Daisypath Anniversary tickers

EL AMOR QUE TE PUEDE SALVAR.




     Cuando uno ama, por regla general espera ser correspondido, si no con un sentimiento igual, al menos parecido. Y por regla general cuando no es así se sufre. Nuestras expectativas se desmoronan frente a nuestros ojos y el amor se convierte en otro sentimiento en nosotros que en lugar de dar felicidad, nos hace sufrir como un cosaco. Ese es el tipo de amor que impera en nuestra sociedad actual. 
Te amo porque me amas.
Te amo porque soy feliz amándote.

     En cambio cuando el amor no es aquello que esperamos, el desamor se encarga  de amargar hasta el último suspiro. Ese es el amor que hoy nos enseñan, en el cual nos apoyamos, cimentamos nuestra felicidad en él. Y corremos el riesgo de perderle en un solo impulso. Porque no es un amor verdadero. 

Mientras yo era niño, hablaba como un niño, sentía como un niño, razonaba como un niño, pero cuando me hice hombre, dejé a un lado las cosas de niño.
(1Cor. 13,11.)

     Esto nos recordaba San Pablo en la primera epístola a los Corintios refiriéndose al amor verdadero. Ese amor que cuando llega y se experimenta nos hace sentirlo y comprendedlo con la mentalidad de un ser adulto, superior. Con la capacidad de seguir amando frente a la adversidad. Solo existe un amor con la garantía de no cambiar. Un amor inalterable, inagotable, que contagia como un virus y te inmuniza frente al desamor y al egoismo. Solo hay un amor que al experimentarlo rompe todos los prejuicios y nos cambia la forma de amar, de esperar, y de apoyarnos en los afectos.

 Ese amor tiene un nombre: JESUCRISTO.






Comentarios

  1. Mentito ¿Sabes que cuando entro en tu blog y en otros através de Google no puedo comentar? Muchas veces he querido hacerlo y me he ido enfadada, ahora me he dado cuenta que tengo que entrar desde mi lista de blogs.

    Bueno el caso es que me encanta lo que has escrito, por eso el amor humano para que dure siempre, tiene que tener sus raices en el amor de Cristo.
    Guapa, muchos besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No tengo ni idea de porque puede pasarte eso a la hora de comentar, parece raro, pero a lo mejor no lo es tanto, la verdad es que no se que decir. Haber si consigo enterarme de porque pasa.
      Ahora que vamos camino ya de entrar en el tiempo de adviento, pensé que era el momento de definir y diferenciar un amor de otro. Es tan pobre poder conformarse con un amor mediocre cuando se puede alcanzar al Amor original. Poder amar amar egoistamente porque amar nos hace ser felices después de todo o por el contrario amar contra toda lógica y sentido, contra uno mismo si cabe, en favor del amor. Ay... será que estoy un poquillo con la vena romanticona inflamada, pero gracias a Dios que para esto no hay cura, la verdad es que no tengo interés de curarme de esto, je,je.
      Buenas noche Mili guapa, un beso.

      Eliminar
  2. Preciosa entrada :)

    Un cariñoso saludo amiga mia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ayer vimos el vídeo, gracias, eres un sol.
      Un abrazo.

      Eliminar
  3. ¡Hola Mento!
    Yo creo que el amor se confunde con muchos otros sentimientos.
    Pero uno los descubre cuando les pone su nombre, creo que esa es la manera como se va purificando la recta intención de amar. Un ejemplo muy claro es el poema NO ME MUEVE, MI DIOS, PARA QUERERTE.

    No me mueve, mi Dios, para quererte
    el cielo que me tienes prometido,
    ni me mueve el infierno tan temido
    para dejar por eso de ofenderte.

    Tú me mueves, Señor, muéveme el verte
    clavado en una cruz y escarnecido,
    muéveme ver tu cuerpo tan herido,
    muévenme tus afrentas y tu muerte.

    Muéveme, en fin, tu amor, y en tal manera,
    que aunque no hubiera cielo, yo te amara,
    y aunque no hubiera infierno, te temiera.

    No me tienes que dar porque te quiera,
    pues aunque lo que espero no esperara,
    lo mismo que te quiero te quisiera.

    Este poema es solo por poner un ejemplo, pero esto se va también al amor humano. ¿Por qué amo a una persona? Y haciendo el ejercicio resulta todo un cúmulo de afectos que me faltan. Ejemplo: Amo a la persona porque me compra todo lo que quiero, se llamaría interés y no amor, amo a esta persona porque me hace sentir bien, es decir soy una persona con inseguridad, y así por el estilo en todas las sensaciones de lo que creo que es amar.

    Por eso me gusta ese poema, porque aparte de mostrar como debe ser el amor a Dios, también se puede tomar como referencia como puede ser el amor humano.
    Es decir sin esperar nada de nada.
    Muchos padres incluso piensan tengo que dar esto y esto a mis hijos para que cuando sea mayor ellos me "den" cuando yo no pueda. O sea, hay un interés de por medio, sería mejor le doy a mis hijos porque los amo, sin importar si un día me van a regresar el favor.

    Aunque se escuche feo pero amar no tener interés, es decir no esperar nada de nada, solo que ella sea feliz.
    Creo que es también como nos ama Dios.

    Mento, cuanto me haces pensar.
    Gracias!!
    DTB!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El amor de Dios es tan diferente María, es como dices: desinteresado. crea todo un universo y como centro en vez de quedarse Él pone a una de sus criaturas, a nosotros. Y lo da todo al hombre porque le ama y cuando el hombre se pierde, lo ama aún más viniendo a entregarse en una vida humana. Es un amor casi incomprensible, eso si es estar loco de amor. El amor humano por el contrario siempre termina por tener un tinte de interes personal, incluso el de una madre con los hijos que es el cariño más desinteresado que hay.
      Solo experimentando el amor de Dios el hombre es capaz de ver la diferencia y desear aspirar a amar de otro modo.
      Un abrazo amiga.

      Eliminar

Publicar un comentario

Escribe sin miedos.
Deja escrito lo que piensas.Las palabras liberan a las personas.

Entradas populares