Daisypath Anniversary tickers

CRÓNICAS DE UNA BODA CALÓ unida en Santo Sacramento.



  Era la jamba entre los caló una de las seis o siete personas que no pertenecíamos a la etnia gitana, incluidos el sacerdote. (Y eso que mi bisabuelo el gran José María,cuentan que era de los gitanos más guapos que pisaron  las tierras de Málaga en su tiempo.)
El sábado mi madre y yo fuimos a acompañar al hijo de la mujer de mi primo que se casaba. Ellos son de etnia caló. Se casaron por el rito de su raza. Pero anterior a este lo hicieron el la Iglesia por el rito católico y sellaron con el sacramento su unión.
   Por cuestiones de salud y personales ya habíamos avisado de que no asistiríamos a la boda, pues era en otro municipio, más como la celebración católica era en nuestra ciudad, fui con mi madre para acompañarlos. Por la mañana tenia mis dudas al respecto. No conseguía entender como personas que no creen en un sacramento van a casarse a la Iglesia solo porque queda bonito y tradicional para un día grande. Lamentablemente muchas de las parejas que se casan hoy día van y sellan su amor con Jesucristo sin saber lo grande e importante de la alianza que están sellando.
   Pepe se quedó con los críos  y mi madre y yo fuimos, en representación de la familia. Cuando llegamos fue algo raro, no había movimiento que indicara que allí se iba a casar nadie. Llegó las ocho y nada. Solo el cura, el diacono, mis tíos (abuelos adoptivos del novio) y nosotras. Casi a la media llegó la "marabunta". La Iglesia está en uno de los barrios marginales más conflictivos de mi ciudad. La marginación, junto a la droga, y otro tipo de delincuencia es lo que impera en el barrio, en medio, una Iglesia católica que hace de faro junto a la Iglesia de la comunidad del "Culto" de los gitanos el  mayor colectivo del barrio. Creí que iríamos a allí al casamiento, pero fue en la nuestra, cosa que me alegró, aunque ya te digo que nunca he comprendido porque se casa la gente sin al menos considerarse católico. 
   Durante el largo rato que esperamos ver aparecer a alguien más, mi paciencia y mi humildad fueron puestas a prueba. El sacerdote de pie en el altar esperando me miraba, joven, el más guapo de los hijos de "Eva" que he conocido. Su mirada y su sonrisa lo decían todo, se ve que sabia lo que pensaba mientras le miraba y  con su expresión y esa lenguaje del alma me lo dijo todo.
   Jesucristo tiene un gusto especial para elegir a sus sacerdotes, yo siempre se lo he dicho, elige a los mejores.  Este sin duda lo es hasta físicamente, es imposible no reparar en ello. Mientras le miraba muchas frases que he oído en mi vida pasaban por mi pensamiento. Algunas de ellas de esas que me hago cada día cuando me veo como soy frente a la grandeza de Dios. Podia sentir al tentador, en su mejor papel de abogado intentando pillarme entre mis propias preguntas. Pero la sonrisa del sacerdote era tan reveladora, que incluso llegué a imaginarme que tenia un rotulo en la frende por donde pasaban mis pensamientos en forma de texto luminoso.
   Pues como os digo llegó la marabunta, el "jaleo" imposible, los niños...solo les faltó subiese al madero con el Cristo crucificado del altar. Jamás he visto tanto desorden, tanta falta de respeto por un lugar santo como esa noche. Los novios llegaron entre un barullo de familiares y amigos impresionantes que no respetanban nada. Tengo que decir que me sorprendió mucho la gran participación de personas que acudió a la Iglesia. Sobre todo porque se que para ellos, el verdadero rito es el que vendría después cuando se marchasen de allí con el pañuelo. Me sorprendió, lo confieso que participasen también de este. Pero si hubo algo que me sorprendió realmente fue ver allí literalmente a Jesucristo en medio de su pueblo. Poniendo orden sin perder la sonrisa, tratando a cada uno con una paciencia, una caridad y un amor similar al que me habia dedicado a mi durante la casi media hora anterior. Sin perder la calma, sin juzgar, sin hacer sentir gentil a nadie, ni fuera   de lugar a ningún invitado a la celebración. 
   Sí, le vi tan claro, no le hacia falta que hablara, en un momento nuestras miradas se volvieron a cruzar y su sonrisa me lo dijo todo: 

Hoy ha venido la salvación a esta casa; por cuanto él también es hijo de Abraham. 

 Porque el Hijo del Hombre vino a buscar y a salvar lo que se había perdido

(Lucas 19, 9-10)

   Madre mía, que bofetada recibí. No se refería solo a lo que mis ojos estaban viendo, no solo era Jesucristo en medio de un pueblo similar al de su época, de personas gentiles a las que Él venia a mostrarse y a salvar. No, en medio del gentío  la más gentil de todas era yo, que juzgaba en mi cabeza y tenia mi corazón cerrado y Él me estaba mirando, me sonreía y me decía   Porque estas perdida vengo a mostrarte esto hoy, mira mi actitud, no juzgues y actúa como yo, porque eso es todo lo que has de aprender ahora. Me puse a llorar. La ceremonia fue muy breve y diferente a todas las que había visto, parecía todo tan informal. Pero nunca antes he asistido a una boda tan autentica. Después del unir a los esposos en Santo Sacramento llegó el momento de la peticiones y acción de gracias. Y entonces el sacerdote pidió a los asistentes que si alguien quería decir algo , pedir algo expresar su alegría, lo que fuera (así lo dijo) que era el momento. Fuera de las celebraciones del camino neocatecumenal, no estoy acostumbrada ha ver que se utilice mucho, solo en contadas ocasiones lo he visto hacer así. De pronto todo el jaleo que había en el templo cesó.  Parecía mentira que se pudiera producir el silencio durante casi un minuto que a mi me pareció un siglo, con el jaleo que durante todo el tiempo imperaba. Vi que mi madre se giraba hacia mi y el corazón ya me empezó a latir a mil horas, suele pasarme cada vez que doy un eco o comparto mis experiencias. Primero el corazón me empieza a coger velocidad y mientras más me niego a abrir la boca, más fuerte me late, y se que tengo que hacerlo. Levanté la mano y su sonrisa me atravesó, él sacerdote ya se dirigía hacia mi, así que en mitad de aquel bombeo bestial de mi cardio, volví a imaginarme con el rotulo luminoso en la frente.
   Pedí por los recién casados y por los matrimonios presentes y luego di gracias por lo que acaba de descubrir... Jesucristo no viene a salvar a los buenos, ni a los medio buenos, no, viene a salvar a los pecadores como yo. A los que somos una maquina de hacer juicios sobre los demás cuando Él no juzga nuestro comportamiento. 
   Hoy quería compartir un poco de mi experiencia contigo y terminar esta entrada dando gracias a Dios Padre como hice el sábado. Por no quedarse en su Gloria comtemplandose, por no hacerlo todo desde su Omnipotencia y venir en Jesucristo a darme la oportunidad a mi de elegir si quiero salvarme o no, si quiero conocerlo o no.

Te doy gracias Señor, porque aunque nosotros no te conocemos Tú si nos conoces a cada uno de nosotros y nos tienes en cuenta.

Comentarios

  1. ¡Que bonita crónica Mento!
    Dios nos ama mucho y es muy bueno.
    Mejor dicho es la SUMA BONDAD Y EL AMOR.
    Gracias!!
    DTB!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Él lo tiene todo María, bondad, amor, paciencia...aishs...y como se desvive por hacérnoslo llegar.
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. No es casualidad que hayas estado ahí para poder presenciar y experimentar lo que describes, felicidades Sacramento!! Dios realmente tiene contigo detalles (detalles de enamorado de ti) que sólo alguien con la 'sensibilidad espiritual a flor de piel' lo descubre... aunque tú ya lo has antes sabido, creo que es de esas ocasiones en que se experimenta una percepción más profunda de la realidad del amor incondicional de Dios.
    Un abrazo de oso amiga!!.
    Paz y bien.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad amiga es que fue un momento muy especial de ver como Dios tiene tanta paciencia y caridad conmigo cuando yo ni un poquito por lo mismo con lo demás.
      Otro de osos para ti, je,je.

      Eliminar
  3. Hoy ha llegado la salvación a esta casa... gracias Mento, por dejarme ver con tus ojos. Es una gracia ver la vida, y todo lo que nos pasa desde la fe. besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando Dios nos lo permite amiga, se ve tan claro. Lo vi entre el gentío, muchos estaban siendo salvados sin darse cuenta. Yo fui la hija prodiga que si me daba cuenta de que estaba siendo salvada, no por ser mejor, sino por el amor y la misericordia con Él me lo mostraba.
      besos.

      Eliminar
  4. Qué bonita boda y que bien contada.
    Como veo que no has leido el correo de google, te cuento que la Junta de Andalucia le ha concedido a mi hija Esther, gaditana de nacimiento y de habitad, la Medalla de Andalucía, junto a otros nueve, por ser la primera mujer española y andaluza, que ha mandado dos barcos de la Armada. Te lo digo para que veas lo que son las cosas, yo que me meto tanto con los socialistas. Seguro que sale en Canal Sur, junto a Antonio Banderas y los otros ocho, la conocerás enseguida porque va de uniforme de marino.
    Besitos y buenas noches nos dé Dios.

    ResponderEliminar
  5. Se me olvidaba, es el 28 por la mañana en el teatro Maestranza.
    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creí que merece la pena contarlo aunque sea dejar ver la maquina de hacer juicios que soy, mi cabecita no deja titere con cabeza si me descuido un poco.
      Vi lo de tu niña en facebook y te lo comenté, me dio mucha alegria. A lo mejor no lo has visto lo que te dije. En google+ Mili ahora cada vez que entro lo hago desde el email y suelen pasarseme cosas amiga, porque tengo mucha actividad que me llega desde esa red social. No solo por mi perfil personal, también por el Pecas y el de Blogueros con el Papa. Estuve haciendo cambios y filtros y cometí un fallo que me dejo mi cuenta gmail sin una etiqueta, sin correo y sin contactos. Igual por eso pasé por alto comentarte allí también.
      Cuando puedas enviame un correo desde tu cuenta para volver a añadir tu cuenta a mis contactos.
      Oye, ¿pero tú mañana estas aqui en Sevilla? Con los niños ando super liada, pero si estás puedo intentar hacer lo que sea por ir a conoceros.
      Dime.
      Un beso.

      Eliminar
    2. No Mento, no vamos a ir y eso que un antiguo compañero de julio nos había invitado a un hotel y algunos festejos, pero es un mal momento para nosotros y como mi hija va con su marido ya no está sola,, fíjate que al niño tienen que dejarlo con la asistenta en el Puerto de Santa María que es donde residen, aunque Esther ahora está haciendo en Madrid un curso de Estado Mayor y se va todos los finde a su casa para volver el domingo por la noche. Menos mal que el marido, marino también, es un padrazo y cuida del niño, 3 años, de maravilla. De eso no había en mis tiempos,jaja...
      Sí que me hubiera encantado conocerte, pero ultimamente viajo muy poco.
      Guapa, vaya lío con Google. Muchos besitos, que seas feliz.

      Eliminar
    3. Jolines me habria encantado conoceros a Julio y a ti.
      El Puerto está cerca, haber si algun avez que vengas para abajo me avisas antes y nos conocemos para darnos un abrazo muy grandote.
      un beso.

      Eliminar
  6. Gracias por tu crónica Mento. Verdaderamente no debemos juzgar las cosas que hay a nuestro alrededor, aunque pensemos que estamos "defendiendo" lo nuestro. La verdad, Jesús vino a salvar a todos y nosotros no somos quién para limitar ese salvamento. Gran lección que aprendiste, pero que haces extensiva a quienes te leemos. Gracias nuevamente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí Tere, a mi me cuesta mucho aprender, pero hay que hacer el cambio cuando se nos da la oportunidad. Lo peor que podemos hacer es creernos en la verdad absoluta por estar donde estamos en la Iglesia y estar aprendiendo. Cuando creamos que estamos juzgando bien, incluso entonces Dios a mi siempre me dice: Miramé a mi, yo no entro en juicio contigo, simplemente te amo y te dejo ser tal cual eres.
      Un beso amiga.

      Eliminar
  7. Vaya lección que no has dado!!! A mi la primera,claro!!

    Un cariñoso saludo amiga mia :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero bueno Belén...JAJAJA... la confianza es verdad como dice el refrán que da asco, que me quieres quitar ser la primera, no puede ser :D
      Ahora en serio, la lección la da siempre El Mismo y nosotros las compartimos según nos enteramos. Hay que pedir a Dios que no deje de alecionarnos aunque nos duela o en un principio no entendamos.
      Un abrazo.

      Eliminar
  8. Mento, que los genes "guapos" de tu bisabuelo siguen bien vigorosos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero bueno...JE,JE...
      Viniendo de un hombre con tan buen gusto, este piropo me hace sentir en estos momentos la mujer más guapa y "agracia" del mundo mundial, jajaja.
      Gracias amigo, como sabes llegar al corazón de las personas.
      Un beso guapo.

      Eliminar
  9. Mento que gracia tienes.....y que privilegio el poder "ver" lo esencial en momentos tan de Fiesta!!!!
    Me encanta que pudieras romper el silencio para la peticion que como sabes es el Espiritu quien nos la arranca, y despues lo agustico que te quedas despues de dar Gloria a Dios......ne ha encantado!.

    ResponderEliminar
  10. Respuestas
    1. Pues si socio a veces con el silencio decimos y hacemos más que con un millón de explicaciones y el vocabulario entero.
      Un abrazo.

      Eliminar
  11. Gracias por compartir esta experiencia y además con la gracia que lo haces. Realmente cada uno tenemos mucho que meditar y aprender. Y lo importante es saberlo ver. Los sacerdotes con su ejemplo son una verdadera guía, y esta entrada tuya también nos ayuda. Que bonita esa idea de imaginar a Jesús en medio de su rebaño. Cuantas veces damos por sentado como actuaría Jesús, creemos estar seguros con nuestras ideas, pero Jesús, como entonces cuando vivió entre los hombres, nos sorprendería. Tengo un libro muy bueno sobre el evangelio que se titula "Jesús, escándalo de los hombres".

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Escribe sin miedos.
Deja escrito lo que piensas.Las palabras liberan a las personas.

Entradas populares