LA LOCURA DEL HALLOWEEN. (diario de una madre imperfecta)

     

Como no espabilemos, nos vamos a quedar con menos relleno en el coco que la famosa linterna de Jack of the lantern. 

     Sí, esa calabaza, que menos en la sopa, la tenemos en todos sitios presente estos días.

     Esta mañana fui con mi madre al cementerio a adecentar el nicho de mis abuelos. En esta fechas ya se espera ese momento. Para mi es una bendición hacerlo con mi madre. Algo que cuando no esté se que voy a echar mucho de menos. Ya de pequeña yo iba con mis padres llegando esta fechas y ahora soy yo quien llevo a mi madre y a mis hijos. A estos para que se vivan las tradicciones y en el futuro puedan seguirlas. Creo que es algo especial, dentro de la practica de la fe, también dar su lugar a las tradicciones y por supuesto no permitir que se mezticen con estas costumbres que vienen de fuera y que no solo desvalorizan nuestras fiestas cristiana, sino que llena de podredumbre y consumismo las cabezas de nuestros menores.


     Ya otros años he dado mi opinión desde este blog de lo que pienso al respecto de esta fiesta del halloween. Pero madre mía, lo que he visto esta mañana es ya para cagarse. Y perdona mi expresión. Pero te aseguro que es para cagarse por las patas abajo.

     A primera hora fui con mi madre al cementerio a adecentar la tumba de mis abuelos paternos que son los que están enterrados aqui en mi ciudad. Y el dia de los Santos iremos al pueblo de mi madre a visitar la tumba de sus padres. Puede que parezca una tonteria, Hay quien así lo opina, que es ridículo eso de poner flores a los muertos. Pero personalmente creo que las tradicciones es importante que no se pierdan. Mira, a mi me gusta cada año seguirla con mi madre, como ella hacia con la suya, hay pueblos como el de mi madre que llevan muy en la tradicción popular lo de celebrar la fiesta de los difuntos. Hacer misa y pasar toda la noche en el cementerio. Las familias acuden enteras, con niños incluidos y hacen chocolate y buñuelos y el camino al cementerio esa noche es un paseo agradable, donde muchos paisanos de fuera vuelven a encontraser y se recuerdan tiempos ya pasados. Creo que merece la pena, ya no solo por celebrarlo cristianamente, si no por que en una sociedad tan secularizada donde ya la gente no se relacionan apenas en ese ambiente de familiaridad, creo que costumbres como estas son muy necesarias. 
     En mi ciudad no se lleva tanto. Aunque, estos dias el cementerio parece un panal de abejas de gentes que van y vienen con los cubitos y las flores de plástico. Nosotros aunque modestamente, porque el presupuesto no da para más, hemos comprado unas florecitas que recuerdan a las flores silvestres del campo. Pienso que tampoco hace falta tirar la casa por la ventana, más si no se puede. Lo importante es hacer misa por nuetro difuntos y en dias tan señalados, los que estamos vivos disfrutar de compartir el momento. 
     Hoy mientras mi madre y yo volviamos por el pasillo central del cementerio, volví a recrearme a su paso de esos momentos. Todos los años igual, viendo como mi madre se hace mayor y el corazón se me encoge al pensar cuando ya no venga ella. Aunque rechazo ese pensamiento enseguida y me quedo con lo bueno de poder estar otro año igual que el anterior, aunque ambas tengamos más arrugas. Este año le he hecho una foto mientras hablaba con su hermana mayor por el móvil, me aparté un poco de ella y me encanta su expresión al llamar su atención y girarse a mirarme, estas son esas que captan los gestos que tanto nos gustan de los nuestros.
  


     Lo que me espanta es lo que vi después. Tenia que comprar un regalito para un compañero de Iván que le ha invitado hoy a su cumple y madre mia...
... Me veo a la gente como loca en los pasillos del bazar comprando todo tipo de adornos de halloween y en el pasillo de disfraces... Ni te cuento. Que exagerado me resultó el espectáculo. Lo primero que se me vino a la cabeza fue la crisis, ¿esto es un páis en crisis? Y a la primera de cambio la gente nos volvemos loca con la fiesta más ridicula que nos quieren por cojones meter y que encima aceptamos encantados. 
     Sí, la crisis es descomunal, pero mayor que la económica es la que tenemos de identidad.
     De verdad que yo alucino, personas de todas las edades felices y tan panchas de estar consumiendo articulos para esta ridicula fiesta de halloween. ¿Donde iremos a llegar Señor? Y ya te digo que yo soy la más fiestera del mundo, que no soy ninguna mogigata y que me gusta más una fiestecilla que a un tonto un carrito como decimos por aquí abajo. Pero las cosas que ve una me hacen llevarme, de verdad, las manos a la cabeza. Habia una señora de la edad mi madre que estaba protestando en la caja del comercio porque habia comprado unas flores para poner en la tumba de algún familiar y se quejaba a la dependienta del precio elevado. Y me fijo un poco en su cesta y llevaba un montón de articulos de decoración de calaberitas, calabazas y chorradas varias todos adornos típicos de halloween. Por la cabeza me pasó una frase: Si más de un muerto levantase la cabeza, se moria de la impresión al instante. 
     
     ¿Que quieres que te diga? Yo sigo a lo mio, a recordar a mis difuntos y a celebrar el día de todos los Santos el estar viva y el tener aún la oportunidad de ser alguien mejor que vive con la intención de hacer algo bueno, o al menos lo intento. 
     Hoy mirando la tumba de mi abuelo, pensaba en lo mucho que le gustaba tomar el sol en las piernas por las mañanas. Se sentaba al umbral de la puerta a sol y sombra. Así está todas las mañanas su tumba, por la posición en que está situada, Le da el sol solo algunas horas por la mañana y a mi me hace gracia las coincidencias y pienso que él hubiese elegido estar así para la eternidad si lo hubiese hecho. Y tengo que sonreír con una mezcla de satisfacción y nostalgia.


     ¿No es más bonito celebrar unas fiestas con momentos así que con tanto disfraz y calabazas? Yo creo que sí.



Comentarios

  1. ¡Que bonitos recuerdos! Algo parecido sucede en mi país, solo que me da algo de miedo ir al cementerio....los asaltos, atracos, robos son el pan de cada día.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que pena que haya tanta inseguridad ciudadana amiga. Aquí también pasa en ciertas poblaciones. En el pueblo de mi madre la noche del 31 es muy especial, todo el cementerio se llena de candiles. Los familiares los guardan todo el año y los encienden esa noche. Y las familias van a rezar y a visitar todos juntos a sus familiares difuntos, es una tradición bonita, la verdad y no esto de tanto zombi y cabeza de alcornoque disfrazado.
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Una mamarrachada de fiesta el jaloguin...pero también mucha hipocresía en la gente el día de Todos los Santos...ese día los cementerios intransitables y el resto del año...que solos están los muertos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, que gracia me hace tu sinceridad, no te lo voy a negar, aquí como en botica hay de todo. Pero hasta a la hipocresía de la que hablas era yo capaz de apuntarme antes que a esta sinsentido de celebración que es halloween. :)

      Eliminar
  3. Un cariñoso saludo amiga mía. :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se te había olvidado el saludillo, eh? jijiji...

      Eliminar
  4. Jajajaaaaa es que no podía parar de reír a cuenta del "jalogüin"y se me fue el santo al cielo. :))))

    Un cariñoso saludo amiga mía. ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay el santo, jajaja, yo me estoy invocando a todos para lidiar hoy con el tema en catequesis. No se como irá con tanta fiesta de calabaza que hay montada en el barrio.
      Un abrazo :D

      Eliminar
  5. Mento, me ha encantado tu post. No hace mucho, hace unos 6 años volví de los madriles, y entonces Haloween no había entrado aún. Ahora leyendo, mirando me doy cuenta que está metida de lleno en todos los ambientes.
    Por acá, en estas latitudes, hace muchos años que dicha "fiesta" ha tomado a los peruanos a imitación de gringolandia.
    Soy pastelera, y no me importa perder dinero, pero no hago campaña de Halloween, no la celebro, no es mi fiesta, no tiene nada que ver con mi fe y mis creencias.
    Un abrazo!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues haces bien, Inés, lo que pierdas en dinero Dios te lo recompensará por otro sitio. Yo haría como tú.
      A mi me ha pasado una cosa muy curiosa hoy. Yo doy catequesis a niños de comunión los viernes, pero para que no pierdan mañana la clase se la he dado hoy. Me extrañó no ver al grupo que dan catequesis los jueves esta tarde y resulta que cuando voy a recoger a mis hijos más tarde al karate. me encuentro a la catequista con otras madres del barrio y los niños celebrando halloween. Hoy el barrio se ha echado a la calle con la celebración y los niños disfrazados con los mayores de muertos y cosas tipicas del halloween. Me dio mucha pena ver como estamos tan engañados.

      No les juzgo, ellos no conocen la verdad y no pecan, pero nosotros que si la conocemos tenemos el deber y la obligación de ser fieles a Jesucristo y no dejarnos arrastrar por el entusiasmo equivocado de la gran mayoría. Haces muy bien, me alegro por ti amiga.
      Un abrazo.

      Eliminar

Publicar un comentario

Escribe sin miedos.
Deja escrito lo que piensas.Las palabras liberan a las personas.

Entradas más vistas del último mes.

Daisypath Anniversary tickers