Daisypath Anniversary tickers

LAS ÚLTIMAS CARCAJADAS DEL 2012.

Hoguera de la leña ardiendo y brillantes ascuas Foto de archivo - 14555318

No fue un buen año en mi vida, aunque no puedo quejarme, lo he vivido junto a los míos y eso es más de lo que tenia cuando lo empecé.

     En casa de mis padres como cada noche vieja, familiares y los de siempre nos reunimos a cenar y a tomar las uvas. Cuando todos se sentaron alrededor de la cena aproveché el momento para coger el mejor sillón y sentarme junto a la chimenea. Después de todo la gastroenteritis no iba a dejarme cenar. Así que mientras la marabunta aniquilaba los manjares de la mesa yo me perdí en un lugar de mi cabeza y mi mundo interior con una de las imágenes que más me gusta, la de la lumbre. Mira que me gusta a mi una candela, quizá por esa raiz gitana que aunque muy mestizada me llega  del gran Josemaría, padre de mi abuela paterna. Para mi es un placer inexplicable contemplar el fuego y ver las llamas danzar, como decimos por acá abajo: me gusta más que a un tonto un carrito. Aunque lo del pobre tonto y el carrito no tengo ni puñetera idea de donde viene.
     Comencé a analizar lo que habían sido los últimos meses en casa sin Pepe y estos últimos días de tenerle en casa y de pronto saltaron mis pensamientos a la noche vieja anterior. Lo mal que se lo hice pasar a él y a todos con mi intento de suicidio. Recordarlo fue como caer de boca dentro de la chimenea, me quemaban los ojos y la garganta. Me dije a mi misma que eso ya era parte del pasado y que lo importante era que había conseguido pasar el resto del año defendiéndome como una jabata y sin volver a intentarlo. Eso es darle con un canto en los dientes al demonio. Pero ni aún con ese conocimiento conseguí salir de mi tristeza, entonces sucedió. Hay una persona en mi vida que tiene el don de arrancarme una sonrisa y hasta de hacer que me parta de la risa en el momento más triste y nefasto si es preciso, ese es mi viejo. Yo no se que tiene mi padre, pero me basta estar a su lado, comentamos una de nuestras paridas, recordamos alguna anecdota,  hace una de sus objeciones a algo y a mi ya se me desencaja la mandíbula de la risa. Por Dios, no se quien despertará en mi sementaje libertad cuando el me falte. Todo mi cerebro se descongestiona y hasta mi espíritu después de desarmarme con él a carcajadas. 
     Yo estaba de espaldas a todo los demás asistentes del salón y de cara a la chimenea, pero los héroes tienen ese poder de rayos x en los ojos que ven hasta los traspuesto. Así que de pronto me habla y me dice: gordita no te lo pierdas que voy a contar lo que me ha pasado esta mañana con mi Iván. 
     Para quien no lo sepa Iván es mi hijo pequeño de seis años. Pues hay va la aventura de abuelo y nieto que hace que casi me de un infarto de la risa a mi y a toda criatura viviente que se encontraba presente.

  Estaba mi viejo en mitad de su huerta haciendo una de esas cien mil cosas que siempre tiene que hacer en mitad del campo y mi hijo con su amiguito jugando en el camino de entrada de mi finca. Una señora que va vendiendo por la calle ambulante ve a mi padre a través de la valla que da a la calle y llama a mi hijo que es quien está junto a la cancela. Mi hijo sale corriendo junto a mi padre y le va diciendo a voces mientras llega a su altura:
   
     -¡ Abuelo, abuelo...
Que hay una mujer en la puerta que dice ¿qué si quieres un mojón?!
     
A lo que mi padre suelta la soleta en el suelo y se vuelve a mirar mientras le grita sin pensar en lo que dice al niño:
     - ¡¿Como? Corre y le dices a la mujer que el mojón "pa" ella!
     Mi hijo se da la vuelta a medio camino y se pone a gritarle a la mujer diciéndole con la mano que no.

     - ¡Que dice mi abuelo que no, que el mojón "pa" ti!

     Pobre mujer, si a mi me coje fuera tendiendo o haciendo algo me da algo. Contaba mi padre que la mujer enseguida comenzó a gritarle.

     - ¡Oiga caballero que no es un mojón, que voy vendiendo morcones, ¿qué si quiere un morcón?!

     Pues esta son las cosas que a mi padre le pasan a patadas, vamos que si se llega a dedicar al mundillo de los cómicos se hace de oro. Mi madre que salió a comprar el morcón dice que no sabía donde meterse de la vergüenza que pasó con la señora. A mi en cambio me toca salir y me parto con ella de la risa seguro, después de disculparme. Por eso con mi viejo yo me lo paso de muerte, con él de cualquier situación sacas algo divertido y tiene ese carisma alegre del hombre andaluz por excelencia que se ríe hasta de su sombra.
Después de reírnos con esta anécdota vino ese repertorio de ellas que ya conocemos toda la familia y amigos pero que cada vez que las cuenta nos hace rompernos de risa. Y que en cada reunión le pedimos que cuente porque no hay nada mejor que compartir con quienes quieres que esas risas sanas

.

Comentarios

  1. No sabes lo que yo me alegro de tu alegría y que pudieras disfrutar de tus padres. Para mi ha sido la primera Navidad sin ellos. En cuatro meses se fueron los dos.Aunque se por la fe que están conmigo en la comunión de los santos etc, pero todo ha sido distinto...
    Gracias Mento. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te entiendo perfectamente Marian. Porque yo me crié y crecí con mis abuelos. Con dieciseis años perdí al último, ahora tengo 38 y aunque se que me encontraré de nuevo con ellos en la casa del Padre el tiempo no anula la necesidad de tenerles conmigo. Eran mis segundos padres y noto sus ausencias y en fechas marcadas...Duele, aunque una lo acepte, pero el dolor duele.
      Yo no quiero ni pensar en cuando falte mi viejo, porque de verdad que tiene ese don de arrancar mi parte canalla de guasa, de reirme hasta de mi sombra,y para alguien con los problemas que yo arrastro de depresión la risa es una cura que no tiene precio.
      Animo amiga mía, cuando de nuevo nos reunamos con los nuetros, será una fiesta continua junto a Dios que no tendrá fin y todo esto pasará.
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Totalmente de acuerdo. Y además están esas bromas internas que quizá no entiende nadie pero que son ya como de la familia. feliz año, mento y gracias por este blog. Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y anda que no, esos chiste que no hay por donde cogerlos pero que en boca de los mismos hace que todos nos partamos. Hay la familia, que regalo tan bonito del cielo.
      Gracias por tus palabras, pero lo mejor de este blog sois vosotros que lo hacéis grande con vuestra presencia y participación.
      Un abrazo.

      Eliminar
  3. ¡Felicidades Mento!
    Dios te regalo una bella familia.
    DTB!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí María. He tenido la gran fortuna de nacer en una familia aunque no católica practicante si con los valores de familia bien definidos. Y donde no se ha apartado a Dios pese a no estar en el lugar que les pertenece. Y además ahora, he tenido aún más fortuna con la familia que Dios me ha permitido formar con Pepe. Somos gente muy normal, nos reimos en lo bueno y hasta en lo malo y eso hace que todo fluya con más suavidad.
      Un beso amiga.

      Eliminar
  4. Que entrada mas bonita Mento,se tiene que emocionar mucho al leerla.

    Dios te bendiga amiga mia.

    Un cariñoso saluddo :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi viejo no sabe leer amiga, ay, pero ni falta que le hace. Te encantaría si le conocieras, no sabes lo guasón y lo buena persona que es. Un hombre sencillo, muy luchador, te parece bonita la entrada porque mi padre es bonito. Es un buen hombre Belén y encima te partes de risa con él.
      Un beso amiga.

      Eliminar
  5. Mento, pues ya se ve de quién te ha venido tu buen humor. Que una cosa es que a uno le sobrevenga y le acompañe una enfermedad con la que hay que luchar pero que nadie busca, y otra no tener sentido del humor, y tú esto último lo tienes y a raudales.

    Y ese niño, a ver si afina el oído... ;D

    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si no fuese por Dios y por la forma de ser que me ha dado, no se como sería mi vida. A veces me quejo porque soy muy contradictoria, igual me rio que lloro, pero de no ser así... Yo jamás creí que pudiera caer enferma de una cosa como la depresión. Y eso que tengo otras enfermedades que... Te llevarías las manos a la cabeza, al menos la depre no mata me dijo una amiga cuando se enteró de la última, pero es porque no sabe lo que es levantarse y acostarse pensando y no queriendo hacerlo en mil formas de quitarte de en medio. Oir voces que te incitan al suicidio, dudar incluso de una misma, es muy duro, yo no se lo deseo a nadie. Pero a veces al final hasta me río de todo ello, tengo que sacar mi vena humorista y reírme, si no no podría seguir. La risa realmente es una buena medicina y cuando tienes al lado alguien con un sentido de humor a prueba de bomba que te la provoca por mal que estes...Eso no hay ni medico, ni medicina que lo cure. Y creo que cuando me falte puede que mi hijo le coja el relevo, porque ya apunta maneras, jeje.
      Un abrazo.

      Eliminar
  6. Mento....jajajajaja me has hecho reir, Que belleza de familia. He podido siempre vivir las Navidades en plenitud, mi familia era muy especial...se cantaba se bailaba y mi padre ponis la casa que era toda ella un Belen!!
    Ahora que estan en el Cielo los he sentido muy cerca de nosotros....y henos dado gracias por todo, pidiendole no nos abandone nunca! un abrazo y felices Reyes!!!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Escribe sin miedos.
Deja escrito lo que piensas.Las palabras liberan a las personas.

Entradas populares