Daisypath Anniversary tickers

QUIEN ESPERA DESESPERA. Diario de una madre imperfecta.

Sala de espera del aeropuerto o área de negocio con el hombre de pie mirando hacia fuera de la ventana de la torre de control Foto de archivo - 5341744

     A 30 horas de tener a mi hombre en casa, ando como si me me hubiese tragado   un alíen en el desayuno y comenzara a crecerme por dentro. 
     Madre del Amor Hermoso, cuanta razón tenia mi pobre abuela cuando me decía que nunca había visto a nadie tan impaciente. Eso porque no llegó a conocer a mis hijos. Después de dos meses sin Pepe en casa, esta semana va pasando a cuenta gotas. No se cuantas veces al día Iván me pregunta cuando falta quitando siempre de en medio el día que transcurre, aunque me lo pregunte nada más abrir los ojos por la mañana. 
     Luego dicen que los pantanos en algunas zonas de Andalucía están dejando ir agua porque estan al 100% de su capacidad. Al limite ando yo, con la capacidad saturada y mermada con estos dos que me van ha hacer reventar. Ahora comprendo lo que mi madre ha debido de pasar conmigo y la velocidad que siempre he llevado por alcanzar lo que venia después.
     Se que debería estar contenta, mañana Iván cumple ya seis añitos y Pepe va a estar en casa hasta el lunes por la tarde. Tengo todo lo que una mujer de mi edad puede desear en la vida y necesitar para ser medianamente feliz si no es muy exigente. Todo lo básico lo tengo gracias a Dios cubierto. Sin embargo me embarga la tristeza, estos días  no me deja ser yo misma, con mi forma alegre de enfrentar el momento. No me reconozco, ya te digo, debería de estar contenta. Hecho tanto en falta a Pepe, tenia tantas ganas de que al menos pudiera encontrar vuelo para estar en el cumple del niño. Tengo tantas ganas de verle, pero lo único que me apetece es llorar. ¿Puede entenderse? Yo no lo entiendo, me encuentro al limite de mi capacidad para fingir que todo va bien por dentro y que estoy bien. No se que me ocurre, ando como en una obra de teatro interpretando. En el fondo tengo tanto miedo a venirme abajo, a romper a llorar cuando le vea, a que toda mi necesidad de tenerle en casa con nosotros estalle y se haga visible. 
     Así que aquí ando, entre consagraciones, novenas y oraciones, pidiéndole a Dios fortaleza para aceptar el día a día tal y como tenga que ir llegando y dando gracias. Pues a pesar de todo, no dejo de ser consciente que tal y como esta el panorama, Dios no para de bendecirnos. 

Comentarios

  1. Al final van a tener razón,los que dicen que a las mujeres no hay quien las entienda :))

    Ánimo,que mira que regalo te da el Señor.

    Un cariñoso saludo amiga mia y un besazo al cumpleañero :))

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El cumpleañero me tiene hasta la coronilla. La paciencia estos dias asoma menos que el sol entre chaparrón y chaparrón.
      Pues si, somos seres extraños, seguro.
      Yo de verdad que no me entiendo ni a mi misma que ya manda huevos. Tengo un descontrol de emociones que... uf... no me gusta sentirme tan vulnerable amiga, eso es el fin de todo lo que me pasa.
      Iván te dice que vale y pregunta si vas a venir, jajaja.

      Eliminar
  2. Ay niña, cómo te entiendo, es tan fácil decir: Sé fuerte", mira si te desbordas cuando Pepe llegue, mejor que mejor..., pero espera hasta ese momento.

    Yo, sin ningun motivo aparente estoy empezando a entrar en la tristeza de todos los noviembres, que le vamos a hacer, creí que este año me iba a librar porque ya estamos a día 8 y andaba bien, pero de pronto recordé que mi hija mayor cumple 51 años y se me vino el mes encima, Está en Brighton, divorciada hace años, tres hijos mayores e independientes como son los ingleses, ella en depresión hace años y sin querer ayuda de nadie, ni de nosotros ni de dos hermanos con sus familias que tiene allí.
    Oye guapa, perdóname porque en vez de animarte vengo a dejarte penas en tu blog.

    Besitos, pelito verde...jajaja...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las penas con pan son menos penas, eso dice el refrán. Nada que perdonar. Es importante tener amigos con quien poder abrir las puertecitas del alma. Ves, yo no sabia lo de tu hija, se que en noviembre te pones un poco bajilla de animo pero no conocía el motivo, desde ya la encomiendo en mis oraciones también. Imagino como ha de sentirse por lo que me toca, yo ha habido temporadas en mi vida que estado con la depre bastante mal y ni siquiera he querido reconocerlo, menos pedir ayuda. siempre he sido muy reacia a tomar medicación. Hasta que padeci un brote severo psicótico y ya me di cuenta que no podía dejarme más. Llevo muchisimos años ya con medicación y tengo etapas, puedo ponerme perfectamente en la situaión, cuando la depresión se queda cronica es muy dificil de vivir con ella, es una enfermedad que aún no se entiende socialmente. Quien no no padece no lo puede comprender y quien ha padecido una depresión temporal por causa tampoco. Una llega a sentirse muy incomprendida y llega el momento en que rechaza incluso a las personas que más nos quieren. Reza mucho por ella y deja a su ángel y a Dios que se encargen de acompañarla y sostenerla. Como madre es imposible no preocuparse. Pero como enferma te digo que en los peores momentos mi ángel siempre sabe como decirme que no estoy sola. Él llega donde ni mi madre ha podido llegar estando a mi lado. Sufre lo necesario Mili y usa el resto de fuerzas para rezar.
      Un beso guapa y mucho animo.

      Eliminar
  3. Pues ánimo Mento, da gusto leer a esposas asi, y no te alteres en si te vas a echar a llorar o no...El sabrá ponertelo en el corazón,tanto si lo haces como si no, no te adelantes! debe de no ser nada fácil tener a tu marido tan lejos,un abrazo grande y felicita al pequeño de mi parte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Lah.
      No es nada fácil, no. Yo pensaba que lo llevaría mejor porque he sido siempre muy independiente. Pero es tan diferente cuando eres esposa y madre. Había quien me decía al principio de encontrar Pepe este trabajo que me acostumbraría y que hasta me gustaria tener al marido fuera, mujeres que tienen siempre a sus esposos fuera. Yo dudo que llegue ni a acostumbrarme del todo, ni mucho menos a gustarme. Ya va para un año y lo llevo igual de mal que el primer día. Claro que una se va adaptando, lo que no mata te hace más fuerte. Pero de hay a preferir estar así, ni muerta. Sin embargo he de dar gracias a Dios porque como están las cosas Pepe tiene un trabajo y yo cada dia estoy en casa por primera vez con mis hijos, que es donde estoy descubriendo que es el mejor lugar para tener a una madre.
      Un abrazo.

      Eliminar
  4. Gracias Mento por relatarnos esta lucha que debe animarnos a todos a recurrir al Señor ante cualuier necesidad, mucho más si es para poner bajo su amparo a nuestra familia.

    Que disfrutes estos días con Pepe. Mucho ánimo y mis felicitaciones a Iván!! Qué mayor!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A ti por acompañarme.
      Sí, el tiempo pasa muy deprisa. Estos últimos seis años han sido vertiginosamente rápidos en mi vida. Cuando me quedé embarazada de Iván apostamos muy fuerte, me quedé sin trabajo en un momento laboral muy bueno. Y una vez lo tuve, me salió un trabajo que tuve que pillar sin agotar la cuarentena y la baja maternal. Cuatro años de la vida de mi hijo que casi me pierdo con tanto trabajo y tanto correr. Pepe casi tres parado en casa, haciendose cargo de ellos y con los rol cambiados. Los dos últimos años casi he estado fuera de combate meses y meses con la depre. Ahora pese a la separación, comienzo a tomar de nuevo las riendas de mi vida. En una situación muy distinta a lo que estoy acostumbrada, pero en el fondo me gusta mi nueva vida. Poder estar en casa con mis hijos. Me perdi los primeros años de Lucia completamente y ahora se que los dias que vivo con ellos, gracias a Dios ya no puede robarmelos nada ni nadie. Y aunque soy un trasto de madre, porque no tengo ni practica, ni paciencia, doy gracias a Dios por mi enfermedad y por poder estar en casa con ellos. De haber estado bien, nunca me hubiese parado y hubiese valorado con capacidad. Hasta las cosas malas que nos pasan Dios las permite por algo y yo estoy agradecida de haber podido con su ayuda descubrir cual es mi prioridad en la vida y mi lugar.
      Un abrazo Elige.

      Eliminar
  5. Mento, lo que te pasa tiene un nombre técnico: "ser mujer". Es un factor muy extendido, de hecho, lo posee aproximadamente el cincuenta por ciento de la Humanidad (es la parte de población que "te entiende"), la otra mitad carecemos de él (somos la parte de población que os observa con perpleja incomprensión... "está contenta, le da ansiedad, se pone a llorar y me riñe").

    Te aviso, no se cura (¡a Dios gracias!) Serás mujer hasta el minuto final de tus día y, si te descuidas, algunos más. Así que a tener santa paciencia.

    Un abrazo, chica de Ibiza ;D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, bueno, no se si decir que es grave o no.
      Supongo que será tan complicado como lo de ser hombre... uf... Y tener que adivinar como estamos.
      Yo siempre me he considerado un caso perdido, porque de verdad que soy un trasto, la persona con más controversia emocional que te puedas cruzar. Tener personas que dependen de una es mucho más complicado cuando se tiene esta forma de ser. Pero bueno, como veo que va para largo no tendré más que tomármelo con algo que se llama paciencia y que espero encontrar en algún momento, je,je.
      Un abrazo.

      Eliminar
  6. Te entiendo muy bien, yo también lo he pasado. Ánimo y piensa en la llegada, no te "comas la cabeza"...es normal llorar de alegría...

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay Rosa... Ojala pudiera tener la cabeza como un aplique, jajaja, ahora me la pongo, ahora la dejo en la mesita de noche. Es la que peores jugarreta me hace, la cabeza, porque siempre controlar lo que el resto de mi persona siente.
      Intentaré dejarme llevar por la alegria y no por la impaciencia.
      Un abrazo.

      Eliminar
  7. Felicidades, ser MUJER y desear a tu marido, su llegada muestra el amor que tienes hacia él y en tus entradas se denota, aunque tus nervios y genio te jueguen pequeñas travesuras como los chavales

    ResponderEliminar
  8. Bueno, si ya ser mujer con todo un complejo de hormonas femeninas es complicado ser esposa y madre a mi por lo menos me desbarata el puesto. Quizá me he llevado más años de los que debía viviendo sola y ahora me cuesta más doblegar el caracter. Cualquiera diría que me conoces bien, mis nervios y mi genio, sí. Desde fuera no se aprecia lo nerviosa que soy, pero este remolino de caracter me juega malas pasadas, ya sea por sensibilidad o por guerrera, es como ir manteniendo el equilibrio en lo alto de la ola ;)
    Un abrazo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Escribe sin miedos.
Deja escrito lo que piensas.Las palabras liberan a las personas.

Entradas populares