Don Dinero y sus aliados colaterales.

"Algún dinero evita preocupaciones; mucho, las atrae". (Confucio)


Estos días en que la depresión me va ganando terreno en el campo de batalla. En que los pocos aliados que tenia para luchar contra ello van desapareciendo y las fuerzas me merman... Lo veo más claro que nunca, el dinero no da la felicidad, pero se es más feliz siendo desgraciado con él, que sin él. 

A mi no me gusta mirar atrás al pasado, si miro es para recordar con alegría aquello que me trajo hacia delante. Las personas, las situaciones, aquello que me hizo ser. 
Estos días quizás porque me encuentro de peor estado anímico, mis recuerdos se tiñen todos del poder adquisitivo que tuve antes y eso, aunque no me gusta plantearlo así, reconozco que me hunde más. 
Yo nunca he necesitado mucho para ser feliz. 
Quienes me han conocido en mi época de juventud, saben como era yo en relación al dinero. Sabía ganarlo y también gastarlo. Sabía divertirme, tener mis pagos al día, ayudar a mucha gente... No entiendo esa frase de Confucio, sobre todo su final, yo no es que tuviera mucho como para decir que estuviera rica podrida, pero para ser la hija de un simple trabajador, supe usar mis recursos y ser la puta reina todos aquellos años. 

Luego la vida te va llevando por callejones estrechos y has de adaptar el caminar a su terreno y Don Dinero y sus aliados colaterales están ahí siempre presentes. En cualquier recoveco de los muros colindantes, agazapados, esperando como salteadores para sorprenderte. 

No debo quejarme, pese a la dificultad, aún no hubo un día que dijera debo tal recibo, o no tengo que comer. Y para ser un desastre con las mates siempre, me hice toda una economista en recursos, para sacar adelante la nevera. 
Y pese a ello estos días las fuerzas me fallan, se que no puedo quejarme cuando conozco las necesidades económicas de mucha gente de mi barrio. No me gustaría que mi post se malinterpretase. No quiero extralimitar lo real del poder adquisitivo, pero es difícil mantener el animo arriba cuando todo lo que va aconteciendo te lo limita la falta de éste. 

Veía el otro día en la tele el ingreso de una famosa en una clínica  psiquiátrica y la información que daban. No quiero que suene frívolo mi comentario al respecto. Yo mejor que nadie se lo que es vivir con depresión endógena, y lo duro que es superar cada día sus efectos. Pero independiente a las causas que provocan la depresión reactiva, ambas, me atrevo a afirmar que mejoran con dinero. Y aún pareciendo un poco bocachanclas, me reitero en lo que acabo de afirmar. Y si alguien recuerda esa frase de: Los ricos también lloran... Yo voy aún más lejos. Demen a mi el dinero de los ricos y denle a ellos mis problemas, verás como lloran aún con más ganas. No me jodan, hasta para estar enfermo hace falta dinero. 

Esta semana pasada, a plazo de los seis meses del fallecimiento de mi madre, el abogado me llama para decir que le deposite 1300€ en conceptos de tramites, aún tengo que ver cuanto me pide Hacienda y el Ayuntamiento por el plusvalía. No hay escusas para ello, a Dios lo que es de Dios y al César lo que es del César. El sistema se lleva mis pocos ahorros y espero que el estado no se lleve mi vivienda que es el único bien que mi pobre madre dejó. Vivimos en una zona establecida en un vacío legal que no nos da derecho a tener alcantarillado, ni los recursos básicos de las viviendas de termino urbano, pero bien que pagamos impuestos todos los años, en fin, ese es otro tema.
El caso es que cuando ya te cuesta dormir como a todo español sin aire acondicionado en esta fechas, imagina con la cabeza caliente por los pagos en ciernes e intentando mantener la depresión sin medicación a base de ejercicios de respiración y relajación. Sí, claro, los ricos también lloran, pero acumulan menos razones para la llantina.

Me acusaba mi hija estos días atrás de que soy una madre aburrida. Literalmente me llamó asco de madre, mierda de familia aburrida que no va a ningún sitio. Y eso que ella es la que más se mueve y sale con la familia de su noviete, a quienes les estoy muy agradecida por llevarse a mi niña con ellos y mirarla como a uno de sus hijos. Se la llevan siempre a gastos pagados y me consta como la cuidan. De no ser por ellos, Lucy estaría limitada a lo que yo puedo pagar, la cuota anual del club social para que tengan donde ir en verano.
No la culpo. Aunque sus palabras son como estocadas mortales. Ella no alcanza a ver que cuando he estado fuera trabajando era para pagar gastos de casa y para vivir y ahora que no tengo ingresos, me las ingenio como puedo para subsistir con la pensión del abuelo, que hoy está y a saber si mañana no...  Yo la comprendo a ella, desea una familia como las que ofertan los productos de la tele. Familias activas, divertidas, felices, que viajan, que hacen actividades todos juntos. Que familias tan ideales nos venden, me pregunto de donde han sacado la media social para sus perfiles.

Mi hijo lleva cinco veranos sin pisar una playa. Con 20€ de gasolina y un macuto de bocatas ahora podría llevarlo un día y pasarlo bien todos juntos en la playa. Mi marido no lo lleva solo sin mi, y ahora que yo estoy en casa es mi padre quien se niega a montarse en el coche y pasar el día fuera. ¿Qué hago, dejo solo a mi padre en el plan que está sin saber que me voy a encontrar cuando vuelva a la noche? En los anuncios no salen familias con personas mayores enfermas, con pocos recursos, ect... Salen personas mayores muy activas, con tallas de vaqueros como sus hijas y más musculatura que sus hijos, enga ya... Luego quieren que estemos todos contentos como castañuelas.
Vale, la vida es así, nadie dijo que sea fácil y hay que afrontar lo que nos toca vivir. Pero a mi que nadie me diga que la gente enferma emocionalmente porque quiere.

El hambre se quita con dinero, no con buenas voluntades (.)

Por mucho buenísimo que se le quiera poner y adornar. Y aún así siempre hay quien está peor. Y que no me jodan con mal de mucho consuelo de tontos, es una putada.
Hace unos días un amiguito de mi hijo se quedó en casa, me consta que su familia lo está pasando mal económicamente también, así que cuando se queda intento ofrecerle lo mejor que tengo en ese momento. A veces solo es pizza el lujo que puedo ofrecerle, pero a todos los niños les gusta la pizza. ¿Sabes la felicidad que dibuja la cara de un niño cuando le dices que puede comérsela entera? Entonces es cuando la tostada con mantequilla que te comes tú te sabe a gloria bendita y si encima te premian con esos brotes de espontaneidad que tienen los niños diciéndote que el cena todas las noches lo mismo un vaso de leche con cereales, entonces es cuando te das cuenta que la milonga de los ricos también lloran, se la pueden meter por donde les quepa, al menos de mi parte.

Es como lo que me pasó con mi doctora. Va y me dice que debo ponerme a tratamiento de nuevo antes de que empeore mi cuadro depresivo y sea peor, que necesito medicación.
Entonces me quedo mirándola y le digo que la medicación mejorará en parte temporalmente mis estados, pero que lo que necesito es una Visa sin limite que me haga sentir la puta reina. Y que eso si que mejoraría momentáneamente mis niveles de serotonina.
Un crédito que no deba reembolsar, con que pagar a alguien que cuide de mi padre mientras tengo unas vacaciones, al menos una en toda esta puta existencia con mi marido y mis hijos; una de esas normalitas, quizás en un Marina d´or, vamos que tampoco pido tanto.
La doctora se queda mirándome y me da la razón. Y luego me dice que ella también está limitada. Le digo que lo sé y que del mismo modo que asumo mi mundo interior y mis estados, asumo las limitaciones de las personas como ella en relación a mi. Le explico que puedo con mis estados de animos, pero lo que no puedo es batallar sin descanso y sin pausa contra ellos y los agentes externos. Esos aliados que me hacen la guerra sin tregua.
Antes de irme le digo que lo único que espero es que si algún día me llevan o llego sin poder expresarme como en ese momento, sepa que confío en su criterio medico para que me ayude a recuperarme.  Pero mientras intentaré solucionarlo a mi manera sin que ademas me la calcen por detrás dejándome mentalmente fuera de juego.
Yo ya estuve allí, y perdí años en recuperarme para llegar al mismo punto de partida.

Así que no me preguntes más como me encuentro de salud, no estoy siendo excéntrica cuando digo que lo peor de mi enfermedad es la falta de dinero.

Por cierto que las pastillas que me van bien salen a 1´23€ la pastillita... y la seguridad social no la receta ya en los tratamientos. La probaron con nosotros, luego la quitaron de la lista, a ver como voy a llamar a esto sin que suene jodidamente mal...

Enga...

Comentarios

  1. Mento...se me abren las carnes leyendote....es inhumano tanto dolor y sufrimiento...
    Pero a que espera Dios....de verdad...que injusticia y que sinvibir....
    No es consuelo decirte que tu situacion es el,pan nuestro de cada dia...que Caritas esta desbordado...que este pais se va a la mierda,pero de cabeza...
    Pero claro..en Venezuela se vive peor...
    Que asco!!!
    Y el adinerado,o la clase alta que te lea,o lea esto...se llevaran las manos a la cabeza...
    Hipocritas coño!!!
    Mento,estoy contigo,apoyo cada una de tus palabras y ....vamos a seguir rezando...
    ❤️❤️❤️

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Son rachas. Lo que pasa es que cuando hay que vividlas y se alargan, nos ponen a prueba en todos los sentidos.
      Yo es que tengo este modo algo rudo de decir las cosas. Hay quien por privado me ha dicho que me parezco al Ángel Garó en la intervención telefónica que hizo en Sálvame diciendo eso de: dinero, yo lo quiero es dinero.

      Y las manos que se las lleven cada cual donde puedan Belén. Yo solo hablo de lo que vivo, de lo que siento y de lo que veo hacer a otros. Hay una pobreza que solo puede alimentarse con esperanza, pero la mayoría de la pobreza que achaca en nuestros días se solucionaría con que un poquito cada cual en la medida de sus posibilidades soltara el bolsillo y se amarrase el prejuicio.
      Y sí, te siento siempre en guardia. Unidas en la oración y la Eucaristía.
      Besos.

      Eliminar

Publicar un comentario

Escribe sin miedos.
Deja escrito lo que piensas.Las palabras liberan a las personas.

Entradas más vistas del último mes.

Daisypath Anniversary tickers