UNA HISTORIA BONITA DE LA PASIFLORA O FLOR DE LA PASIÓN.

 Mburukujá, Mburucuyá, Maracuyá, Flores, Flor de Maracuyá
La Flor de Mburucuyá

Mburukujá era una hermosa doncella española que había llegado a las tierras de los Guaraníes acompañando a su padre, un capitán del ejercito de la Corona.

Mburukujá no era su nombre cristiano, sino el tierno apodo que le había dado un aborigen guaraní a quien ella amaba en secreto y con el que se encontraba a escondidas, ya que su padre jamás habría aprobado tal relación. En realidad, su padre ya había decidido que ella desposara a un capitán a quién el creía digno de obtener la mano de su única hija.

Cuando le revelaron los planes de matrimonio, la joven suplicó que no la condenaran a consumirse junto a un hombre que ella no amaba, pero sus ruegos solamente lograron encender la cólera de su padre. La doncella lloró desconsolada, tratando de conmover el inflexible corazón de su padre, pero el viejo capitán no sólo confirmó su decisión sino que además le informó que debería permanecer confinada en la casa hasta que se celebrara boda.

Mburukujá debió contentarse con ver a su amado desde la ventana de su habitación, ya que no estaba autorizada a salir a los jardines por la noche y difícilmente lograba burlar la vigilancia paterna. Sin embargo, envió a una criada de su confianza para que lo informara sobre su triste futuro.

El joven indio no se resignó a perder a su amada, y todas las noches se acercaba a la casa intentando verla. Durante horas vigilaba el lugar, y sólo cuando se percataba de que los primeros rayos del sol podían delatar su posición se retiraba con su corazón triste, aunque no sin antes tocar una melancólica melodía en su flauta.

Mburukujá no podía verlo, pero esos sonidos llegaban hasta sus oídos y la llenaban de alegría, ya que confirmaban que el amor entre ambos seguía tan vivo como siempre. Pero una mañana ya no fue arrullada por los agudos sones de la flauta. En vano esperó noche tras noche la vuelta de su amado. Imaginó que el joven indio podría estar herido en la selva, o que tal vez había sido víctima de alguna fiera, pero no se resignaba a creer que hubiese olvidado su amor por ella.

La dulce niña se sumió en la tristeza. Su piel, otrora blanca y brillante como las primeras nieves, se volvió gris y opaca, y sus ojos ya no destellaron con hermosos brillos violáceos. Sus rojos labios, que antes solían sonreír, se cerraron en una triste mueca para que nadie pudiera enterarse de su pena de amor. 

Sin embargo, permaneció sentada frente a su ventana, soñando con ver aparecer algún día a su amante. Luego de varios días vio entre los matorrales cercanos la figura de una vieja india. Era la madre de su enamorado, quien acercándose a la ventana le contó que el joven había sido asesinado por el capitán, quien había descubierto el oculto romance de su hija. Mburukujá pareció recobrar sus fuerzas, y escapándose por la ventana siguió a la anciana hasta el lugar donde reposaba el cuerpo de su amado. 

Enloquecida por el dolor cavó una fosa con sus propias manos, y luego de depositar en ella el cuerpo de su amado confesó a la vieja india que terminaría con su propia vida ya que había perdido lo único que la ataba a este mundo. Tomó una de las flechas de su amado, y luego de pedirle a la mujer que una vez que todo estuviera consumado cubriera sus tumbas y los dejara descansar eternamente juntos, la clavó en medio de su pecho. Mburukujá se desplomó junto al cuerpo de aquel que en vida había amado.

La anciana observó sorprendida como las plumas adheridas a la flecha comenzaban a transformarse en una extraña flor que brotaba del corazón de Mburukujá, pero cumplió con su promesa y cubrió la tumba de los jóvenes amantes. No pasó mucho tiempo antes de que los indios que recorrían la zona comenzaran a hablar de una extraña planta que nunca antes habían visto, y cuyas flores se cierran por la noche y se abren con los primeros rayos del sol, como si el nuevo día le diera vida.

Nota: Los jesuitas, identificaron la flor del mburucuyá con los atributos de la pasión cristiana: la corona de espinas, los tres clavos, las cinco llagas y las cuerdas con que ataron al Jesús en el Calvario. Y en los rojos e irregulares frutos, los religiosos creyeron ver las gotas coaguladas de la sangre de Cristo. Esta flor tan singular, se cierra como si se marchitara al ponerse el sol, y se abre cobrando su brillo natural cuando amanece.

http://joseluisavilaherrera.blogspot.com





Hoy que mi dia es sombrio, a pesar del fortisimo sol de Andalucia, las gotas de pasiflora me ayudan a estar algo mas relajada, me encuentro con esta bonita historia de casualida por que no la conocia. Es la segunda vez que las tomo hoy, prefiero las hierbas naturales a las pastillas extras. No puedo dejar mi medicación, me convertiria en una sicotica o tal vez algo peor. pero tampoco quiero ser un zombi adormilado bagando por mi vida. asi que la pasiflora y la tila son dos de mis mejores amigas. Es como tomar un café sentada en este rincón favorito del local de toda la vida con esa amiga que te mira y ya no hace falta que utilices las palabras.  Ahora que salgo poco, estas son las que me dan mis momentos de tranquilidad.
Flor del Tilo.

Comentarios

  1. Bonita historia. Yo tampoco la conocía. Vengo a darte ánimos y a decirte que te encomiendo.

    ¿Has probado la valeriana? Como huele muy fuerte existe en píldoras que se venden en farmacia. Son naturales. NO contienen nada químico, excepto extracto de valeriana y parsiflora. Lo digo porque a veces no se puede beber tanto líquido.

    Mucho ánimo!!

    ResponderEliminar
  2. Gracias Eligue por el consejo. No sabia que la valeriana se combina con pasilora, porque sola no me hace tanto efecto.
    Gracias, se que sois muchos los que rezais por mi. por eso estoy aqui y sigo aguantando con mis malos momentos hacia adelante.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  3. Qué tal Mento?? Me dejó muy impresionado tu comentario sobre la amasadora. Tus manos hacen el pan que será Cristo, es bello, mucho. Aprendo mucho d ti, de verdad. DEn México estuve con dos familias de neocatecumenales, que se han jugadio la vida por estar allí levantando barrios y evangelizando. Que Dios os bendiga, y echa un rezo por mí, que soy un pecador. Viva Mentoooo!!!!!

    ResponderEliminar
  4. Ahy Sinret, sabes como arrancar una sonrisa, desde luego que necesito vivir...
    Menos mal que podemos reconocernos pecadores, sino, ¿qué seria de nosotros?
    Me alegro que hayas conocido familias en misión del movimiento neocatecumenal, estan haciendo una labor por el evangelio grande en todo el mundo. Sin emgargo son las grandes desconocidas, la gente piensa por ignorancia que somos sectarios. Todo lo contrario, llevamos a Jesucristo manisfestado en nuestra debilidad a todos los rincones donde se los llame.
    Y bueno ahora estoy un poco peor, desde que pepe está trabajando tengo menos tranquilidad con los niños y para mi enfermedad necesito precisamente estar sosegada, al menos en esta etapa de la depresión. pero tiro pa lante, la oración de los hermanos esta haciendo milagros en mi dia a dia.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  5. sectarios???? para nada. Si os persiguen bien vais, no es menos el discípulo que el Maestro. Cuidate, pasea, nada, dieta????. Beso.

    ResponderEliminar
  6. Pues si, la persecucion es la mejor manera de saber que estamos en el buen camino.
    Deseo con todas mis fuerzas volver a encontrarme y ser la de siempre, pero esto es lento. No he podido hacer el corte de la dieta por prescripcion medica, pero he perdido ya tres kilos. Tengo una piscina de esas que se montan de 1´20m de alto por 4´60 de ancho. no tengo espacio para nadar pero si aprobecho para hacer ejercisio dentro, ahora que estoy tan endeble en el agua me es mas facil los movimientos. En fin, voy pa lante.Todos los dias me rompo, pero el Señor tiene una mision para mi que aun no he descubierto, asi que no tengo otra que cargar la cruz y seguir calvario arriba.
    Estar en la blogosfera me sirve de apollo como un buen cirineo.
    Beso.

    ResponderEliminar
  7. Que historia más chula. La desconocía. Me ha gustado mucho. Algún día pondré en el blog alguna foto de mi pasionaria.
    Lo que no me ha gustado, es leer es que tu día es sombrío. ¡Mucho ánimo con todo!
    Eligelavida tiene razón. Yo he tomado esas píldoras de pasiflora con valeriana. A mi me huelen como a hierba seca, a paja. Pero me han venido bien en ciertos momentos, que es lo importante.
    Te pongo delante del Señor. Que Él te bendiga.
    Un fuerte abrazo!

    Rafa

    ResponderEliminar
  8. Que historia más chula. La desconocía. Me ha gustado mucho. Algún día pondré en el blog alguna foto de mi pasionaria.
    Lo que no me ha gustado, es leer es que tu día es sombrío. ¡Mucho ánimo con todo!
    Eligelavida tiene razón. Yo he tomado esas píldoras de pasiflora con valeriana. A mi me huelen como a hierba seca, a paja. Pero me han venido bien en ciertos momentos, que es lo importante.
    Te pongo delante del Señor. Que Él te bendiga.
    Un fuerte abrazo!

    Rafa

    ResponderEliminar
  9. Animo Mento,te tengo en mis oraciones.
    Me ha gustado mucho la historia de la pasiflora,que Dios te bendiga.
    Un cordial saludo

    ResponderEliminar
  10. Animo Mento,te tengo en mis oraciones.
    Me ha gustado mucho la historia de la pasiflora,que Dios te bendiga.
    Un cordial saludo

    ResponderEliminar
  11. Bueno Rafa pues esperaré a leer esa entrada de tu pasionaria.Gracias por venir a visitarme. Aunque sea por el blog uno siente el cariño y el amor que mana de Cristo entre nosotros. Es algo inesplicable pero efectivo.Un abrazo.
    Ahy Belen que ya se que te acuerdas mucho de mi, tanto como yo de ti. Me gustaria ir a visitarte, pero no tienes blog. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. es una hermosa y romántica historia aparte son unas flores preciosas yo no conocía la pasiflora.
    no decaigas en el intento
    te quiero mucho amiga virtual mil bendiciones.

    ResponderEliminar
  13. La pasiflora se destila Isabel y es un buen relajante, mejor que otras hierbas que se utilizan con el mismo fin. Gracias, lo se, es lo que decia en el comentario anterior, que se da el amor entre nosotros aunque no nos conocemos. Será ese amor de Dios que se manifiesta para que los que estan alrededor puedan decir: mirar como se quieren...
    Un beso.

    ResponderEliminar
  14. Que hermoso alabar y valorar todo lo que tiene relación con la naturalez, todo ha salido de la mano de Dios, y por tanto es bueno.
    Con gran afecto

    ResponderEliminar
  15. Hola hermana. ¡Que bonita historia de amor! No la conocía, sabia que la flor se llamaba, la flor de la pasión.
    Te he echado de menos en el compartir.¡Mucho Ánimo! Dios te ama mucho.Te tengo presente en mi oración.
    Un abrazo.
    Dios te bendiga

    ResponderEliminar
  16. Ciertamente es una historia que nos deja un ejemplo del verdadero amor.

    Saludos y bendiciones.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Escribe sin miedos.
Deja escrito lo que piensas.Las palabras liberan a las personas.

Entradas más vistas del último mes.

Daisypath Anniversary tickers