VER PARA CREER.




¿Cuantas veces hemos utilizado esta frase al comprobar que la realidad supera a la ficción?

¿Cuantas se te ha quedado esta cara de malas pulgas frente a circunstancias que te hacen decirlo con un  gesto de mosqueo ? Así salí yo hoy de misa. Bueno, en verdad rara es la vez que no suceden cosas que me hacen caer patas arriba en mi ego y el tío de los cuernos sabe como nadie ponerme cuando, donde y con quien cada una de sus continuas zancadillas. 
La de hoy... Ay Dios mio... Es ver para creer...

Eso pensaba mientras me daba cuenta según acontecía,  de quien estaba detrás de todo y del sentido de tal malentendido. Precisamente hoy que comienza la semana de oración por la unidad de la Iglesia. No podía estar más claro, pero el demonio siembra la discordia con una claridad brutal a veces. Tanto, que se aprovecha de dejarse ver tan claramente para crearnos la duda y pasar desapercibido. 
La frase seria entonces: No puede ser tan real, no con tanta claridad. 
Pues sí, tan claro que hay que ver para creer. 


Abrí los ojos esta mañana super agobiada. Con ese malestar físico que ya me conozco y ese pesar en el alma que no me deja levantar cabeza. Un pensamiento negativo rondándome la cabeza me incitaba a no levantarme, a no ir a misa de niños esta mañana. La mayoría de catequistas no van a acompañar a los niños de su grupo, no pasaría nada si hoy no iba yo tampoco.  Un sábado para quedarnos todos en la cama hasta más tarde, pintaba bien. Y en medio de tanta mala gana veo que de nuevo me están influyendo a la pereza, a perder la oportunidad de encontrarme en la Eucaristía con el Señor. Y encima un día como este en que la unidad de la Iglesia ha de prevalecer. Y entonces pensé: ¿Y si no va ningún catequista? ¿Como dejar a D. Ignacio solo? Me levanté.

Pero el enemigo es sabio, sus aliados también. Saben como influenciarnos, a nosotros, a quienes nos rodean, hasta tal punto que todo va como una tela de araña bien coordinado y entretejido. Pero no podemos olvidar que por muy fino que hilen, Dios sabe más, Él permite que trabajen y los deja hacer, nada escapa a la supervisión de Dios y no permite que seamos tentados por encima de nuestras fuerzas. Pero ellos hacen bien su trabajo, conocen nuestros puntos débiles y es donde se suele golpear si se intenta abatir al contrincante. Y en esta batalla de fe, somos el enemigo a batir para ellos. 

Hoy día de la unidad, dispersar era demasiado obvio, pero ha sido el objetivo, dividir. 

Mis hijos han estado hasta el último momento peleando entre ellos para alterar el ambiente. Pepe mosqueado que igual decía que venia con nosotros que decía que no iba. Cada cosa que hacíamos era una pura discordia, el desayuno, vestirnos... Se queda media hora antes de misa para ensayar los cantos con los niños. Pues llegamos diez minutos tarde. Gracias a Dios allí estaba hoy Mari, la coordinadora ensayando ya con los niños. Había elegido ya a quienes iban a hacer las ofrendas y me dijo que me encargara de las lecturas y las peticiones, suelo encargarme de eso desde que comenzó el curso. 

Celebramos la misa. 
Bien.

Me alegré de no hacer sucumbido a quedarme en la cama. Apostar por el Señor siempre es como mucho lo mejor. Y sentí que estaba donde tenía que estar. 

No se si a ti te pasará que ves con tanta claridad como veo yo las sugestiones de enemigo. Hay quien me ha dicho en más de una ocasión, que no se puede culpar de todo al demonio, y es verdad. Pero a mi me han pasado tantas cosas en los años que tengo, que podría escribir un libro. Antes me daba miedo hablar de ello, no porque los tema, si no por vergüenza, temía que la gente no me entienda, que piensen que estoy loca de remate y más que nada temía quedar como una pirada. Ahora se que yo no soy en medio de esta batalla nadie, solo una más que lucho en este momento de la historia que me ha tocado vivir por la fe puesta en la persona de Jesucristo. Y que yo no soy importante si en el riesgo quedo mal, lo importante es dar a conocer la verdad y la verdad es que estamos siendo muy sutilmente sugestionados a apartarnos del conocimiento de Dios y de su amor. 
No se explicarte con detalles como a veces oigo sin palabras y sin sonidos, pero comprendo lo que va a pasar. Por eso me da tanto coraje cuando viéndole venir caigo en la trampa. Como hoy, sabia que me iba a tirar fuerte y allá fue directo a mi orgullo. Que mema soy.

Acaba la misa y comenzamos a recoger. Estamos en la sacristía y D. Ignacio me dice que quiere hablar conmigo. Me cuenta que hay una persona (no digo su nombre por respeto hacia a la persona) concretamente un miembro del equipo de catequesis que le ha dicho que no viene a misa porque para no hacer nada no viene. Me quedo a cuadros. Me dice el sacerdote que le ha dicho que es que yo lo hago todo y ... ya me perdí ...

-¿Qué yo lo hago todo? Normal, como que si Mari no viene me quedo sola para hacerlo todo. 
Y ya me salió el genio. 

Don Ignacio me decía que esta persona le había comentado que yo le había corregido en algo y que estaba haciendo las cosas de un modo diferente a como se hacían cuando esta Mari. Cosa que no es verdad. Pese a que soy nueva en la parroquia, me ciño a ayudar y hacer como Mari (la coordinadora) me a indicado siempre. Me gustaría no ser tan cohete, y en esos momentos no explotar. Pero imagino que entonces ya estaría en otro escalón de la conversión. 

Me dolió, no lo que esta persona había hablado, no la parte real o no de como ve la situación y la cuenta. Me dolió que veo el poco compromiso que hay en el equipo, que me cuesta servir y hacer el trabajo que otros no hacen por falta de iniciativa, de conocimiento o de lo que sea y que encima una quede por que yo lo hago todo. Pues sí, caí en la trampa. En vez de darme igual, de dejar pasar la situación, me puse como una indignada y me enfadé. Me dolió caer en la trampa, sentirme herida, protestar, creerme que yo soy alguien que hace lo que los demás no hacen. Aunque sea verdad, no he de creérmelo. He de ser sensata, servir en lo que pueda, hacer mi trabajo, el que hay que hacer y no tener en cuenta lo que los demás no hacen y sobre todo, no saltar como una jineta. Porque le sentía reírse. Pero allí estaba yo, toda ofuscada y protestando. Diciendo: - Encima que soy quien viene  y quien me preocupo de organizar lo que veo que los demás no hacen.  
Y cuanto más hablaba, más la cagaba. El discordante lo había conseguido, crear mal ambiente.

En fin, después del cabreo que me pillé he sacado algunas puntos claros en conclusión de esta experiencia que ni es la primera, ni mucho menos va a ser la última. Porque ya me he llevado un par de refregones injustos que no me merezco. Pero bueno, más se llevo mi Maestro en el calvario y no creo que en ningún momento pensara siquiera en echárnoslo en cara que a Él le había tocado lo peor sin ser merecedor. 

Así que si en algo te sientes identificad@, tomatelo con paciencia, porque es la batalla que nos toca lidiar. No nos podemos creer indispensables, aunque si hay trabajo que hacer tampoco podemos quedarnos mirando. Servir y punto sin más. No tener en cuenta el mal que el otro puede causarnos, seguramente no es más que otro Judas que ha de cumplir (incluso sin intención) con el cometido que le toca en nuestra historia de salvación.  Sé más viv@ que la hambre, porque en nuestra parroquia, en nuestro grupo parroquial, siempre habrá conflicto serio y si no lo hay lo habrá. Como le oía ayer decir al Padre Amorth en un comentario: El demonio siempre atacará más fuerte a los más fuertes.  Que no se te olvide esto nunca. Yo pienso en el modo en que atacó la humanidad de Dios hecho Hombre. Tenemos un cuerpo mortal y débil, pero la esencia del Espíritu de Dios en el alma. Cuanto más consciente somos de esto, más grande nos hacemos a los ojos del demonio y los suyos para derribarnos, como si nuestro conocimiento de Dios fuese una diana que cada vez tiene el blanco más grande y ellos tienen que acertar el centro. Así me lo explica a mí mi ángel de la guarda para que lo entienda y así te lo transmito. Y viendo lo visto de las cosas que no dejan de sucederse en mi día a día.... 

...Visto lo visto... Cada día lo tengo que creer más.




Comentarios

  1. Muy bien, aquí tienes tú otro que está pendiente de los ataques del demonio. Claro que existe, porque experimento sus ataques. Llevo días algo refriado y me he resguardado, pues ese señor se ha puesto las pilas para deprimirme y abatirme. Es muy listo y no ataca directamente. Lo hace de forma indirecta y comparándote con otros. Creo que tu compañera, la que te ha señalado como que lo haces todo, fue empujada por el demonio. Ahí nos provoca y nos toca el amor propio y nos induce a autoengañarnos y no aceptarnos.

    Esas cosas las he vivido en mí mismo, y por la Gracia de Dios, las voy aceptando. Es lo mejor. Son nuestros particulares huertos de Getsemaní.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tu comentario me ayuda mucho Salvador, ¿sabes? Hoy es que le tengo de tiro hecho tocándome las narices a quien sea, pero vaya si está haciéndolo bien, que me tiene más cabrea que el gato de la foto. Cuando por fin me relajo y digo : voy a dejar mi orgullo a un lado, voy a hacer como que no ha pasado nada y voy a hacer lo correcto. Que creo que es trabajar sin protestar y sin cuestionar lo que los demás hagan o dejen de hacer. pues bien amigo Salvador. Me voy a llevar mi madre a la compra y me doy con la persona en cuestión de bruces, saludo y me vuelven la cara en un gesto de rechazo. Como tengo mucho caracter, primero me enfado y luego me da mucha pena. Llego a casa con la intención de llamar a la coordinadora y decirle que haga ese cuadrante de misas que a mi me parece una locura. Jamás en mis años de catequista habia ido a una parroquia donde los catequistas no van con su grupo a misa y tienen que hacer cuadrante para asistir por turnos. Pero he llegado tan mal que a punto he estado de llamar y decir que no pienso hacer nada más hasta que no me toque. Y gracias a Dios que no lo he hecho, porque un momento después he visto tan claro que esa es la intención del que pone la zancadillas, echarnos del partido. Ha sido curioso, porque cuando más enfadá estaba he recordado con la cara que hoy me miraba un chico cuando cantamos y he pensado que una sola sonrisa de satisfación de un niño bien merece la pena todos mis cabreos y eso que a mi ni siquiera me gustan los niños. Pero como siempre digo, Dios sabe más. Así que he encendido el ordenador y, chas! me encuentro tu comentario que me ayuda en sobremanera, y sabes? Cuando he llegado a la última frase he sentido a mi ángel decirme: Ten en cuenta esta frase, porque serán muchos los instantes que pasarás en Getsemaní si vas a combatir en esta batalla. Seguiré tu consejo, gracias por recordarme que sin la Gracia nada vale lo que hacemos. Es algo importante que nunca está de más que nos recuerden y recordar a los hermanos de combate en esta batalla.

      Eliminar
  2. Lo que te tiene esa persona es una envidia tremenda Mento y ese es el mal del mundo.Tú sigue con la maravillosa labor que haces y no eches cuenta amiga mia.
    Y si un consejo te doy,desde el cariño que tu sabes que te tengo,que la gente no note vuestro roce.Te lo digo por que en mi Parroquia tambien hay pequeñas cosillas entre catequistas y es muy desagradable notar y percibir esas situaciones.

    Un cariñoso saludo amiga mia,luego hablamos ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias amiga por tu consejo, yo desde luego voy seguir en mi linea. No voy a hacer nada al respecto, simplemente seguir como voy. En esta nueva parroquia a la que ahora asistimos mi familia y yo hay mucho trabajo, se porque los acontecimientos me han llevado a este nuevo lugar de misión y es en eso en lo que voy a centrarme. Lo que ocurre es que cuando se tiene mi temperamento... Ya te digo que cuando digo que soy un trasto no lo digo por quedar bien o hacer el chistecillo. Tengo un pronto que tira para atrás si se me cruzan los claves y menos paciencia de la que necesito para servir. Pero al menos lo intento y me dejo a ratos hacer. No me creo la persona apropiada, no creo que yo sea la persona perfecta para as cosas que me pide el Señor que vaya haciendo en este nuevo lugar de trabajo. Pero si Él me da entendimiento para ver que cosas y darme cuenta de lo que hay que hacer... imagino que no se equivoca conmigo, aunque yo me temo a mi misma.
      No creo que sea envidia, aunque puede, creo que es más afán de protagonismo lo que se encuentra en muchas de nuestras parroquias. Personas que quieren mandar, que quieren contar siempre en las cosas importantes, no es más que un reflejo interno dentro de la comunidad parroquial similar a lo que hay en el mundo. Personas que quieren quedar bien. En ese aspecto yo no es que sea mejor, pero lo que hago bien sabe Dios(que es la opinión que me importa) que lo hago por que se que hay que hacerlo al menos en las funciones normales de la vida parroquial. Pero siempre están los que sin hacer lo que podrían, encima critican y meten mierda. Pero hasta este perfil de hermanos es necesario en el grupo, sin ellos tampoco se despertaría nuestro lado malo y posiblemente pecaríamos más de soberbia. Siempre cuando uno estalla como yo hice ayer aprende algo y también se puede pedir perdón, enmendar y dar pie a la fraternidad. Aunque claro está que no es nada fácil, no cuando nos ponemos a nosotros mismo los primeros.
      Imagino que son situaciones más comunes de la cuenta y es importante que las compartamos eso nos ayuda a afrontarlas mejor cuando se repiten. Un abrazo guapa.

      Eliminar
  3. Mento no te preocupes en toda relación humana hay fricciones.
    Creo que solo paciencia.
    DTB!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sin duda la paciencia es fundamental, lo se porque como a mi me falta enseguida descubro la carencia :) y lo difícil que lo hago entonces todo ;)
      Un beso guapa.

      Eliminar
  4. ¡Animo Sacramento!, tu solo haz las cosas por Dios, y deja lo demás. Siempre hay roces envidias, es el demonio que todo lo enreda...Perdona que me meta en tu vida. Un abrazo fuerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tu lo dices Marian, así es. El de siempre haciendo de las suyas y aprovechando nuestras debilidades para enredar.
      Y de eso nada, me encanta tenerte en mi vida :) métete todo lo que quieras que yo lo agradezco mucho, aprendo mucho ;)
      Un abrazo.

      Eliminar

Publicar un comentario

Escribe sin miedos.
Deja escrito lo que piensas.Las palabras liberan a las personas.

Entradas más vistas del último mes.

Daisypath Anniversary tickers