Entradas

Mostrando entradas de marzo, 2014

3 AÑOS aquí CONTIGO.

Imagen
Llevo unas semanas muy liada en que no doy para tanto. Apenas llego a sentarme al pc. Entre las diferentes actividades en la parroquia, los niños, la casa. Y ya que sigo sin encontrar trabajo ahí ando intentando al menos formarme y buscar cursos que me vengan bien y sobre todo gratuitos. Cuando llego aquí frente a la pantalla y al teclado, uf, es como un oasis aunque últimamente llegué y tenga que irme con la misma velocidad que llevo en mi día.
No me había percatado de que había sido mi cumpleaños bloguero hace ya tres semanas. Madre mía... más de tres años ya.  Lo primero que ha pasado por mi cabeza ha sido:  Que grande eres mi Dios, en ti encuentro esa fuerza y esa constancia que nunca consigo sin ti.
Luego he pensado en ti, sí en ti, porque estas ahí siempre. Llevo mucho rato aquí frente a esta entrada pensando, sin escribir, repasando mi lista de amig@s, herman@s, esa que tú engrosas y que pasáis por este espacio de la blogosfera. Tú  eres un número en las estadísticas de este bl…

Es tiempo de C...

Imagen
Nos disponemos a recorrer de nuevo el camino cuaresmal, que nos conducirá a las solemnes celebraciones del misterio central de la fe, el misterio de la pasión, muerte y resurrección de Cristo. Nos preparamos para vivir el tiempo apropiado que la Iglesia ofrece a los creyentes para meditar sobre la obra de la salvación realizada por el Señor en la Cruz. El designio salvífico del Padre celeste se ha cumplido en la entrega libre y total del Hijo unigénito a los hombres. “Nadie me quita la vida; yo la doy voluntariamente”, dice Jesús (cf.Jn 10, 18), resaltando que Él sacrifica su propia vida, de manera voluntaria, por la salvación del mundo. Como confirmación de don tan grande de amor, el Redentor añade: “Nadie tiene mayor amor que el que da su vida por sus amigos”(Jn 15, 13).
La Cuaresma, que es una ocasión providencial de conversión, nos ayuda a contemplar este estupendo misterio de amor. Es como un retorno a las raíces de la fe, porque meditando sobre el don de gracia inconmensurable qu…