificadas, llenas de preconceptos y hasta odio.Me da un gran dolor por el profundo mal que personas, que deberían de ser señales del amor de Dios, sean un puñal en la vida de inocentes. No hay palabra que justifique tales actos. No hay duda que la Iglesia no puede estar, sino del lado de los débiles, de los más indefensos. Por lo tanto todas las medidas que sean tomadas para la protección, prevención de la dignidad de los niños será siempre una prioridad absoluta. Pero ¡Es curiosa la poca noticia y desinterés por miles y miles de sacerdotes que se consumen por millones de niños, por los adolescentes y los más desfavorecidos en los cuatro ángulos del mundo! Pienso que a vuestro medio de información no le interesa que yo haya tenido que transportar, por caminos minados en el año 2002, a muchos niños desnutridos desde Cangumbe a Lwena (Angola), pues ni el gobierno se disponía y las ONG’s no estaban autorizadas; que haya tenido que enterrar decenas de pequeños fallecidos entre los desplazados de guerra y los que han retornado; que le hayamos salvado la vida a miles de personas en México mediante el único puesto médico en 90.000 km2, así como con la distribución de alimentos y semillas. Que hayamos dado la oportunidad de educación en estos 10 años y escuelas a más de 110.000 niños...No es de interés que con otros sacerdotes hayamos tenido que socorrer la crisis humanitaria de cerca de 15.000 personas en los acuartelamientos de la guerrilla, después de su rendición, porque no llegaban los alimentos del Gobierno y la ONU. No es noticia que un sacerdote de 75 años, el P. Roberto, por las noches recorra las ciudad de Luanda curando a los chicos de la calle, llevándolos a una casa de acogida, para que se desintoxiquen de la gasolina, que alfabeticen cientos de presos; que otros sacerdotes, como P. Stefano, tengan casas de pasaje para los chicos que son golpeados, maltratados y hasta violentados y buscan un refugio.Tampoco que Fray Maiato con sus 80 años, pase casa por casa confortando los enfermos y desesperados. No es noticia que más de 60.000 de los 400.000 sacerdotes, y religiosos hayan dejado su tierra y su familia para servir a sus hermanos en una leprosería, en hospitales, campos de refugiados, orfanatos para niños acusados de hechiceros o huérfanos de padres que fallecieron con Sida, en escuelas para los más pobres, en centros de formación profesional, en centros de atención a seropositivos… o sobretodo, en parroquias y misiones dando motivaciones a la gente para vivir y amar.No es noticia que mi amigo, el P. Marcos Aurelio, por salvar a unos jóvenes durante la guerra en Angola, los haya transportado de Kalulo a Dondo y volviendo a su misión haya sido ametrallado en el camino; que el hermano Francisco, con cinco señoras catequistas, por ir a ayudar a las áreas rurales más recónditas hayan muerto en un accidente en la calle; que decenas de misioneros en Angola hayan muerto por falta de socorro sanitario, por una simple malaria; que otros hayan saltado por los aires, a causa de una mina, visitando a su gente. En el cementerio de Kalulo están las tumbas de los primeros sacerdotes que llegaron a la región… Ninguno pasa los 40 años. No es noticia acompañar la vida de un Sacerdote “normal” en su día a día, en sus dificultades y alegrías consumiendo sin ruido su vida a favor de la comunidad que sirve.La verdad es que no procuramos ser noticia, sino simplemente llevar la Buena Noticia, esa noticia que sin ruido comenzó en la noche de Pascua. Hace más ruido un árbol que cae que un bosque que crece. No pretendo hacer una apología de la Iglesia y de los sacerdotes. El sacerdote no es ni un héroe ni un neurótico. Es un simple hombre, que con su humanidad busca seguir a Jesús y servir sus hermanos. Hay miserias, pobrezas y fragilidades como en cada ser humano; y también belleza y bondad como en cada criatura…Insistir en forma obsesionada y persecutoria en un tema perdiendo la visión de conjunto crea verdaderamente caricaturas ofensivas del sacerdocio católico en la cual me siento ofendido.Sólo le pido amigo periodista, busque la Verdad, el Bien y la Belleza.Eso lo hará noble en su profesión. En Cristo, 
P. Martín Lasarte sdb"Mi pasado Señor, lo confio a tu Misericordia;
 Mi presente a tu Amor; 
                                                                  Mi futuro a tu Providencia". 
No digo nada por mi parte.
Publicado por Sinretorno.

Comentarios

  1. Ese sacerdote tiene más razón que un santo! ¿lo será? por el camino va.

    ResponderEliminar
  2. Hay tantos sant@s que van pasando por este mundo haciendo el bien y que lo dejan sin ningún reconocimiento. Gracias que el precio de la santidad es ser testigo de la Gloria del Padre.

    ResponderEliminar
  3. este sacerdote tiene toda la razón solo nos fijamos en lo malo y no en las millones de cosas buenas no solo de los sacerdotes que siempre están en la mira de la critica, sino que lo hacemos con todo el mundo pero menos con uno mismo ahí solo vemos cosas buenas aunque no las aya, ya lo dijo Jesús " el que este libre de pecado que arroje la primera piedra "

    ResponderEliminar
  4. Isabel, siempre pasará lo mismo, a la gente le va lo morboso,eso es lo que vende.

    ResponderEliminar
  5. El sacerdote no es un ser supremo o extraordinario es un ser humano que se autodenomina representante de Dios en la Tierra. Además es el depositario de la verdad y de las recetas para hacer la magia de aparecer el cuerpo de Cristo cuando el diga, y convertir el agua corriente en "agua bendita". El sacerdote es un hombre y al igual que los demás mortales hay seres buenos y dañinos.
    Lo malo es cuando los sacerdotes se aprovechan del pueblo que aún cree en santos que orinan y aún hoy en siglo 21 van acomodando unos escritos de un libro de cuentos magicos para aterrorizar al mundo y lograr un estatus. Dios no quiere presos quiere seres libres y mentes libres sin ataduras. El sacrificio y la bondad no es exclusiva de los autodenominados servidores de Dios.

    ResponderEliminar
  6. Louis lamento no estar de acuerdo completamente con tu comentario. Noto cierto tono que podria interpretar como de despecho al apostolado de la iglesia.
    Los sacerdotes son hombres, con sus defectos y sus virtudes. Y siento no compartir tu opinión cuando dices que se autodenominan representantes de Dios. Eso no es asi, son hombres que afortunadamente descubren el amor de Dios y dejan todo por ese amor y deciden vivir una vida de entrega a los demás como Dios mismo se nos entrega.(tambien algunos son unos mete patas, no te diré que no, pero hasta eso lo permite Dios por el bien de otros que se convertiran) Es dificil de entender si no lo has experimentado. Y en cuanto dices de hacer magia y hacer aparecer el cuerpo de Cristo, creo que estas muy lejos de entenderlo. Jesucristo mismo instituyó la consagración de su propio cuerpo en la ultima cena, para de ese modo poder hacer siempre una comunión intima con cada uno de nosotros. No se trata de magia, se trata de fe. Un don que Dios da a quien quiere, cuando quiere y como quiere. Y lo que hacen los sacerdotes es tambien un don de Dios dado a su sacerdocio para poder ayudar a la salvación del mayor numero de personas.
    Mira en lo que dices de que Dios nos quiere libres estoy completamente de acuerdo contigo. Tan libres que no hemos sabido que hacer con esa libertad y hemos caido en el pecado del egoismo, del elitismo, de ser primeros y unicos...
    Tambien reconozco que hay personas de muy buena condición que hacen el bien desinteresadamente sin tener ningun contacto con la Iglesia. Pero a esas personas tambien las instruye Dios en su interior, escondido, sin dejarse conocer, precisamente por respetar la libertad del individuo que decide vivir al margen de Él. Pero te diré que lo que les inspira es precisamente todas esas virtudes que encierra la biblia y que nada tiene que ver con un libro magico.
    Me alegra el que has entrado a comentar este es un sitio donde todos pueden dar su opinión, siempre desde el respeto y por supuesto desde la libertad de pensamiento, que para algo Dios nos la ha dado y la ha pagado bien cara. Precisamente con su propia sangre. Porque ha tenido que entregar a la muerte a su Hijo para que tú y yo hoy tengamos libertad.
    En hacer el bien a los demas y respetarnos está la verdadera magia, pero esa de la buena que une a las personas de distintas razas, ideologias y condición. Hagamos el bien a todos cuanto podamos y no perdamos el tiempo en juicios y en criticar al otro, aunque haga algo mal.
    A Dios se le sirve entregandonos nosotros mismos a hacer el bien a los demas. Sin que nos importe la bandera bajo la que te muevas. Y sí, en eso tambien estoy de acuerdo, el bien se puede hacer siempre y todos estamos capacitados para hacerlo.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  7. Eatá bien contestado Cuchi.
    ¿Magía? ¿autoproclamarse representante de Dios? ¿libertad?
    La magia trata de imitar los milagros de Dios, eso es otra cosa.
    El sacerdote no se autoproclama nada, los creyentes lo consideramos representante de Dios, y lo hace la propia Igleia nadie por libre.
    ¿Para qué quieres a libertad si a la hora de elegir no sabes lo que esta bien o está mal si sabes dónde está la diferencia?

    No pierdas mucho tiempo con esta gente. Yo no veo que venga a debatir, ni aprender, viene a llamarnos imbéciles.Deja su mensajito y se larga y no volverá más, y si vuelve casi seguro que es para lo mismo.
    Reza por él. En el fondo es un profundo desgraciado.
    Prefiero tener todas las enfermedades del mundo juntas a perder mi fe.

    ResponderEliminar
  8. Ya.
    Pero mi tiempo no me importaria si con una palabra pudiera dar entendimiento a quien está tan lejos de comprender la Verdad.
    Yo soy de las que piensa que de verdad todos podriamos cambiar si nos entregasemos un poquito nada más a quien se cruza en nuestras vidas,con buenas o no tan buenas intenciones.
    Pero ya se sabe, el gato mojado del agua fria huye.
    Gracias por tu respaldo. Lo valoro.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Escribe sin miedos.
Deja escrito lo que piensas.Las palabras liberan a las personas.

Entradas populares