A PRAYER PLEASE (una oración, por favor)



     Hace unos semanas contaba la historia de mi cuñado en una entrada, SEGUNDAS OPORTUNIDADES, mientras desnudaba una parte de mi egoísta corazón. Te decía que la caridad es bonita y todos somos caritativos cuando se trata de dar limosna, de compartir con el pobre, pero pocos son los que recogen al pobre en su casa y comparten su vida con él. Muy pocos los que damos segundas oportunidades de verdad a las personas, los que se implican de verdad en creer y hacer que cambien las cosas a mejor. 

     No voy a mentir, ni disimular mi tristeza, cuando te golpean, siempre duele el impacto aunque según como sea el golpe y como lo enfrentamos sus efectos tardan más o menos en ser eliminados. Sabía que este momento llegaría, pues la justicia de nuestra sociedad se funda en leyes que son para todos iguales, pese a que a veces no lo parecen. La haces y la pagas más tarde o temprano, aunque tengo que decir que desde mi punto de vista me parece que no todos la pagan igual, porque según quien seas, la ley parece caerle más o menos encima al delito. 

     Esta mañana mi hermana y mi cuñado se presentaron en casa, nada más verle la cara a mi niña ya sabia que no iba bien la cosa. Traían la resolución de la apelación que habían recurrido hace unos meses ... Nada ...  Denegada. Así que tiene diez días para presentarse en la cárcel que mejor le venga y cumplir el año de condena que le han impuesto por errores que cometió en la vida que llevó antes. Hace más de cinco años que se desintoxicó y desde entonces arrepentido, intenta llevar una vida digna, ayudando a otros que ahora pasan por lo que él pasó bajo el influjo de las drogas y llevando un modo de vida que nada tiene que ver con la que llevó entonces. Pero estar reinsertado cuando antes has sido reincidente en un delito, parece no contar para la justicia. Has cometido errores y has de pagar por ello. Más me resulta tan injusto que no se estudien más a fondo ciertos casos, aunque imagino que como mi cuñado habrá muchas personas. Que obraron mal en una etapa de su vida y que por la lentitud de los juzgados o de lo que sea que tardan tanto en dictar una sentencia, yo no se de leyes, cuando como en este caso las personas se rehabilitan y están en un momento de estabilidad ... La justicia hace presencia y desafortunadamente, porque ya ha pasado el tiempo, en vez de ser justa incluso puede traer un daño aditivo.
     Mi hermana y mi cuñado van a moverse estos días, intentaran recurrir, aunque pinta mal, y llamar a las puertas que puedan para ver si hay algún modo de que no vuelva a entrar en prisión ahora que esta curado y que ya no es el delincuente que fue. Lo veo difícil, necesitaríamos un milagro, pero si me ayudas con tu oración, quien sabe. Y si ha de ingresar, porque es lo justo, ya que económicamente no se puede pagar lo que robó, que lo pague como la ley impone. Te pido tu oración para que de esta situación salgan fortalecidos y sea lo más llevadera posible. Dios sabe más, no lo dudo.

     Me preguntaba mi cuñado esta mañana con una expresión en la cara que no sabría explicar: ¿Cuñaita, tú vas a ir a visitarme? Pienso que él también ha de tener sus temores, o sus dudas, porque mi familia no está acostumbrada a estas cosas.  En barrios donde hay cierto grado de marginación social, ver chicos jóvenes que se pierden como le pasó a él, llega a ser casi normal. No me atreví a preguntarle a mi cuñado porque me decía aquello. Quizá el piense que me avergüenza ir a la cárcel a visitarlo o que tengo algún tipo de recelo interior por la situación. Pues no, no me importa ir a visitarlo, con gusto iré a la cárcel y al fin del mundo. Porque no me importa lo que piense la gente, ni lo que puedan opinar al respecto. Lo único que me importa es saber que él está arrepentido y que quiere a mi hermana y a mi sobrino y que por su familia está dispuesto a saldar su deuda y seguir adelante. Con eso me basta, lo demás... me la repampinfla...

     No se si leerás esto cuñaito, si te dará lugar antes de que pasen estos días, pero que sepas que estoy orgullosa de ti. De que hayas cambiado y que para mi eres el mismo aquí o en prisión donde no dudes que iré a visitarte cada vez que me dejen entrar. Y como te he dicho hoy, una vez que cumplas con lo que debes, la cabeza muy alta que ya no le deberás nada a nadie y tu pasado será como el de todos, una etapa cerrada de la vida de la que haber aprendido. Y creo que tú ya aprendiste una buena lección. Aquí estará tu familia, no lo dudes.
     
     Y Jesús le dijo: "Yo te aseguro que hoy estarás conmigo en el paraíso" (Lucas 23, 43)


     

Comentarios

  1. Unidas en oración, Mento!

    ResponderEliminar
  2. Gracias María, en estos momentos la oración es fundamental.
    DTB!

    ResponderEliminar
  3. Yo no se si hubiera hecho público un problema tan serio y familiar,pero bueno sabes que tienes todo mi apoyo y desde luego mi humilde oración.
    Dios quiera y todo se arregle.

    Un cariñoso saludo amiga mia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo se amiga, por eso recurro a ti siempre con mi llantina y se que me dices esto desde el cariño que me tienes.
      Antes no lo habría hecho publico, sobre todo porque no todos los que entran en este blog entran con el mismo fin. Pero cuento con el permiso de mi hermana y su opinión es la única que me importa, no lo digo por tí eh? Ya lo sabes. Aprovecho para decirlo porque desde desde ayer me han llegado comentarios de toda índole, la mayoría apoyándome con su oración, y privados que me han desarmado por lo conmovedor de sus testimonios. Y es por eso por lo que cuando me asalta la duda de hacer publico algo personal, prefiero arriesgar. Las personas necesitan identificarse en otros, saber que no son casos aislados, que no están solos y que hay solución. Lo único que lamento es que son menos los que se atreven a dar testimonio publico. Porque se podría ayudar mucho al prójimo con él. Hace falta valor y cuando lo veo a mi alrededor, pese a que soy una cobarde, no tengo otra que tirarme al toro y dar capotazos.
      Y también contar esto es un modo de confesión pública, porque yo no supe en su momento actuar como otros. Puede que haya quien piense que mi hermana se ha metido en un berengenal, y sí, voluntariamente ha decidido apostar por un hombre con un pasado manchado, yo no lo hice con su edad, dejé al chico con el que salia porque no quise complicarme la vida. No fui más responsable que ella, simplemente amé menos y fui más egoísta y no quise apostar por creer realmente que merecemos un voto de confianza, una segunda oportunidad. Con esta historia de mi hermana y mi cuñado estoy aprendiendo mucho Belén y creo que merece la pena compartirlo, aunque se que me expongo a la murmuración y a ser otra comidilla en el barrio, pero ya me conoces, jeje, le pongo más rápido al que se atreva dos banderillas que el mejor de los banderilleros de cualquier cuadrilla de torero, jajaja.
      Un abrazo amiga, me voy a catequesis ;)

      Eliminar

Publicar un comentario

Escribe sin miedos.
Deja escrito lo que piensas.Las palabras liberan a las personas.

Entradas más vistas del último mes.

Daisypath Anniversary tickers