Daisypath Anniversary tickers

CON LA INOCENCIA DE UN NIÑO. (Diario de una madre imperfecta)


"Llámame inocente...

Fuente de imagen:© Michael Jastremski 

     En mi vida me he llevado fracasos monumentales por apostar por las personas con el corazón y dejando a la niña que vive en mi tomar el control. Siempre he creido que era mejor levantarme del suelo que llegar la primera por haber arrollado a los de alrededor. Siempre he sido muy competitiva, pero en el tema sentimental y humano, nunca he sido capaz de crecer más allá de aquella chiquilla pecosa de ojos verdes que cree que con amor y paciencia puede lograrse todo. 

      La vida, las experiencias y los "herodes" que a lo largo de mi existencia han querido arrasar con esa inocencia que me ha ayudado a levantarme sin buscar culpables. Me han echo siempre ir dudando de si soy normal o es que sufro algún síndrome infantil o algo así. Siempre en conflicto interior, intentando alumbrar a la mujer en que me he convertido sin perder de vista la niña que fui. Cuando los mayores pierden toda la inocencia, de algún modo mueren para siempre aunque vivan hasta los cien años. Siempre me pregunto si es por eso por lo que Dios mandó el inicio de la salvación de su creación en la inocente y frágil persona de un Niño. Y me lo sigo preguntando cuando con tristeza pienso en tantas posibles madres que sin conocimiento de la magnitud de su decisión matan a tantos inocentes cada día en esta etapa del ser. 

     Se me hacen preguntas tan difíciles de entender. Y entonces toma el control la niña pecosa y me recuerda el tiempo en que mi dios era mi padre. Ese hombre de pelo rizado, anchos hombros y pecho fuerte que yo, inocente,  creía que era invencible y que lo podía todo. Y si que lo podía, en mi mundo inmediato de niña lo podía, porque todo lo que tenia que hacer era cuidarme.  

     Y apareció mi verdadero Dios, y cuanto más lo conozco, más he de luchar contra los "herodes" que intentan romper esa reserva de inocencia que cree en lo intendible, en lo inesperable, en que mi Dios como Padre todo lo puede y en que Él sabe el sentido de cada circunstancia, la respuesta a cada una de mis inquietudes. 

     Mantener contra el mundo esa inocencia es quedar muchas veces como una idiota. Hay tantos sinónimos, que comúnmente se suelen utilizar con la palabra inocente cuando te quiere llamar con diplomacia gilipollas. 
     Tantas veces que una queda muerta de bruces en el suelo, porque lo que para otros es sinónimo de gilipollas para mi es sinónimo de misterio, de esperanza, de confianza, de saber que aún sin entender estoy en el camino correcto.

     Si tú también eres un inocente, bienvenid@ al club de los idiotas sociales. Quedemosnos como niños con lo último que hacemos, solo los niños viven el momento sin preocuparse en que van ha hacer más tarde. Y ahora en la persona de un inocente Niño llega la salvación a quien la quiera recibir. En la inocencia de los santos mártires hay un misterio de gloria a Dios que yo aún no llego a comprender. En la confianza de los que son como niños, radica la fuerza elemental de la fe. Así que bienvenid@ al grupo de los idiotas, que de momento, siendo los tontos de la sociedad, tenemos todas las papeletas para ser  los beneficiados con el mejor premio.


... A ver quien es el más tonto al final del paso por esta vida"





Comentarios

  1. Me encanta cuando llamas a las cosas por su nombre con ese salero jajajaaaaaa

    Un cariñoso saludo amiga mia :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay Belén, yo algunas veces me temo después de dar al publicar y leer lo que ya está lanzado. Jeje.
      Ya me conoces, soy visceral e impulsiva y a veces olvido que el modo de expresarme puede no ser comprendido. Ya sabes, las palabras que utilizamos en las diferentes regiones ya varian, cuanto más se diferencian y pueden cambiar de sentido en otros países. Yo escribo como soy, como hablo, no intento arreglar nada o ponerme bien por el echo de estar tecleando y poder dar a la tecla de borrar. Soy de las que digo lo que estoy sintiendo siempre intentando no herir a quien esté delante, pero siendo fiel a lo que soy. Y, jeje, soy una andaluza muy mal hablá. ¿Que le vamos a hacer?
      Un abrazo grandote en el día de la familia, Tú eres parte de la mía Campanilla.

      Eliminar

Publicar un comentario

Escribe sin miedos.
Deja escrito lo que piensas.Las palabras liberan a las personas.

Entradas populares