¡¿COMO ESTÁN USTEDES...?!



¡BIEEEEEEENNNNN...!



¿Cuantas veces respondimos de niños y de no tantos niños esta pregunta con un bien multitucional?
Muchos ya lo sabéis y seguro que tú si tienes más o menos los 40 lo lamentarás y sentirás como yo. 
MILIKI el tercer y último payaso de la tele nos dejó ayer. Parte indispensable de la niñez de España de los 70 y 80. ¿Quién no ha reído con ellos, ha soñado, ha cantado y a deseado tener una roja nariz de payaso? ¿Quién de nosotros al ser padres no ha enseñado a sus pequeños aquellas canciones de: Hola don Pepito, hola don José, Susanita tiene un ratón, la gallina Turuleta y muchos más.
Hace dos décadas que enterré a mis abuelos, hoy siento una tristeza parecida, es como enterrar un resto de aquella niñez que ya no vuelve y que quedó atrás convertida en recuerdos.



En casa de mis abuelos veía con ellos Había una vez un circo. Mi abuelo José daba unas carcajadas impresionantes, lo recuerdo como si fuera ayer. Solo se sentaba a ver las corridas de toros y los payasos de la tele. Así se les conocía entonce. Todavía recuerdo el día que se compró en casa la primera tele en color y  de pronto aquellos payasos parecían más vivos y alegres con sus largos vestidos rojos.  Ver el espectáculo en color no se olvida. 
Mi abuelo era muy cuchufletas, creo que hubiese sido un buen fichaje para el circo . De pequeña se ponía a cantarme todas esas canciones y encima las acompañaba de coreografía  si tenían y si no él se la inventaba.  Cuando fui creciendo ya me daba vergüenza cuando mi abuelo seguía cantando y haciendo el payaso delante de mis amiguitas. Hoy lo hecho de menos. ¿Qué no daría yo por un instante volver a uno de aquellos momentos y verlo cantar y bailar? Después de todo con el tiempo descubrí que yo había heredado ese síndrome payasil.

Miliki se fue ayer, Dios lo tenga en su Gloria.
Gracias por hacer tan feliz y ayudar en una educación sana de valores a tantos niños de mi generación y de otras hasta el día de hoy.

Te dejo con dos de sus canciones, mis favoritas. Una porque me recuerda  a mi abuela Cayetana que siempre nos la cantaba en la cocina dándonos la mano antes de darnos la tostadita de aceite y azúcar a mis primos y a mi. Y la otra porque era la que más cantaba con mi abuelo, poniéndose un pañuelo en la cabeza y haciendo de sirvienta a su manera. Que payaso eramos.

Comentarios

  1. Hay personas que dejan una huella muy pero muy profunda, que nada ni nadie la puede borrar.
    Que el Señor lo acoga en su Reino.
    Gracias Mento.
    DTB!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que así sea María. En nuestras vidas hay muchas personas así gracias a Dios.
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Comparto tus sentimientos. Hasta mis hijos que no lo conocieron como nosotros, mostraron ayer su pesar. ¡Un buen hombre camino del cielo! Descanse en Paz. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad Angelo, cuatro décadas de enseñar y divertir por fuerza se siente. A mis hijos ya solo les llega de lo que una cuenta, pero es como una parte de la familia, familia... Ya no existe ese tipo sano de entretenimiento para los peques y de existir son tan poquitos y los medios no les dan oportunidades como antes. Ahora solo vende la violencia y hacernos romances con series para niñas de la edad de mi Lucy.
      Bueno seguiremos luchando desde dentro de casa ;)
      un abrazo.

      Eliminar
  3. Era la ternura personificada.

    Un cariñoso saludo amiga mia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, y una capacidad creadora impresionante, suerte que sus hijos siguen por el mismo camino. Pero como decía antes a Angelo, son otros tiempos en que la diversión sana ya no vende. Y el monopolio de los medios de comunicación lo tienen acaparado los de siempre.
      Un abrazo.

      Eliminar
  4. Fue parte de mi infancia también, y de la de mis hijas, porque recuerdo cuando las llevábamos al circo del arte, o veíamos esos otros programas que hizo años más tarde. La cuestión es que es el día de hoy y yo canto sus canciones con mi sobrina de tres años...

    Un abrazo, Mento!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso nos pasa a todos, je,je. Mi padre siempre me llevaba a mi de pequeña y también recuerdo con cariño a Torrebruno. Luego cantaba las canciones con mi hermana a la que llevo 15 años y aún no habia terminado con mi hermana comenzaron a llegar Lucy e Iván, así que es imposible no seguir con ellos. Ademas son canciones que no pasan y que vienen tan bien en cualquier momento. en el coche son indispensables ;)
      Un abrazo.

      Eliminar

  5. Querida Mento, no estés triste, la niñez vuelve con los nietos y los payasos también, creo que Miliki y familia son imperecederos,gracias a las grabciones siguen presentes. Cuando llega Paula a mi casa, el abuelo la recibe siempre con: "Hola don Pepito, hola Don José..." y la nena lo pasa bomba.
    Yo los he disfrutado muchísimo con mis hijos y ahora con los nietos.

    Dios tiene que premiar a Miliki por todo lo feliz que nos ha hecho a niños y mayores.

    BESITOS, GUAPA

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay Mili, que no se que he hecho con tu mensaje que no consigo publicarlo más que así.
      Me ha encantado lo que escribes, es la pura verdad. La canción que refieres creo que es la que más nos une a los abuelos, yo casi puedo oír el eco de la voz de mi abuela.
      Ahora con el embarazo de mi hermana tengo una nueva ilusión, otro peque para que siga la cadena, je,je.
      Un abrazo.

      Eliminar

Publicar un comentario

Escribe sin miedos.
Deja escrito lo que piensas.Las palabras liberan a las personas.

Entradas más vistas del último mes.

Daisypath Anniversary tickers