Blog personal, donde cuento experiencias de la vida cotidiana en relación con Dios, con la familia y con los amigos. Si te apetece desconectar un ratito y descansar, conectaté a este blog, encontraras muchos amigos de los que seguro aprenderas algo bueno, como estoy aprendiendo yo.

ama

ama
Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, con todas tus fuerzas. (Dt. 6,4.)

miércoles, 30 de octubre de 2013

LA LOCURA DEL HALLOWEEN. (diario de una madre imperfecta)

     

Como no espabilemos, nos vamos a quedar con menos relleno en el coco que la famosa linterna de Jack of the lantern. 

     Sí, esa calabaza, que menos en la sopa, la tenemos en todos sitios presente estos días.

     Esta mañana fui con mi madre al cementerio a adecentar el nicho de mis abuelos. En esta fechas ya se espera ese momento. Para mi es una bendición hacerlo con mi madre. Algo que cuando no esté se que voy a echar mucho de menos. Ya de pequeña yo iba con mis padres llegando esta fechas y ahora soy yo quien llevo a mi madre y a mis hijos. A estos para que se vivan las tradicciones y en el futuro puedan seguirlas. Creo que es algo especial, dentro de la practica de la fe, también dar su lugar a las tradicciones y por supuesto no permitir que se mezticen con estas costumbres que vienen de fuera y que no solo desvalorizan nuestras fiestas cristiana, sino que llena de podredumbre y consumismo las cabezas de nuestros menores.


     Ya otros años he dado mi opinión desde este blog de lo que pienso al respecto de esta fiesta del halloween. Pero madre mía, lo que he visto esta mañana es ya para cagarse. Y perdona mi expresión. Pero te aseguro que es para cagarse por las patas abajo.

     A primera hora fui con mi madre al cementerio a adecentar la tumba de mis abuelos paternos que son los que están enterrados aqui en mi ciudad. Y el dia de los Santos iremos al pueblo de mi madre a visitar la tumba de sus padres. Puede que parezca una tonteria, Hay quien así lo opina, que es ridículo eso de poner flores a los muertos. Pero personalmente creo que las tradicciones es importante que no se pierdan. Mira, a mi me gusta cada año seguirla con mi madre, como ella hacia con la suya, hay pueblos como el de mi madre que llevan muy en la tradicción popular lo de celebrar la fiesta de los difuntos. Hacer misa y pasar toda la noche en el cementerio. Las familias acuden enteras, con niños incluidos y hacen chocolate y buñuelos y el camino al cementerio esa noche es un paseo agradable, donde muchos paisanos de fuera vuelven a encontraser y se recuerdan tiempos ya pasados. Creo que merece la pena, ya no solo por celebrarlo cristianamente, si no por que en una sociedad tan secularizada donde ya la gente no se relacionan apenas en ese ambiente de familiaridad, creo que costumbres como estas son muy necesarias. 
     En mi ciudad no se lleva tanto. Aunque, estos dias el cementerio parece un panal de abejas de gentes que van y vienen con los cubitos y las flores de plástico. Nosotros aunque modestamente, porque el presupuesto no da para más, hemos comprado unas florecitas que recuerdan a las flores silvestres del campo. Pienso que tampoco hace falta tirar la casa por la ventana, más si no se puede. Lo importante es hacer misa por nuetro difuntos y en dias tan señalados, los que estamos vivos disfrutar de compartir el momento. 
     Hoy mientras mi madre y yo volviamos por el pasillo central del cementerio, volví a recrearme a su paso de esos momentos. Todos los años igual, viendo como mi madre se hace mayor y el corazón se me encoge al pensar cuando ya no venga ella. Aunque rechazo ese pensamiento enseguida y me quedo con lo bueno de poder estar otro año igual que el anterior, aunque ambas tengamos más arrugas. Este año le he hecho una foto mientras hablaba con su hermana mayor por el móvil, me aparté un poco de ella y me encanta su expresión al llamar su atención y girarse a mirarme, estas son esas que captan los gestos que tanto nos gustan de los nuestros.
  


     Lo que me espanta es lo que vi después. Tenia que comprar un regalito para un compañero de Iván que le ha invitado hoy a su cumple y madre mia...
... Me veo a la gente como loca en los pasillos del bazar comprando todo tipo de adornos de halloween y en el pasillo de disfraces... Ni te cuento. Que exagerado me resultó el espectáculo. Lo primero que se me vino a la cabeza fue la crisis, ¿esto es un páis en crisis? Y a la primera de cambio la gente nos volvemos loca con la fiesta más ridicula que nos quieren por cojones meter y que encima aceptamos encantados. 
     Sí, la crisis es descomunal, pero mayor que la económica es la que tenemos de identidad.
     De verdad que yo alucino, personas de todas las edades felices y tan panchas de estar consumiendo articulos para esta ridicula fiesta de halloween. ¿Donde iremos a llegar Señor? Y ya te digo que yo soy la más fiestera del mundo, que no soy ninguna mogigata y que me gusta más una fiestecilla que a un tonto un carrito como decimos por aquí abajo. Pero las cosas que ve una me hacen llevarme, de verdad, las manos a la cabeza. Habia una señora de la edad mi madre que estaba protestando en la caja del comercio porque habia comprado unas flores para poner en la tumba de algún familiar y se quejaba a la dependienta del precio elevado. Y me fijo un poco en su cesta y llevaba un montón de articulos de decoración de calaberitas, calabazas y chorradas varias todos adornos típicos de halloween. Por la cabeza me pasó una frase: Si más de un muerto levantase la cabeza, se moria de la impresión al instante. 
     
     ¿Que quieres que te diga? Yo sigo a lo mio, a recordar a mis difuntos y a celebrar el día de todos los Santos el estar viva y el tener aún la oportunidad de ser alguien mejor que vive con la intención de hacer algo bueno, o al menos lo intento. 
     Hoy mirando la tumba de mi abuelo, pensaba en lo mucho que le gustaba tomar el sol en las piernas por las mañanas. Se sentaba al umbral de la puerta a sol y sombra. Así está todas las mañanas su tumba, por la posición en que está situada, Le da el sol solo algunas horas por la mañana y a mi me hace gracia las coincidencias y pienso que él hubiese elegido estar así para la eternidad si lo hubiese hecho. Y tengo que sonreír con una mezcla de satisfacción y nostalgia.


     ¿No es más bonito celebrar unas fiestas con momentos así que con tanto disfraz y calabazas? Yo creo que sí.



jueves, 24 de octubre de 2013

SIRVIENDO AL CRUCIFICADO.




     Me ha sucedido en muchas ocasiones y en diferentes Iglesias. Te sientas en el banco, contemplas al Crucificado que preside en muchos templos el altar mayor y… A mí siempre me parece ver un Dios más elevado al cielo que humano. No sé si sabré explicarme. Siempre me pierdo en los Crucificados, pensando para mí que sentiría Dios siendo hombre, sufriendo el dolor como cualquiera de nosotros y unido a su Divinidad pasar el trance de la Cruz suprema que fue su sacrificio por nuestra salvación. Me result más fácil ver al Dios que al Hombre, no sé, hay tallas impresionantes que parecen reales. Bien sean por su realismo sufriente o el halo de humildad y aceptación que manifiestan esos rostros de Cristo clavados en la cruz, abriéndonos los brazos de un Padre y reconciliando a las creaturas con su Creador.
     Me ha pasado algo que quiero compartir. El cura de la Parroquia a la que ahora asistimos mi familia y yo, ha hecho arreglos en el altar mayor, unos huecos para alojar una talla de la Inmaculada y un Corazón de Jesús. Cualquier arreglillo de obra, lía un lio tremendo cuando ya se hace en plan reforma dentro de lo ya edificado, quienes habéis hecho alguna reforma en casa sabéis de qué hablo. Cortar la pared con el rotafles ha convertido el templo en un paisaje invernal, todo se cubrió de polvo blanco y espeso, tal como si una nevada hubiese hecho presencia. Pepe y yo como estamos parados, nos ofrecimos a echar una mano, con el fin de ayudar a la economía de la Parroquia, que para confesar, ni está bien de fondo, ni de ayuda de mano de obra, se entiende, no? Je, je. Pues nos encajamos allí los dos. Pepe fue quien limpió la parte de madera del chapado del techo, porque había que hacer malabarismos desde la escalera de pintor y estaba a mucha altura. Cepillamos el lienzo de terciopelo rojo que cubre el altar mayor y da fondo al crucificado que lo preside. Y cuando tocó limpiar al Cristo fue Pepe quien me sostuvo la escalera que de alta parecía que iba a subir al cielo literal. Y yo subí a limpiar al Señor. Lo que sentí…No voy a olvidarlo en la vida. Cuando cepillaba el lienzo de terciopelo, miraba de reojo la imagen allí tan cerca, tan inerte… Tengo vértigo, así que ponerme a más de dos metros para estar a su altura era algo que me hacía tener el estómago apretado y revuelta la cabeza, la boca seca y las rodillas temblando. Pero una vez más me dije: si hay que hacerlo se hace y punto. Mientras subía con dificultad y miraba no dar ningún golpe con los utensilios a la talla, tuve una extraña sensación. Una emoción me embriago, no podía dejar de pensar en ese momento en la historia de la salvación en que ya Cristo muerto era descendido de la cruz. Pensaba en sus amigos, en su Madre, en las personas que pudieron contemplar ese instante de bajarlo, de asearlo para la sepultura, el corazón iba a estallarme. Pensar y sentir, saber que ese dolor, que ese sacrificio, que ese cuerpo inerte me ha dado la vida eterna y el saberlo aquí y ahora…
   Estaba frente a la cara de una reproducción de mi Señor, pero mi pecho ardía con un fuego abrazador, tanto que sentía vida en ese instante y en ese momento intimo que estaba viviendo. Nunca imaginé que podría sentir algo así y doy gracias a Dios por permitirme experimentar un momento tan bonito. Comencé limpiándole el rostro, con el paño húmedo y luego le secaba con sumo cuidado, me sentí falta de merecimiento, pequeña, como si realmente se me diera la oportunidad de participar en un momento histórico. Sentí pudor, un pudor extraño mientras seguía lavando la reproducción del crucificado por partes, como si de un hombre real se tratara, le lave los brazos, las manos, el pecho. Mientras bajaba hasta los pies, pedía perdón por mis pecados, por los pecados del mundo, por las ofensas de aquellos que atentan contra las cosas sagradas. Deseé besar los pies al llegar a ellos, pero me sentía tan in merecedora que no fui capaz.
   No sé si soy capaz de transmitirte parte de lo que he vivido, para mí ha sido una experiencia muy bonita que doy gracias a Dios de haber vivido y que aunque sé que puede que no se repita, lo que si se es que mientras las piernas me den para mantenerme en una escalera, aunque sea sudando y temblando por el vértigo, no voy a permitir que al Crucificado de mi Parroquia se le vea por el polvo blanquecida la cabeza. No siempre la parroquia dispone de dinero para pagar ese tipo de limpieza y no todos se atreven a subir y asumir el riesgo, no solo de caerse, si no de estropear algo sin querer. Yo lo he aprendido en esta experiencia y estoy dispuesta a ofrecer mi servicio cada vez que sea necesario y el Señor me lo permita. Te aconsejo que si alguna vez te brindan la oportunidad en tu Iglesia, no la dejes pasar porque bien merece la pena servir, no solo por el bien de los demás, en estos casos siempre los mayores beneficiados sorprendentemente terminamos por ser nosotros mismos.

     Gloria al Padre, gloria al Hijo, gloria al Espíritu Santo!!

lunes, 7 de octubre de 2013

Zapatos para seguir caminando.

     Estaba yo el viernes por la tarde tras la inaguración del III Encuentro de Blogueros con el Papa. Pensando  como volver al hotel caminando con tantos amigos, hermanos en la fe. Lamentando la ausencia de mis bambas y acordándome de toda la familia de quien inventó los tacones en los zapatos.
     Mi ángel sonrió.  Al instante Mauricio se acerca y me ofrece llevarme en su coche  de regreso ya que también me había llevado al lugar del encuentro desde el hotel  Quienes usáis tacones podéis imaginar como me sentí. Vi el cielo abierto.
     Acababa de iniciar el fin semana, el encuentro y yo ya estaba con los pies fastidiados. Al infierno con el demonio, ya estaba trabajando en lo suyo.
     Esperábamos a Mauricio cuando siento que mi ángel me dice: Deberías pedir lo que necesitas.
     Ya empezamos, pensé,  y le respondí, unos zapatos ahora mismo sin tacones no sería mala idea.
    Pídelos, me dijo.
    Como si fuera tan fácil, a esa hora y corriendo para la cena. Y entonces pasó.  Pensé enseguida que si tuviera madurada mi fe si sería fácil. Y mentalmente le pedí a Dios que me ayudase. Y...  no te lo pierdas...
     ... Llega Cristina y me pregunta que me pasa,  le digo que me están matando los tacones,  me dice que me presta sus zapatos,  me río, porque tengo un 41 y siempre resultan ser mas grandes mis pies. No puedo creerlo, me dice que ella también,  estoy aturdida. Llama a su hija con el móvil  y en cinco minutos la chica está alli con los zapatos que ves en la foto.
  
     ¿Puede ser tan fácil? Me pregunto aun desconcertada por la sorpresa y la emoción.
     Unos zapatos nuevos, planos,  de mi número. Cristina me dice que si me quedan bien son míos,  que me los regala.  Los había comprado para usarlos ella en el encuentro...
     ...¿Crees  que se puede decir algo más?...
     ... Pues sí.
     Oigo al Señor como me dice con esa voz que no tiene palabras y que es inconfundible:
     Te dije que estaría a tu lado y aquí sigo. Zapatos, ahí los tienesponlos en tus pies y sígueme.
     Es tan fácil, tan sencillo, tan entendible el modo en que Dios continuamente esta mandando mensajes al hombre. Desde mi experiencia te digo que no dudes en pedir. Pedir y se os dará. A mi  me dio estos zapatos,  signo visible que me recordará y me confirma que Dios es mi Padre y que en Jesucristo me acompaña y en la  fuerza de su Espíritu actúa en los demás y me provee.
     Gloria al Padre. Gloria al Hijo. Gloria al Espíritu Santo!!
 
    
    

jueves, 3 de octubre de 2013

Mañana nos vemos.

     Dios mediante, mañana nos vemos en Valladolid.
     Sigo sin cobertura a Internet en casa por lo que no se como me saldrá esta entrada desde el móvil.  De todos modos aquí  os la dejo si no sale el video pinchar al enlace.  Es la presentación del encuentro, Mauricio hace una invitación muy bonita que os invito a ver.
     Y lo dicho,  si Dios quiere, que yo creo que va a ser que si,  nos  vemos mañana.
     A los que también participais  estoy deseando daros un abrazo y a quienes no podéis ir,  os llevo en el corazón del mismo modo que os llevo cuando voy a hacer comunión con Cristo.
https://www.youtube.com/watch?v=l2ccGFLXOHI&feature=youtube_gdata_player
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...