Daisypath Anniversary tickers

COMBATE.


     Hace unos días un señor al cual no conozco me pedía en facebook amistad, me había dejado escrito en mi muro una frase que me ha dado mucho que pensar en esta última semana. la frase decía:
     "Al combate"
     Es curioso como una simple frase compuesta por dos palabras puede llegar a marcar tanto el presente de una persona. Más cuando te llega de alguien a quien no conoces y crees que tampoco te conoce. De pronto descubro que no somos tan distintos, aún menos los que de algún modo en un momento de nuestra vida hemos sido alumbrados por la misericordia de Dios. Todos llevamos el billete para el mismo destino. Algunos ya hemos descubierto lo angosto del camino y ese sentimiento de lucha y de resistencia nos identifica y nos hace que podamos reconocernos entre nosotros. 
     Para mi, una simple frase compuesta por dos palabras, ya te digo, me ha dado la fuerza necesaria estos días para seguir batallando. Los días se vuelven un poco cuesta arriba cuando la salud me falla algo más y Pepe, mi Pepe, no está a mi lado. Para alguien tan prepotente como yo, que jamas he necesitado a nadie, y tampoco he querido la ayuda de nadie, experimentar esta necesidad es algo diferente y nuevo para mi. Puede parecer una tontería  pero yo no me habituó no termino por encajar en mi con estos sentimientos que no asientan y que me roban estabilidad y mi modo de ser y entender el momento. Cuando me siento tan rebotada, ni siquiera admito consejo, ni consuelo... es soberbia, pero yo soy así. Y cuando una tiene el corazón tan endurecido y la cabeza aún más, todos a tu alrededor lo tienen peor para llegar. Y los días se hacen interminables y sufridos y cuanto peor lo llevo, más me cuesta abrirme y decirlo, menos ganas tengo de ser dócil y más me puede el dolor, la rabia y la impotencia de querer y no poder ser algo más humilde. Ni rezando consigo serlo y todo me parece que lo hago desde el mismo estado de inflexibilidad y resistencia. Y de pronto, Dios que se las sabe todas, se da las mañas de enviarme el mensaje que necesito, solo son dos palabras que encierran una frase: 
     "Al combate"
    Y ni tan siquiera conozco a la persona que me lo dice, por lo que no puedo cuestionarla, ni rebotarme aún más...
     Solo recibo el mensaje y enseguida pienso en la carta a los Corintios, en que este es "el momento favorable" por muy "jodida" que me sienta. Es este y no es otro. El momento de combatir  ¿Contra qué o contra quién? Pues contra mi misma si hace falta, el fin en este caso justifica los medios. Y las perdidas son mínimas cuando el fin es conseguir la vida eterna. Aunque en el momento de combate todo resulte como una quimera imposible y crea que no puedo derrumbar los muros de mi razonamiento. 
     Vuelvo a analizar mi momento, el modo en que me encuentro, lo que siento, lo poco que doy de si y me sorprendo y me fascino del modo en que Él actúa  nunca se queda mirando sin decir  o hacer nada, incluso cuando se que solo merezco su indiferencia, Él siempre se encarga de hacerme llegar el mensaje que necesito, ese que me hace reaccionar, aunque solo sea una frase con dos palabras: "Al combate"

Comentarios

  1. El mensaje de Dios nos llega muchas veces a través de los demás, de manera que ... al combate! y un abrazo fuerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí Elige, y es importante reconocer esto no solo por el bie personal. También por que es el momento oportuno de ser también testigo y dar testimonio, llevar a otros si es la voluntad de Dios su mensaje.
      Tendremos que seguir combatiendo ;)
      Otro abrazo.

      Eliminar
  2. En la Edad Media, cuando en el fragor del combate un ejército estaba disperso y, por tanto, era más vulnerable, a la voz de "a la bandera" se reagrupaba en torno al estandarte. En este combate igual no deberíamos perder de vista la bandera para no dispersar fuerzas.
    Un abrazo, chica de Ibiza.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí Rafael, creo que es la mejor estrategia para no perder la posición en este combate. Lo malo es cuando alguien como yo se cree que puede combatir y proteger a un mismo tiempo las espaldas. Soy un trasto, es difícil cuando una no acata ordenes, ni sigue las estrategias y los pasos fiables para salir del ataque. No ser dócil, no ser una subordinada eficiente trae consecuencias. Yo soy así y me va a costar mucho aprender la lección, lo se.
      Uf, no os queda que compartir y ser testigos de mis batacazos. yo no soy el animal que tropieza dos veces con la misma piedra. Yo soy la que de tanto tropezar es capaz de gastar la piedra o cambiarla de sitio, de verdad, soy así de bruta. Je.
      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Es curioso como hay momentos en los que llega mas dos palabras de un extraño,que el apoyo del amigo mas cercano.

    Un cariñoso saludo amiga mia y ánimo :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Suele pasar Belén, a mi me pasa.
      Me cuesta mucho pedir ayuda cuando estoy mal y contar lo que me pasa. Por eso me da tanta rabia ahora hacerlo publico. Yo soy de las que cuando me va mal hago como Juan palomo: yo me lo guiso yo me lo como. Es signo de una prepotencia monumental y de ser soberbia, aunque me da coraje hasta estar reconociendolo ahora, pero es asi. Cuando alguien tiene sufrimiento interno lo normal es ser humilde, reconocerlo, pedir consuelo en quien sabes que puede y te lo va a ofrecer. Yo soy todo lo contrario, que cierro como una bolsa hermética, hasta que o bien lo supero o exploto como un carburo viejo.
      Y en todo esto Dios es muy sutil conmigo, me da mucho reparo, porque se que no le merezco. Tampoco su paciencia y el cariño con que me sobrelleva y espera, a veces siento verdadero pánico de que en una de mis rabietas absurdas pueda perder su paciencia o su misericordia, que se me pase el tiempo sin haber dado de mi lo esperado.
      Hasta hoy Él siempre se da las mañas de hacerse notar y hacerme llegar el mensaje que me hace salir de mi encierro. Pero se que hay un tiempo establecido y temo no saber estar aprovechándolo como debo.
      Un beso.

      Eliminar
  4. Mento muchos mensajes nos envía el Señor por medio de las personas.
    Y yo difiero de ti en que seas soberbia, no lo eres.
    Desde mi punto de vista no lo eres.
    TQM!!
    DTB!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay María,
      porque tú me miras con ojos de compasión.
      Soy muy bestia María, no siempre hago lo que se que debo y lo peor de este combate es resistirse a ser salvada. Querer salvarme por mi misma, yo creo que eso si es ser soberbia porque Jesucristo ha venido para dar la salvación a todos los hombres. Yo no entiendo que otro camino se puede buscar para ser salvado, pero soy tan ceporra que aún sigo resistiendome y esperando encontrar algo por puños. Puedo estar equivoca y no ser más que una brutamonte, pero creo que son signos claros de ser soberbia y de creer que puedo realmente por mi misma. cuando una tiene tantas pruebas del amor de dios y se sigue resistiendo como un gato panza arriba... yo muchas veces ni me lo explico... No se porque soy así, pero soy. Y aquí ando, en plena lucha interior queriendo salir victoriosa y pidiendo por tiempos ayuda a Dios y otras veces ahogándome en mi retorcida manera de pensar.
      Un abrazo.

      Eliminar
    2. Mento, no es que este en tu contra, mira mejor este enlace: Catecismo de la Iglesia Católica
      1866 Los vicios pueden ser catalogados según las virtudes a que se oponen, o también pueden ser referidos a los pecados capitales que la experiencia cristiana ha distinguido siguiendo a san Juan Casiano (Conlatio, 5, 2) y a san Gregorio Magno (Moralia in Job, 31, 45, 87). Son llamados capitales porque generan otros pecados, otros vicios. Son la soberbia, la avaricia, la envidia, la ira, la lujuria, la gula, la pereza.
      1855 El pecado mortal destruye la caridad en el corazón del hombre por una infracción grave de la ley de Dios; aparta al hombre de Dios, que es su fin último y su bienaventuranza, prefiriendo un bien inferior.

      Eliminar
    3. Mira Mento una cosa son las obsesiones y compulsiones del carácter, el cual se puede mejorar y otra cosa son los pecados capitales. Como es la soberbia. Y quizás a los defectos de carácter los nombras como soberbia. Pero la soberbia es otra cosa.

      Eliminar
    4. Ya lo se María, se que no es nada personal todo lo contrario, veo tu cariño en el modo en que me aconsejas y corriges. Aunque me pueda caer mal en principio que alguien me lleve la contraria. La verdad, en el fondo es que lo agradezco, porque después me doy cuenta de cuanta razón pueden tener los demás y lo equivocada que llego a estar a veces. Eso es algo que me gusta mucho de ti, ya lo sabes, que me dices siempre lo que piensas pese a que ya se que me vas conociendo, me gusta que arriesgues conmigo y por supuesto que me digas siempre lo que pienses, no sabes como te lo agradezco.
      Analizaré el enlace y lo meditaré porque seguro que me hace mucha faltita, no me cabe duda de que dios sabe por boca de quien habla, en este caso escribe.
      Iba a escribirte una cosa que me hace gracia lo que he pensado al leer tu último comentario, pero no se si va a entenderse, es que a veces me sale un humor muy rarito cuando menos me lo espero. Leyendote tan convencida como me dices de que eso no es soberbia, me entra como un descanso especial, ¿sabes? Y pienso: Uf, María sabe más de estas cosas, así que ella dice que no es, después de todo me conviene que sea verdad, así lo tendré más fácil. Y mientras lo pensaba(jajaja) me imaginaba en la puerta del cielo y a San Pedro diciéndome: Aquí no entras soberbios. Y yo muy ligerita echándote a ti las culpas. Ay, no te digo yo que soy un trasto, jajaja. Gracias María me ayudas mucho.
      Un beso.

      Eliminar
  5. La imagen que colgué en el blog es una talla nueva de Málaga te dejo el enlace en este que es su nombre María Santísima de la Caridad y Esperanza

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jolines, la imagen es preciosa, me quedé petrificada mirandola, pero preciosa... gracias por el enlace, también voy a verlo. Haber que más se puede saber sobre esa talla tan bella de la Madre.

      Eliminar
  6. Muchas gracias por tus comentarios. Estupenda la configuración de tu blog y al combateeeeee.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay Sinret, últimamente no comento mucho porque voy como un cohete por los blogs amigos. Tu blogs es espumoso y muy ingenioso, me encantan las entradas, siempre salgo con una sonrisa o bien con un nuevo reto a meditar.
      un abrazo.

      Eliminar
  7. Hija de mi vida, con esos ánimos ¿Quién no se lanza al combate? Ojalá hasta fuera más duro, es que siempre me ha parecido demasiado fácil, con las armas que contamos. Como dice mi Julio: "Más chupao que la pipa del indio"Jajaja...
    Besitos, guapa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay Mili, pues yo me siento a menudo tan perdida. Que me agarro como una loca al rosario como si fuese un flotador en medio del océano ;)
      Un abrazo.

      Eliminar
  8. Mento cada vez que entro veo distinto el blog, como tardo un poco....me llevo siempre sorpresas...
    En ese combate estamos y es asi el Señor cuando nos sorprende a través de algun desconocido, un abrazo y feliz dia de los Santos, ni jalowines ni tontunas estupidas!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me gusta cambiar cada mes el fondo del blog acorde con las fechas. Ya que no puedo cambiar de look de pelo como antes cuando estaba soltera, jajaja.
      Pues sí, dios siempre sabe como salir al encuentro y sacarnos de nuestro aislamiento, embotamiento o pereza, es alucinante el modo en que actua.
      Feliz dia de los santos amigas y si hay que celebrar halloween que sea con mucha luz y el Espiritu Santo de Dios.
      un abrazo.

      Eliminar

Publicar un comentario

Escribe sin miedos.
Deja escrito lo que piensas.Las palabras liberan a las personas.

Entradas populares