Blog personal, donde cuento experiencias de la vida cotidiana en relación con Dios, con la familia y con los amigos. Si te apetece desconectar un ratito y descansar, conectaté a este blog, encontraras muchos amigos de los que seguro aprenderas algo bueno, como estoy aprendiendo yo.

ama

ama
Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, con todas tus fuerzas. (Dt. 6,4.)

viernes, 24 de enero de 2014

JUNTOS PERTENECEMOS A CRISTO.




Las meditaciones de esta semana, ayudándome y uniéndome a la semana de oración por la unidad de los cristianos  me están viniendo muy bien para mi vida espiritual. Y como no, también para afrontar el día a día. Sobre todo estos que transcurren un poco alterados por los acontecimientos presentes que parecen aunarse para no dar descanso a esta cabecita mía.

Sin duda todo es más fácil cuando una se deja llevar por la confianza depositada en Cristo. Aunque confieso que a mi me cuesta mucho, mi forma de ser me empuja a cuestionar todo, a resistirme, pese a que la experiencia de anteriores vivencias me recuerdan y confirman que cada vez que me he dejado llevar por lo que el Espíritu me insinúa todo termina saliendo bien. A veces dar el paso ha sido traumático, renunciar a lo que una piensa y al modo de entender las cosas no es sencillo, pero al final, siempre a merecido la pena y las expectativas han terminado por dejarme siempre sin palabras y para bien. Cada vez estoy más contenta por poder descubrir a Cristo cercano, a mi lado, junto a la Iglesia, pese a que eso en muchas ocasiones también significa tener mi vida patas arribas. Conocer al Maestro no es solo tener la oportunidad de aprender, también es la responsabilidad de elegir, y de poner en practica lo aprendido y es hay donde las cosas a mi se me van un poco de madre. Sus enseñanzas son para el mundo, pero no van con el ritmo que el mundo lleva y elegir el modo de mi Maestro es saber que Él va a poner la mayor parte del esfuerzo por llevarme, pero sin mi aporte poco vamos a movernos del sitio.  Como decía esta semana aprovechando la semana de oración por la unidad de los cristianos he intentado poner de mi parte un extra para ver que puedo aportar más a mi circulo más cercano. Y es que a veces nos ponemos unas metas tan irreales para cualquier proyecto, que uno termina por desanimarse incluso antes de tomar realmente la decisión de hacer algo. En ocasiones llegamos a descubrirlo, y otras no. Yo desde que estoy en esta nueva parroquia, lo veo tan claro, que miedo me da. 

Dentro de mi, sigo siendo la misma adolescente que se enamoró de Cristo, que siento el corazón emocionarseme y se me acelera cada vez que me habla y me susurra entre el ajetreo de mi vida. Cuando menos lo espero, entre el bullicio de los acontecimientos cotidianos, de pronto me deja verle y... te aseguro que se me eriza la piel, nadie me ha hecho nunca sentir así. Es un sentimiento tan intimo y personal, que me transforma, capaz de sacar lo mejor de mi. Y no creas que reconocer esto es fácil, me da miedo reconocerlo, porque soy consciente que solo cuando me siento así soy capaz de todo. Y ese todo abarca infinidad de cosas que en mi yo normal nunca cabria. No se si me explico. 

Cuando llegamos a esta parroquia ya sabia que Dios se había encargado de guiarnos hasta aquí, no me gustaban los acontecimientos, ni el modo, lo habíamos pasado mal. Pero me bastó ver el panorama para ponerme peor, porque sabía cual seria mi cometido y mi comodidad estaba a punto de ser invadida por un montón de sus susurros. Y así ha sido. Tengo que decir que soy la persona más penca del mundo para salir de mi misma, romper mi inconstancia es todo una odisea y la misión que Dios me pide es precisamente esa en esta nueva etapa de mi vida y como individuo adulto en la fe. Ya ha pasado el tiempo de haber sido alimentada con el pecho y llega el momento de pasar a otra etapa de alimentación. No me hace mucha gracia,  tengo que comprometerme, salir de mi, ser constante, y encima sabiendo que lo más seguro es que reciba más palos en el costillar, pero también se que Él me susurrará al oído y un solo instante de esa intimidad merecerá la pena.

Me ha dicho: Compacta. Te necesito en más grupos dentro de mi parroquia, necesito que des testimonio de mi amor, que ayudes a que se de la fusión de este cuerpo. 

Y te aseguro que me dejó no solo con la piel erizada, sino con un nudo en la garganta que no podía ni tragar saliva. Yo no puedo comprometerme más, es una locura, es quitar tiempo a mi vida familiar, es tener que estar en otro punto conflictivo, es tener que renunciar a ... Uff... menudo acelero me entró. Mejor búscate a otro, mira hay tantas personas "apañas" incluso en este reducido grupo parroquial, yo no soy la adecuada... Y entonces siento como me mira. Y todo mi ser se detiene. Cuando Él te mira de ese modo ya no existe nada que sea más importante que ese instante y cuando pasa, todo es diferente.

Y ahora me encuentro en este instante después. Acojonada. Pero segura de Él.
He entrado también en el grupo de Caritas de mi parroquia. En un momento donde hay muchos cambios, donde los servicios que llevan los puntales están siendo  aceptados por nuevas personas, donde hay mucho trabajo que realizar y compromiso que afrontar y en medio... esta pobre mujer cargada de inseguridades y de mal carácter que va a tomar una decisión importante en un par de días. Bueno, en verdad ya la he tomado, lo supe nada más me vi reflejada en sus pupilas. Se que es una locura, que tal cual soy no tiene ni pies ni cabeza embarcarme en algo así, pero Él me ama también con locura y por amor, ay... ¿quién no hace locuras por amor? 

Ya te contaré la que voy a hacer yo, aquí comienza un nuevo culebrón, con un reparto que no tiene desperdicio.





sábado, 18 de enero de 2014

VER PARA CREER.




¿Cuantas veces hemos utilizado esta frase al comprobar que la realidad supera a la ficción?

¿Cuantas se te ha quedado esta cara de malas pulgas frente a circunstancias que te hacen decirlo con un  gesto de mosqueo ? Así salí yo hoy de misa. Bueno, en verdad rara es la vez que no suceden cosas que me hacen caer patas arriba en mi ego y el tío de los cuernos sabe como nadie ponerme cuando, donde y con quien cada una de sus continuas zancadillas. 
La de hoy... Ay Dios mio... Es ver para creer...

Eso pensaba mientras me daba cuenta según acontecía,  de quien estaba detrás de todo y del sentido de tal malentendido. Precisamente hoy que comienza la semana de oración por la unidad de la Iglesia. No podía estar más claro, pero el demonio siembra la discordia con una claridad brutal a veces. Tanto, que se aprovecha de dejarse ver tan claramente para crearnos la duda y pasar desapercibido. 
La frase seria entonces: No puede ser tan real, no con tanta claridad. 
Pues sí, tan claro que hay que ver para creer. 

jueves, 16 de enero de 2014

TÚ ERES MI LUZ. (Donde nadie me oye)



Nuestros días están llenos de momentos de sombras. De esos instantes que empañados por las circunstancias y acontecimientos que vivimos, hacen que vivamos y veamos nuestro presente tras la sombra de un velo gris.

Sin ellos, uno nunca percibe la luz.

Cuanto más oscura es la noche, más bello nos resultan los primeros destellos del alba que el sol despierta.

No temo. Tú eres mi luz Señor.

Sabes deslumbrar en mi presente, a veces disfrazado, a veces en rostros que me sorprenden y me deja deslumbrada. Y otras, apareces con un gran destello que me hace comprender todos los sentidos de mis rincones de sombras.



jueves, 9 de enero de 2014

A PRAYER PLEASE (una oración, por favor)



     Hace unos semanas contaba la historia de mi cuñado en una entrada, SEGUNDAS OPORTUNIDADES, mientras desnudaba una parte de mi egoísta corazón. Te decía que la caridad es bonita y todos somos caritativos cuando se trata de dar limosna, de compartir con el pobre, pero pocos son los que recogen al pobre en su casa y comparten su vida con él. Muy pocos los que damos segundas oportunidades de verdad a las personas, los que se implican de verdad en creer y hacer que cambien las cosas a mejor. 

     No voy a mentir, ni disimular mi tristeza, cuando te golpean, siempre duele el impacto aunque según como sea el golpe y como lo enfrentamos sus efectos tardan más o menos en ser eliminados. Sabía que este momento llegaría, pues la justicia de nuestra sociedad se funda en leyes que son para todos iguales, pese a que a veces no lo parecen. La haces y la pagas más tarde o temprano, aunque tengo que decir que desde mi punto de vista me parece que no todos la pagan igual, porque según quien seas, la ley parece caerle más o menos encima al delito. 

     Esta mañana mi hermana y mi cuñado se presentaron en casa, nada más verle la cara a mi niña ya sabia que no iba bien la cosa. Traían la resolución de la apelación que habían recurrido hace unos meses ... Nada ...  Denegada. Así que tiene diez días para presentarse en la cárcel que mejor le venga y cumplir el año de condena que le han impuesto por errores que cometió en la vida que llevó antes. Hace más de cinco años que se desintoxicó y desde entonces arrepentido, intenta llevar una vida digna, ayudando a otros que ahora pasan por lo que él pasó bajo el influjo de las drogas y llevando un modo de vida que nada tiene que ver con la que llevó entonces. Pero estar reinsertado cuando antes has sido reincidente en un delito, parece no contar para la justicia. Has cometido errores y has de pagar por ello. Más me resulta tan injusto que no se estudien más a fondo ciertos casos, aunque imagino que como mi cuñado habrá muchas personas. Que obraron mal en una etapa de su vida y que por la lentitud de los juzgados o de lo que sea que tardan tanto en dictar una sentencia, yo no se de leyes, cuando como en este caso las personas se rehabilitan y están en un momento de estabilidad ... La justicia hace presencia y desafortunadamente, porque ya ha pasado el tiempo, en vez de ser justa incluso puede traer un daño aditivo.
     Mi hermana y mi cuñado van a moverse estos días, intentaran recurrir, aunque pinta mal, y llamar a las puertas que puedan para ver si hay algún modo de que no vuelva a entrar en prisión ahora que esta curado y que ya no es el delincuente que fue. Lo veo difícil, necesitaríamos un milagro, pero si me ayudas con tu oración, quien sabe. Y si ha de ingresar, porque es lo justo, ya que económicamente no se puede pagar lo que robó, que lo pague como la ley impone. Te pido tu oración para que de esta situación salgan fortalecidos y sea lo más llevadera posible. Dios sabe más, no lo dudo.

     Me preguntaba mi cuñado esta mañana con una expresión en la cara que no sabría explicar: ¿Cuñaita, tú vas a ir a visitarme? Pienso que él también ha de tener sus temores, o sus dudas, porque mi familia no está acostumbrada a estas cosas.  En barrios donde hay cierto grado de marginación social, ver chicos jóvenes que se pierden como le pasó a él, llega a ser casi normal. No me atreví a preguntarle a mi cuñado porque me decía aquello. Quizá el piense que me avergüenza ir a la cárcel a visitarlo o que tengo algún tipo de recelo interior por la situación. Pues no, no me importa ir a visitarlo, con gusto iré a la cárcel y al fin del mundo. Porque no me importa lo que piense la gente, ni lo que puedan opinar al respecto. Lo único que me importa es saber que él está arrepentido y que quiere a mi hermana y a mi sobrino y que por su familia está dispuesto a saldar su deuda y seguir adelante. Con eso me basta, lo demás... me la repampinfla...

     No se si leerás esto cuñaito, si te dará lugar antes de que pasen estos días, pero que sepas que estoy orgullosa de ti. De que hayas cambiado y que para mi eres el mismo aquí o en prisión donde no dudes que iré a visitarte cada vez que me dejen entrar. Y como te he dicho hoy, una vez que cumplas con lo que debes, la cabeza muy alta que ya no le deberás nada a nadie y tu pasado será como el de todos, una etapa cerrada de la vida de la que haber aprendido. Y creo que tú ya aprendiste una buena lección. Aquí estará tu familia, no lo dudes.
     
     Y Jesús le dijo: "Yo te aseguro que hoy estarás conmigo en el paraíso" (Lucas 23, 43)


     

miércoles, 8 de enero de 2014

GRITAR EN EL DESIERTO...




...O EN LA JUNGLA...

Esto es como gritar en el desierto. 
Decía con un deje en la voz,  don Ignacio al monagillo y a mi, que me paralizo de sentimiento el alma, mientras la marabunta de la cabalgata de Reyes Magos y el barrio al 90% se agolpaban en la puerta. 
Estábamos esperando junto al belén con el Niño Dios en brazos del cura esperando el cortejo real que al pasar por la puerta de la parroquia para y entran a adorar al Niño.
Escribo que se me paró el alma, porque sentí al hombre debajo del cura que se desanima cuando ve que el mensaje no llega, pero que sabe que su misión pese a estar en el punto de mira es seguir gritando el anuncio aunque sea como gritar en el fin del mundo.
Intenté poner una chispa de valor extra y dije: Pues habrá que gritar más fuerte, anda que no gritaría ná Juan Bautista allí en el desierto con los saltamontes y la
 gente diciendo: mira el loco este de la piel de camello. 
Y nos reímos los tres, creo, que sabiendo lo cierto que debió de ser pese a mi nota humorística en el comentario.

lunes, 6 de enero de 2014

Día de los catequistas nativos.

Catequistas_nativos
La jornada de catequistas nativos se celebra en la Iglesia con motivo de la Solemnidad de la Epifanía del Señor. Con ella, se nos recuerda la vital importancia de los catequistas nativos o también llamados líderes de comunidades,  delegados o delegadas de la Palabra.

viernes, 3 de enero de 2014

CON LA HUMILDAD DEL MAESTRO.




Hay quien dice que este papa se pasa de la raya.

Que su improvisación hace a los demás caer en el malentendido.

Desde que tomó las llaves de Pedro, vengo leyendo, oyendo y a veces escuchando en primera persona de todo. Y por supuesto tengo mi propio modo de ver e interpretar lo que hace el papa y no espero que me entiendas, que lo compartas, o que me juzgues, simplemente digo lo que pienso y lo que siento al respecto. 

     A veces me cabrea lo que oigo, sobre todo cuando son insultos y me dan ganas de meter cuatro "bimbazos al más pintao" Eso es liarme a porrazos, sacan lo peor de mi, pero no es con violencia como hemos de responder, sino con caridad. Yo lo intento, pero te confieso que a veces me quedaría más a gusto tapándole la boca a más de uno con un buen mamporro.

     A veces me duele lo que oigo, sobre todo cuando quienes hablan son católicos. Ya sabemos que este papa no es nuestro querido papa emérito Benecdito XVI, pero no podemos comparar el modo de llevar la iglesia de un papa con otro. Personalmente pienso que es tan imprudente hacerlo como si juzgásemos la actitud del Dios que conocemos en el antiguo testamento al que se nos manifiesta en Jesucristo en el nuevo. 

¿Acaso soy yo más lista que el Dios que ha creado todo el universo conocido y por conocer?

¿Acaso se yo preveer mejor que el Espíritu Santo que asesora en Primera persona al papa?

Dios sabe más, lo sabia como Hombre al elegir a Pedro en su momento y lo sabe como Espíritu Santo al elegir ahora a Francisco a través de los medios de votación que usa la Iglesia adulta. Y todo el que crea que podía haber otro papa mejor, o es un ignorante o es un necio, porque nadie sabe más que Dios. Y cuando cuestionamos al papa, estamos cuestionando la sabiduría que llega del Espíritu Santo. Por eso me duele cuando oigo ciertas cosas.

     Yo soy de las que pienso que Dios sabe más que el anticristo. Y que en la batalla que se lidia aquí abajo, en momentos concretos de la historia de la humanidad, nos da a las personas necesarias que la fe necesita para que tomemos ejemplos. En ese aspecto este papa para mi en un momento de tanto individualismo social, ha llegado como ejemplo de cercanía, de compactar, de que en la sencillez y en las relaciones cortas del tú a tú sin excepciones hay algo especial que hemos perdido y que podemos recuperar. 
     Y no creo que improvise, creo que utiliza lo que aprende. Y ya no digo más. Quien tenga oídos que oiga. 

Queria compartir contigo, por si aún no la conoces la noticia que ayer mientras cenábamos en casa vimos en las noticias y que a mi me dio mucha alegría, ¿qué quieres que te diga? Me encanta la gente así.







                                                             

miércoles, 1 de enero de 2014

UN NUEVO AÑO CON ALEGRÍA Y ESPERANZA.


Afrontar el nuevo año con alegría y esperanza.
     
     Sí, me parece un buen propósito, siempre que no me mire a mi misma y a lo bajita que anda mi moral. 


     El año que hemos cerrado no ha sido muy bueno, para mi, los tres últimos han ido por el mismo estilo. Sin trabajo, sin salud, y pese a que desde mediados de septiembre comencé a notar una buena mejoría en lo relacionado a mi enfermedad psíquica. Y estoy en un momento bueno con poca medicación y de los mejores en muchos años, los ánimos los tengo como si estuviera subida en un coche de la montaña rusa. 
     
     Llevo un par de meses que no salgo de un virus y pillo otro, ando con el sistema inmunológico algo bajo y eso hace que el anímico me baje en picada y remonte como si fuera subida a la atracción. 

     Aunque lo peor es lo enfermo que tengo el ego (hay que tener un par para admitirlo, yo igual me arrepiento y lo borro antes de publicarlo). Pero es la verdad, siempre me digo que yo no sirvo para esta vocación, que ser esposa y madre me queda muy grande. Junto a todo lo que ello implica en el día a día de una familia. Ser parte de la cabeza familiar, es tener que cumplir con extras de peligrosidad con los tiempos que corren en que todo parece atentar contra ella, es una vocación (o profesión) de riesgo. Y yo nací bajo el influjo de la mujer liberal, de la independencia, del yo. Donde todo lo que siempre me alimentó desde pequeña fue eso, tan diferente a todo lo que de verdad implica mi vocación. 

     De pequeña mi abuela paterna que murió sin hablarse con mi abuelo, no paraba de hablar de los derechos de la mujer yo entonces no lo sabia, pero ella fue la primera feminista que conocí. Había pasado mucho toda su vida seguro que influenciada por ello y su carácter inconformista, conociendo en el final de su vida la nueva libertad de la mujer, decía aquellas cosas. Pero cuando eres pequeña son cosas que te marcan, también en el colegio se notaba la educación y las niñas comenzabamos a ser tratadas igual o incluso empujadas a ser mejor que los chicos. Bueno no voy a enrollarme mucho, porque cualquiera puede saber de que hablo. Es difícil crecer, ser de mi generación y tomar el rumbo en la vida tan opuesto a aquello en lo que crecí. 

     Trabajar y ser independiente ha sido siempre mi punto fuerte y mi talón de Aquiles. Creo que por eso Dios permitió que me fallara la salud, para que pudiera detenerme y descubrir que no iba por buen camino. Incluso siendo esposa y madre, era incapaz de renunciar a quien solo pensaba en trabajar y ganar dinero. Mi mayor pesadilla era no tener trabajo, tener que volver a la casa de mis padres cuando vivía sola y luego sentirme mantenida por Pepe. Que idiota. Luego todo es diferente, pero a veces para ver la realidad, esta tiene que pegarte de lleno en la cara y aún así uno incluso puede negarse a verla.  A mi me pasa a veces y por eso entro en conflicto y me decae el animo. Es una lucha continua. 

     Despedí el año ayer con mi familia en casa de mis padres jugando al "Monopoly", con poquísima salud y menos animo y pensando que como está nuestra situación laboral en casa, quien podía empezar el año con animo. Sin embargo esta mañana Dios se encargó de darme una buena sacudida con el mensaje de Francisco. Sus palabras me han ayudado a despertar un poco de esa esperanza, de reconocer y valorar esas dosis de alegría que he de absorber justo en el momento en que las vivo y dosificarlas el resto del día. 
     Se que la batalla está y no se cuanto durará pero afrontarla armada con estos dos propósitos me dará ventaja. Me fío de lo que dice Francisco.
    Te dejo algunos párrafos que me han gustado y si quieres leer entero el mensaje de Francisco míralo AQUÍ.

1. En este mi primer Mensaje para la Jornada Mundial de la Paz, quisiera desear a todos, a las personas y a los pueblos, una vida llena de alegría y de esperanza. El corazón de todo hombre y de toda mujer alberga en su interior el deseo de una vida plena, de la que forma parte un anhelo indeleble de fraternidad, que nos invita a la comunión con los otros, en los que encontramos no enemigos o contrincantes, sino hermanos a los que acoger y querer.
De hecho, la fraternidad es una dimensión esencial del hombre, que es un ser relacional. La viva conciencia de este carácter relacional nos lleva a ver y a tratar a cada persona como una verdadera hermana y un verdadero hermano; sin ella, es imposible la construcción de una sociedad justa, de una paz estable y duradera. Y es necesario recordar que normalmente la fraternidad se empieza a aprender en el seno de la familia, sobre todo gracias a las responsabilidades complementarias de cada uno de sus miembros, en particular del padre y de la madre. La familia es la fuente de toda fraternidad, y por eso es también el fundamento y el camino primordial para la paz, pues, por vocación, debería contagiar al mundo con su amor.


El redescubrimiento de la fraternidad en la economía
6. Las graves crisis financieras y económicas –que tienen su origen en el progresivo alejamiento del hombre de Dios y del prójimo, en la búsqueda insaciable de bienes materiales, por un lado, y en el empobrecimiento de las relaciones interpersonales y comunitarias, por otro– han llevado a muchos a buscar el bienestar, la felicidad y la seguridad en el consumo y la ganancia más allá de la lógica de una economía sana. Ya en 1979 Juan Pablo II advertía del «peligro real y perceptible de que, mientras avanza enormemente el dominio por parte del hombre sobre el mundo de las cosas, pierda los hilos esenciales de este dominio suyo, y de diversos modos su humanidad quede sometida a ese mundo, y él mismo se haga objeto de múltiple manipulación, aunque a veces no directamente perceptible, a través de toda la organización de la vida comunitaria, a través del sistema de producción, a través de la presión de los medios de comunicación social»[14].
El hecho de que las crisis económicas se sucedan una detrás de otra debería llevarnos a las oportunas revisiones de los modelos de desarrollo económico y a un cambio en los estilos de vida. La crisis actual, con graves consecuencias para la vida de las personas, puede ser, sin embargo, una ocasión propicia para recuperar las virtudes de la prudencia, de la templanza, de la justicia y de la fortaleza. Estas virtudes nos pueden ayudar a superar los momentos difíciles y a redescubrir los vínculos fraternos que nos unen unos a otros, con la profunda confianza de que el hombre tiene necesidad y es capaz de algo más que desarrollar al máximo su interés individual. Sobre todo, estas virtudes son necesarias para construir y mantener una sociedad a medida de la dignidad humana.
EXTRACTO DEL MENSAJE DEL SANTO PADRE FRANCISCO PARA LA CELEBRACIÓN DE LA
XLVII JORNADA MUNDIAL DE LA PAZ 1 DE ENERO DE 2014
LA FRATERNIDAD, FUNDAMENTO Y CAMINO PARA LA PAZ
Solemnidad de Santa María, Madre de Dios (XLVII Jornada Mundial de la Paz)


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...