TERRORISMO A LA CARTA.


Forma violenta de lucha política, mediante la cual se persigue la destrucción del orden establecido o la creación de un clima de terror e inseguridad susceptible de intimidar a los adversarios o a la población en general.


Partiendo de la definición del terrorismo, cada uno puede ser consciente en mayor o menor medida de la lacra que este tipo de imposición es en nuestra sociedad y en nuestros días. En España por desgracia, la palabra terrorismo siempre a estado ligada a las siglas de ETA. Ahora tenemos otros opositores impartiendo el liderazgo del miedos el ISIS. Sin el peor terrorismo al que nos enfrentamos es el del egoísmo humano. Ese terrorista silencioso que cada uno llevamos dentro , como si no existiera, callado quizás por el peso de la ignorancia, pero que cuando menos lo esperas salta y nos sorprende revelando un acto de total destrucción a la carta... Sí, y digo a la carta, porque hay un terrorismo en nuestra vida permitido, que asesina e impone como el más radical y que aceptamos porque su disfraz nos consuela, nos entretiene o incluso nos llega a gustar. 

Mi entrada de hoy no es para mente anestesiadas, ni corazones piadosos.



Hoy lo que tengo que decir va a mi estilo, directo, llámalo desmedido o borde, yo no se decir las cosas de otro modo cuando la verdad que grita en ellas en tan clara como el día y todo el mundo quiere teñirla con sombras para que no sea tan reveladora.  
Hay un terrorismo en nuestros días que mata más personas que el resto de todos los atentados cometidos por las diferentes sectas radicales del mundo. Y se llama: ABORTO.
La RAE lo define así: 

(Del lat. abortus).


1. m. Acción de abortar.
2. m. Interrupción del embarazo por causas naturales o deliberadamente provocadas. Puede constituir eventualmente un delito.
3. m. Ser o cosa abortada.
4. m. Engendro, monstruo.




De las cuatro definiciones yo me quedaría con la numero cuatro y ademas le llamaría engendro y monstruo al instinto asesino que cada uno lleva dentro cuando acepta atentar contra la vida de otra persona en la etapa más indefensa de la naturaleza humana, la de la gestación.
Hoy que nadie me toque las palmas que me conozco, y después de escuchar lo que mi ángel de la guarda me ha contado de mi etapa de gestante, menos. 

Me resulta muy curiosa la manera en que mi ángel se comunica conmigo por ser en momentos tan , no se si llamarlos inoportunos. Me gustaría que me hablara ahora que tengo tiempo, que estoy más receptiva, pero curiosamente las conversaciones más largas, más enriquecedoras casi siempre suceden en momentos de actividad. En alguna que otra ocasión me ha dicho al respecto que se debe a mi curiosidad y al don de entendimiento que Dios lo proporciona cuando Él ve oportuno. Y suele decirme que ese es el momento en que se le permite hablar. Pues bien, estaba esta mañana en mi trabajo y le estaba dando vueltas a ese pensamiento. Al del miedo que se está imponiendo en la sociedad el efecto de un acto terrorista. cuando de pronto sentí la risa de mi ángel muy cercana. Me decía que mientras exista vida, existe esperanza y que él así lo cree aunque hay otros como él que no están tan seguros. Me decía que esos que no están tan seguros se encuentran en estado de escrutinio y que al igual que nosotros, están siendo probados por el peso de sus propias elecciones. "En eso no somos tan diferentes Él nos creo también libres como a vosotros." 


Fue una conversación de esas que a mi me gustan porque resultan un tú a tú muy interesante donde yo pregunto y él si puede responde. Y es una compenetración de pensamiento y dialecto tan especial, que no hay cabida para la mala interpretación, Ambos sabemos perfectamente que se está hablando, no se como definir ese tipo de comunicación, pero es lo más parecido a sentir a Dios cuando te habla. un lenguaje muy similar. 
Me decía que entre ellos debaten al vernos actuar. Como siendo seres tan perfectos en nuestras naturalezas, pasamos la existencia mal viviendo. Complicando una vida llena de posibilidades y como somos cada vez más susceptibles al mal. Al engaño, a la ignorancia y a la manipulación. Como mientras nos manifestamos en contra de ciertos atentados terroristas, creamos leyes que amparan los propios y los instalan en nuestro modo de vida. La eutanasia, el aborto...

Me decía: "Habeis perdido la esperanza, la ilusión de creer en algo mejor, ya no buscáis convencidos, el sometimiento os tiene los ojos tapados, las manos atadas, con lo fácil que lo tenéis. Solo tienes que pedir, pedirle a Él que se manifieste y os dará a conocer todo lo que es ahora antes de que llegue el momento de veros frente a Él y ya no tengáis posibilidad de aprovechar un tiempo precioso que poseéis para disfrutar de tantos dones recibidos. Yo quisiera ser mortal, tener esa etapa que tú posees, pero me conformo y disfruto cuidándote, viviendo a tu lado todos esos momentos que vives y haciéndolos de algún modo míos. Aunque no te hablo, siempre estoy, mi existencia es paralela a la tuya, lo será hasta el último instante en que estés frente a Él. Luego no se que pasará, ni contigo, ni conmigo. Nadie habla de ello, ni Él me cuenta, ni yo pregunto. Ahora estamos aquí y haz de saber elegir con todo el potencial de libertad con que haz sido bendecida."

No me preguntes como lo se, que no estoy loca. Cuando le oigo contar esas cosas se que dice la verdad, y se que no es producto de mi imaginación.  Demasiados acontecimientos vividos en mi  vida muestran la realidad de que es imposible que sea una imaginación y mucho menos una casualidad. Pues la mayor identidad de algo casual es que no se repite del mismo modo, y él y yo llevamos muchos años asimilando acontecimientos juntos. Hoy volvió a hablarme de la vida uterina. Sabe que me fascina esa etapa de mi vida y volvió ha hablar de ella. Pero lo que me ha contado hoy ha sido muy duro, mucho. Y ojala todo el mundo pudiera recordar esas cosas, nuestros primeros recuerdos en el vientre materno. Dice mi ángel que cree que eso será parte de lo que veremos cuando estemos frente a Dios. Pero que tampoco está seguro, que lo deduce porque él sabe como era yo, como pensaba, como actuaba ya desde el vientre materno y como me comunicaba con él, Que después de nacer durante muchos años fue como si perdiera esa facultad, pero que de pronto un día comprendió que yo la estaba recuperando y se esforzó aún más en ese contacto.

Hoy había tristeza en su contacto cuando me dijo que los bebés se dan cuenta de que van a ser abortados. Me intentó explicar que hay una primera etapa del ser, la más complicada para nosotros y para ellos los ángeles porque se habla poco de ella,casi nada. Es la que pertenece a la creación. Esa etapa en que Dios nos crea, en que ajusta a nuestra existencia todo un destino medido y valora las posibilidades de elección que haremos, toda una vida, mortal y espiritual, nada escapa al control de la perfección de Dios en ese momento, en esa etapa de la creación del ser, A partir de ese instante estamos creados, Dios lo ha visto todo de nosotros, lo que seremos en cada una de las vertientes que decidamos, nada, absolutamente nada de lo que pueda suceder ha sido dejado sin analisis por su Omnipotencia de saber en el espacio tiempo de nuestra naturaleza. Y luego llega la segunda etapa, la mortal, donde solo los hombres tenemos esa Gracia de poseer un espíritu y un cuerpo. En ese instante al ángel elegido ya por Dios en la primera etapa, se le comunica que habrá que custodiar esa alma en su etapa mortal. Y mi ángel de vez en cuando me regala experiencias propias de lo que significa para él esa misión, servir a su Creador cuidando de mi. "No te amo a ti, amo a mi Señor por confiar en mi para este trabajo" Cuando me dijo eso me dolió, porque yo quiero que me quiera, luego con el tiempo he comprendido, que lo que hace es mucho más. Que el amor que yo pueda reclamar será siempre una minuencia comparado a la gratitud que siente él por su Creador. Y eso me hace sentirme parte de todo ello, un todo sin división que me hace sentir amada de un modo tan especial que no se ni como contarlo.

Me decía hoy que ellos no sufren como nosotros, pero que sienten cuando ven las elecciones que tomamos y solo pueden estar acompañando. Que hay un contacto entre ellos, se comunican y pueden saber como están las cosas por ejemplo entre un bebé y una mamá que ha tomado la decisión de matar a su hijo. Me decía que cree que siente algo parecido a lo que yo llamo tristeza, de ver como el pequeño sufre y como la madre ignora la magnitud del daño de la elección que ha tomado. Y también me contaba como los otros, los ángeles caídos celebran esas pequeñas victorias pese a que son conscientes de la que victoria final nunca les va a llegar. Porque ellos conocen la verdad y la verdad es que Jesucristo es el único victorioso en esto. Y me recordaba la importancia de la sangre de nuestro Señor, lo que significa la cruz como escudo inquebrantable entre ellos y nosotros. Y me daba pautas de defensa para afrontar mi batalla personal. 

Luego me contó cosas tan personales, que ... Perdóname si nos las comparto.  Son sobre como era yo siendo un feto, las preguntas que le hacia ya entonces a él... Ay, me emociono solo de poder recordar, ya era una curiosa nata entonces. Una cosa muy especial es que me ha contado que yo tenia debilidad por el sonido de la voz de mi padre. Y que cuando le preguntaba como era mi padre, él me daba unas definiciones. Luego nos hemos reído los dos juntos al comprender que esas definiciones son las que me han marcado como mujer luego a la hora de buscar mi hombre. Y en un ámbito de complicidad y risas me ha pedido perdón con ser tan explicito en como me definía las espaldas fuertes de mi padre y sus rasgos y sobre todo sus manos. 

A sido una mañana muy especial. 
Enriquecedora.


Y me da tanta rabia pensar que seamos tan imbéciles. Que poseyendo lo mejor de la naturaleza de Dios perdamos esta etapa de nuestra existencia con angustia, complicándonos la vida. Complicándosela a los demás. Y en definitiva haciendo los capullos la mayor parte del tiempo. No se puede ser más idiota que teniendo un abanico de buenas opciones, elijamos siempre las peor. 

Ya ves, elegimos hasta convertirnos en asesinos. Un terrorismo a la carta, que optamos como nuestro, mientras esperamos que otros no impongan sus elecciones violentas sobre nosotros.






Comentarios

  1. Me ha gustado como lo explicas, pues es muy cierto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se que a veces soy un poco directa cuando me expreso, hay quien me acusa de visceral, pero es que yo soy así.
      Me hizo ilusión ver tu comentario en mi blog. Yo nunca he sido de las que he escrito para que le gente comente, y con el paso de los años mi espíritu bloguero sigue como al principio aunque ya no escriba tanto. Pero siempre se agradece ver a los amigos y aprender de ellos.
      Un abrazo.

      Eliminar

Publicar un comentario

Escribe sin miedos.
Deja escrito lo que piensas.Las palabras liberan a las personas.

Entradas más vistas del último mes.

Daisypath Anniversary tickers