Daisypath Anniversary tickers

FATHERS BLOGGERS




     En febrero si Dios quiere haré cinco años como bloguera en este espacio. Atrás quedó aquella época en la que escribir era un diario, en que los pots surgían uno detrás de otros y cada vez que tenia un hueco para la red caía por estos espacios de la blogosfera. Puede que ahora me asome más a las redes sociales, son más rápidas, en un vistazo localizas a todos los amigos y lo que tienen que contar. Pero este, será siempre mi lugar. Es como un pequeño hogar propio donde me siento en casa, mi blog me identifica, es como un hito de señalización. Me recuerda donde empecé, porque lo hice y me hace sentir la tierra en los pies cuando mi cabeza se eleva demasiado hacia las nubes. 


     Cuando empecé en esto fue una diosdicencia, tú si quieres puedes llamarlo casualidad, el caso es que lo primero que me salió en el buscador al conectarme en casa a internet fue EL BLOG DE JUANLU Aquello marcó un antes y un después a lo que constancia significa en mi vida. Si entonces alguien me dijo que seria una bloguera veterana, que los hubo, yo me reí. Nunca pensé que hoy estaría aquí. No he sido constante en nada en mi vida, ser esposa, madre y ahora bloguera son tres cosas de las que más tiempo he conseguido hacer. Y ninguna de las tres por méritos propios. En todas sin la mano de Dios llevándome y soportando con paciencia mis pataletas, no estaría.

     Siempre me gustó escribir. Tanto como leer. De pequeña era un montruito devora libros y lo mismo me gustaba escribir en mi diario. Así que cuando comencé a conocer blogs, las personas que los escribian, que estaban detrás, fue como descubrir las Américas. Un continente lleno de oportunidades, y como todo, donde hay tanta diversidad, si no te sabes arrimar al arból que mejor sombra da, te terminas achicharrando cuando sale el sol. 

     He tenido dos padres aquí en la blogosfera, Arcen con su blog: LA HOJA DE ARCE con él viví  las mejores experiencias de diversidad. Nos parecíamos en algunas cosas y en otras eramos tan diferentes pero conocerlo y dejarme llevar fue una sola cosa, aprendí tanto en sus entradas. El modo en que pasó de esta vida a la del espíritu y como no abandonó su misión evangélica en este medio, aún hoy, pese al tiempo transcurrido hace que me emocione. Y cada lagrima es un impulso de vitalidad para seguir en esto cuando me fallan las fuerzas.
     Mi otro padre es Angelo con su blog: SIETE EN FAMILIA su modo sencillo, directo, sin pretensión, evangelizando siempre desde una primera persona. Metódico, con esa exquisita elegancia de cada uno de sus pots... Me ha enseñado como nadie a querer buscar la perfección. Hay muchas maneras de contar las cosas y una sola de llegar a las personas y es con humildad. De eso encuentras siempre en cada actualización de las que ha tenido el blog de Angelo en estos años. Por diferentes razones hace unos días se despedía con un: hasta siempre. No voy a mentir, se me rompió el corazón aunque no lo dije cuando recibí su email explicando sus motivos. Ya digo que para mi, han sido como unos padres en esto de evangelizar en los blogs. Puede que ahora apenas pase por aquí. Y que ya no comente en los blogs amigos como antes. Mi vida ha cambiado mucho en los últimos años. Y cada vez entre el trabajo, la familia, el voluntariado, y los extras de un día a día tengo menos tiempo para mi. Y este tiempo es del mio propio, del que dispongo como tiempo libre para mi. Así que las veces que entro leo aprisa los blogs amigos y voy manteniendome al tanto de como les va a mis amigos blogueros. 

     Lo dije cuando empecé, y en estos años lo he referido en alguna que otra ocasión. Ser bloguero católico no es un hobby, es una vocación. El Padre Jose Antonio Medina decia hace dos años en el III Encuentro Internacional de Blogueros con el Papa "Santa Teresa usaba la carreta para moverse por as tierras de Castilla he ir a evangelizar, nosotros usamos los nuevos medios" Participar como ponente en aquel encuentre marcó un antes y un después en mi propia vocación bloguera. Ahora se no solo a quien agradecer los primeros tiempos, también saber el sentido que tiene para mi cada día ser una más en este continente digital que desde este modesto espacio grita. 

     Es mi pequeña ventanita al mundo por la que asomar la cabeza y gritar. Poder gritar a todo el que libremente quiera oír. Y decir sin miedo que Jesucristo te ama, que te está buscando y que tiene remedio para todo eso que te está haciendo sufrir.  Solo tienes que creer esto hoy y tener el valor de querer descubrir si es verdad. 

:)







Comentarios

Entradas populares