EL JUEGO DEL ESCONDITE ¿Jugamos?


Los dones que reparte Dios a través del Espíritu Santo son embriagadores. 

Así me siento hoy, embriagada y alegre por el efecto que produce en mi propio espíritu el haber compartido esos dones en fraternidad con mis herman@s bloguer@s en este IV Encuentro de blogueros con el Papa. 

Gracias sean dadas a Dios que permite esta lluvia de Gracia sobre nosotros.



Muchas han sido las anécdotas dentro de los momentos que hemos vivido en fraternidad en este IV Encuentro de blogueros con el Papa. Cada uno aportando lo que Dios nos ha regalado, los dones que nos hacen ser parte fundamental de este Cuerpo en la Iglesia que Instituyó nuestro Señor y a la que todos estamos siendo llamados para una misión particular. Todos contamos. Los que saben mucho y los que "andamos más perdidos que el barco del arroz".  Los que aún no han dejado de crecer y los que ya nos paramos, como decida mi abuela: siempre hay un roto para un descosido. Encajamos como piezas particulares, únicas en este bonito lienzo de collage que Dios a creado. Y en la Iglesia, dentro de esta familia todos contamos, hasta quienes podamos ser motivo de tropiezo. Lo único necesario es aceptar jugar a este juego de amor al que Dios nos ha invitado a jugar. Pudo crearnos perfectos, igualitos, para su deleite y disfrutar de su creación. Pero solo un Padre de tal índole de generosidad nos ha creado únicos, libres y nos ha dado la Gracia de poder elegir si queremos jugar a este juego aquí y ahora. 
Respetando a cada uno. 
Saber esto me hace sentirme más afortunada, más agradecida por mi vida y por la oportunidad de poder elegir ahora si quiero jugar a este juego.

En la homilia que nos ofreció Mons. Rafael Zornoza en la Catedral de Cádiz, Y a la que asistimos los participantes del IV Encuentro de Bloqueros con el Papa, clausurando nuestro encuentro anual. Compartió una reflexión de alguien importante que yo como soy tan mala para quedarme con referencias y nombres, y tan inculta que apenas llego a reconocer dichas referencias, me quedé solo con la esencia de la reflexión. 

Un niño que cree que está jugando y se esconde detrás de una puerta esperando ser encontrado. Empieza a contar y se cansa de esperar a la espera de que alguien le descubra. Después de horas se cansa y sale y descubre que está solo, que nadie juega con él.

Dios es así, Omnipotente y sencillo de entender como el juego de un niño. Mientras escuchaba, imaginaba a Dios escondido tras esa puerta preciosa que es Cristo, tan humano, tan cercano, tan fácil el juego para descubrirlo que me siento orgullosa de no haber sido tan estúpida como para no jugar. Que divertido es, resulta adema, mirar a mi alrededor y ver a cuantos a invitado a jugar. Algunos juegan a mi lado este juego, tan dispares somos que miro a este o aquel y se que si Dios no nos invita a jugar con Él nunca habríamos compartido en nuestro entorno social nada. Pero que alegría me da al jugar a su lado a Descubrir a Dios en nuestros pequeños mundos personales y en el mundo infinito del Creador su Esencia misma. Me encanta, que afortunada me siento, tanto, que me dan ganas de saltar pese al cansancio y gritar de alegría, cantar que maravilloso es poder compartir algo así con mis hermanos. Pues pese a nuestras diferencias, descubro que lo más importante que nos une es la esencia misma del Dios que habita en cada uno de sus hijos. 

Incluso en aquellos que no están jugando a este juego. Que han decidido jugar a otros juegos diferentes  y anda más allá entretenidos con aquellos que han decidido identificarse y hacer su propio grupo o juego. Y hasta de esos que andan aislados, solos, en la búsqueda de saber que quieren, de identificarse para poder elegir su ubicación. Y de todos sin excepción, Dios está escondidillo ahí, tan cercano, que me hace gracia su "ironía" Por que es tan fácil verlo que igual hasta uno de estos que no se han apuntado a jugar lo descubren antes. Que me gusta esa forma de ser de mi Padre. 
Ayyyy... A veces me canso de jugar, entonces me siento un poquito, descanso viendo como otros juegan y es también divertido y generoso el juego y al instante ya no quiero descansar más y vuelvo a la carga. Me encanta formar parte de todo esto. 

Gracias Dios por darme aquí y ahora la oportunidad de disfrutar del Reino venidero. Ya Tú sabias que me habría dado mucha rabia perderme todo esto y estos años de oportunidades. Me encanta poder ser participe de este juego, en este momento,este tiempo del ser y jugar Contigo y mis hermanos.

Comentarios

  1. Hola. Mentó

    Me. Acorde. Todo. El. Día. Del. Encuentro. En. El. Que. Estuviste

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también me acordé de ti y te encomendé al Señor.

      Eliminar
  2. Te consigo de nuevo, que alegría!! Pensaba en tí pero no te conseguía entre tantas cosas que han pasado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola amiga, me alegra saber de ti.
      Yo últimamente apenas llego a poder conectarme, por falta de tiempo. Entre el trabajo, la casa y el voluntariado en mi parroquia... Vamos que necesito diez horas más para añadir a las 24, jeje. Aún así ando por aquí y me alegra mucho cuando me cruzo con vosotros. Un abrazo.

      Eliminar

Publicar un comentario

Escribe sin miedos.
Deja escrito lo que piensas.Las palabras liberan a las personas.

Entradas más vistas del último mes.

Daisypath Anniversary tickers