Daisypath Anniversary tickers

MADRUGADA DE SILENCIOS.

"El que no toma su cruz y me sigue, no es digno de mí.

(Mt, 10, 38)


 —Que patá le metía yo a mi cruz Señor. 

Y él me mira con esa infinita mirada llena de ternura del que sabe de soledad humana. 

—Sí, no me mires así, estoy tan cabreada que ni el Amor me puede consolar hoy.

Ayer tarde fue un mal día. Los recuerdos de ver a mi madre dentro del ataúd, me partían el alma (si es que el alma se rompe) un Jueves Santo, el primero sin mamá... y coincide con su fallecimiento... Rota... Ese es el mejor calificativo.

En la hora que murió mamá ya no podía fingir más. Así que me metí a la cama a intentar contener mi dolor y llorar en el más absoluto silencio. Fue como sepultarme con ella. Me hundí del todo.

Sin ganas de ir a los oficios, sin ganas de nada...
Fuera de mi habitación el mundo sigue su ritmo y yo, no se si quiero seguir en él. Y entonces vuelve a mirarme, le digo que no quiero nada, que ni me mire, como una niña enfurruñada y rabiosa. Siento como rie, sí, Él ríe... Y comienza a hablarme.

—Si esa es la actitud que vas a tener, no sabes lo que te va a quedar al otro lado, esto es lo divertido.

NOOOO...

Odio cuando me habla así, utilizando mi propio lenguaje.

—Tienes que salir de ese mal pensamiento y seguir adelante. Y si no lo haces por ti, lo harás por los demás. El Amor, ni niña, es lo único que merece la pena en toda la eternidad y si no puedes verlo aquí y ahora, no imaginas como será de aburrido y mal de llevar allá. Anda levanta, sal que te lo voy a mostrar.

NO, NI DE COÑA.

Quiero sufrir, quiero que me duela y quiero morirme a ser posible ya. Y Él no se va de mi lado, y tampoco vuelve a hablarme, pero se que está ahí.
Y eso... me duele aún más.
Porque me siento la creatura más gilipollas de la creación.
Y lloro lo que no hay en los escritos hasta que me quedo dormida.

Me despierto tarde, son más de las diez.
Me sigo sintiendo la peor persona del mundo.
No he dado de cenar a mi padre, ni a mi marido, ni a mis hijos, ni al noviete de Lucy que se queda en casa hoy para venir a ver la madrugá de mi ciudad. (Que mierda, salir es lo último que me apetece) Pero les dije que los llevaría. Comienza a darme un brote de ansiedad... Ahora si que la hemos "liao"

Y entonces pienso en ella.
En mi madre.
Era la única que sabia entrar en esos momentos de debilidad mía y agarrarme. Y ahora soy yo la madre de todos los que hay ahí afuera. Menudo fraude.

Sigo queriendo morirme. Y cuando digo esto, va muy en serio.

—Yo también lo quise.
Le oigo decir.

—Vaya tela, ¿te vas a callar? Joder!! —Respondo— ¿Porqué me haces esto? ¿Porque no me dejas en mi puto dolor y punto?

No dice nada, porque sabe que yo lo sé. Fui yo quien le pedí que me demostrara quien era realmente y si era verdad que existía un Dios más allá de toda esperanza humana.
Me sigo sintiendo la peor persona del mundo.
Pero me levanto y voy como un zombí agarrándome por la pared del dormitorio hasta el baño. Tengo la cabeza dando vueltas y el pecho a mil como si el corazón me fuera a salir propulsado hacia afuera.

Entonces les veo. El cuarto de Lucy aún sigue sin puerta y tiene la cortina corrida hacia el dintel.
Lucy y Ale están en su habitación, sentados en la cama de ella. El chico está detrás, la está peinando. Me quedó mirando sus cuerpos relajados, mi niña está mirando algo del móvil y él la cepilla el pelo con infinita ternura. Luego le va trenzando la melena en una espiga perfecta.
Mi hijo me sorprende al llegar desde la calle y me dice:
— Uff, menos mal mamá, ya te has levantado. ¿Vamos a ir a ver el pasó verdad?
— Claro que sí. A ver si consigo ponerme derecha.

Es lo único que puedo decir.
El amor es lo único que merece la pena.
Él tiene razón, no importa lo que duela, lo que nos haga caer...
... El amor siempre encuentra el modo de volver a ponernos en pie... 

Comentarios

  1. Querida Mentí, no te voy a decir nada porque todo te lo dices tú misma, pero sigue, sigue..
    Ahora la madre eres tu, cuesta, duele, pero creo que ese es el escalón que nos falta por subir...
    No somos verdaderas madres hasta que perdemos la nuestra

    Un beso con toda mi alma

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tú lo has dicho amiga mía... Yo no lo sabía hasta que las maquinas empezaron a sonar y me la desconectaron del todo. En ese momento fue peor que haber parido las veces que lo hice a dolor, no hay sensación igual...
      Cierto es que hasta entonces no te das cuenta y eres consciente al 100% de que ya no hay más madre que tú en tu familia y es... muy duro.
      Feliz Pascua de Resurrección.
      Besos.

      Eliminar
  2. Me parte el alma leerte querida amiga.....rezo,rezo,rezo....❤️

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Amiga, se nota, te siento cercana y fuerte el efecto de tus oraciones.
      Feliz Pascua de Resurrección.
      besos

      Eliminar

Publicar un comentario

Escribe sin miedos.
Deja escrito lo que piensas.Las palabras liberan a las personas.

Entradas populares