HE ESPERADO EN EL SEÑOR:(Diario de una madre imperfecta).


A menudo el Señor contesta nuestras suplicas. Yo me arriesgo a afirmar que siempre, pese a que no seamos consciente o no comprendemos, porque no nos parece bien el modo o la respuesta.

Con todo lo que puedo recordar de estos 38 años de vida que tengo, incluido lo muy malo que ha acontecido en mi vida. Puedo confirmar que nunca, nunca, mi suplica al Señor ha quedado sin respuesta.
Hasta en las cosas más insignificantes que he podido pedir, Él siempre ha estado presto a darse ( y muchas le he rechazo yo luego).
Hablo por mi misma y por las experiencias de Dios en mi vida. He esperado verle hacer el número de la cabra por mi, el más difícil todavía, el milagro de curar una enfermedad mortal a un ser querido... 
...Y todo eso lo ha hecho por mi... Pero porque le ha dado la Santísima Gana. No porque yo fuera una pesada, no porque lo pidiese agarrándome con uñas y dientes a esa fe que un día tuvo ávida gana enseñarme. 
No por merecer yo.
Sino porque Él es Dios...
... Y puede... 
...Y quiere...
...Y es lo que conviene en ese momento de mi vida.

 Y eso no quiere decir que sea un Dios injusto, porque no conceda lo mismo a otra persona que pide lo mismo que yo. Porque hoy un niño se muere de hambre y el mio tiene la nevera llena de alimentos y al abrirla no le apetece nada porque puede comer lo que quiera, no. 

Las cosas son así, Dios sabe porque. Yo no siempre lo se.

Así que pido entender no como me gusta que sean las cosas o me gustaria, sino como han de ser y son. Y también pido estar a la altura de las circunstancia para aceptar y actuar si se me pide. Yo puedo no saber, no poder, pero cierto como que estoy escribiendo es que si de verdad pides entender y poder, Dios no niega la Fe.
Ayer estuve en la oficina del INEM de nuevo, ese lugar tan de moda y frecuentado en los tiempos que corren. Después de muchas horas de estar allí, de muchos papeles, que me faltaban por el modo en que mi jefe cerró la empresa mientras yo estaba de baja medica. Después de sentirme injustamente dada de alta por un tribunal medico que seguramente por la situación de crisis y lo mal que andan los fondos de la seguridad social, no tiene otra que dar largas a más de los que debieran. Después de haberme dicho que tenia agotado el paro por tiempo de baja consumido. Después de tantos después que se pueden llamar: necesidades, cosas que ya me pertenecían, casualidades, ect... Ayer me dicen que tengo derecho  a 540 € de paro hasta Mayo. Esto contado y visto puede tener mil entendimientos e interpretaciones. Desde que es pan para hoy y hambre para mañana, hasta que es una chota de suerte como está el panorama económico de las familias de clase obrera con un sueldo inferior a los 980€ base que tiene Pepe en nomina. No hablemos ya de los parados sin ingresos. Puedo ser una medio privilegiada, o una super privilegiada o sencillamente no tener nada de especial esta historia que te cuento; de no ser porque yo se que relación me une a Dios, lo que yo le digo en el silencio y la complicidad de saberme escuchada y lo que enseguida Él me ayuda a saber interpretar.
Para mi, por mi forma prepotente de ser. Por lo que significa creerme el ombligo del mundo en lo que a tener un puesto y luchar por defenderme en el mundo laboral se refiere. Por creerme que puedo ante cualquier situación salir adelante y llevar el salario cada día a mi casa. Por lo que está significando en mi vida verme limitada físicamente por tantas cosas que me pasan una tras otras, que quien me conoce lo que piensa es que tengo que ser, como poco, gafe. 
Hoy se que esto que me ha pasado, sencillamente no es más que una forma que Dios tiene de decirme: 
Toma, quédate tranquila, ya tienes hay el salario que necesitas hoy y no seas ni pesada, ni incrédula. Sino que veas y conozcas que para mi todo es posible. Desde lo poco como esto, a lo que ni tu revoltosa cabecita puede imaginar. Vive hoy, descansa en mi de tantos pensamientos absurdos que te imposibilitan ver a la luz de la fe y haz sencillamente esto que te pido hoy:
  Cuéntalo.
Podría decir que no hay más que contar, porque no me ha pedido nada más. pero por mi parte si hay más. Gratitud.

¡¡Gracias Padre Mio, por tener en cuanta hasta mis tonterías y amarme como tú solo sabes hacerlo. hasta la dimensión de la cruz!!


Comentarios

  1. Me alegro mucho Mento,que todo sea por y para Gloria del Señor.

    Un cariñoso saludo amiga mia. :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Él nunca deja de sorprendernos. Yo pocas veces lo reconozco, y encima hasta me cuesta, habrá que ser trasto ;)
      Un abrazo amiga.

      Eliminar
  2. ¡Hola Mento!
    Te comparto un poema que me gustó.
    DTB!!

    ¿Por qué aguardas con impaciencia las cosas?
    Si son inútiles para tu vida, inútil es también aguardarlas.
    Si son necesarias, ellas vendrán, y vendrán a tiempo.
    ¿Crees tú que el Destino se equivoca?
    ¿Piensas que el manzano dará una manzana menos
    de las que debe dar en la estación?
    ¿Imaginas que va a olvidar el rosal alguna rosa?
    La espuela de tu deseo sería como el afán de esos industriales
    que maduran la fruta a destiempo
    para enviarla más pronto a los mercados.

    Sería como el ansia del niño que bebe la limonada
    antes de que acabe de disolverse el azúcar.

    «Yo no puedo vivir sin esto», dices.
    Di más bien: «no puedo vivir con este deseo».

    Si escondes tu ansiedad en lo hondo de tu corazón
    y sólo dejas que asome una quieta,
    dulce y suspiradora esperanza,
    más pronto de lo que imaginas
    lo soñado llegará sonriendo y te dirá:

    «AQUÍ ESTOY»

    (Amado Nervo)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ves María estas son las cosas por las que yo en cuestión de Dios no creo en las casualidades, sino en la puntería que Él gasta cuando debe. ¿Sabes ese poema me lo dió una monjita amiga mia escrito en un papel cuando yo andaba tan colada por mi Pepe y él no me hacia ni puñetero caso. Lo llevé doblado en mi cartera muchísimo tiempo y aún lo conservo, ahora en una caja de recuerdos?
      Y mira por donde hoy tú me lo traes a mi presente. Me sorprende y me fascina el modo en que Dios hace que tenga contigo cosas en común. De verdad, ahora estoy con una sonrisa de oreja a oreja, ay María... Un beso guapísima.

      Eliminar
  3. Mentito: creo que eres una mimada del Señor...jajaja... ¿Será que le gusta que le píes tanto?

    En serio, amiga, no sabes cómo me alegro de que te lleguen soluciones como esta, claro que te lo trabajas a tope, eso sí que es "A Dios rogando y con el mazo dando."

    Dile a nuestra querida María que me entusiasma Amado Nervo en todas sus obrasy ésta es muy verdadera.
    Besos enormes a las dos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también lo creo, lo de que soy una mimadilla del Señor, pero no le merezco. Ni tampoco Él merece mi actitud por que siempre ando pidiendo el más difícil todavía. Si lo que hago con Él lo hiciera con un hombre, ya me habría mandado con la madre que me pario, je,je.
      Para que veas Mili como las coincidencias no valen en esto de Dios, eh? Cuando ayer vi el poema en el comentario de María me dio hasta vergüenza de mirar a Dios que me preguntaba¿Cuantas veces has leido este poema y te he preguntado lo mismo? Mira hoy te lo trae María y te lo vuelvo a preguntar. Uf, como necesito cambiar Mili, como lo necesito, pero será que no lo deseo con todo mi corazón, si no, ya lo habria conseguido, porque en verdad soy una mimadilla y una consentida.
      Un abrazo.

      Eliminar
  4. Hija mento que gusto leerte...el Señor lo sabe todo de nosotros y nos dá como le parece, eso si, le encanta que le contemos como vemos las situaciones y nos quejemos como los hijos a los padres y Confiemos...pues siempre nos hace Esperar para su Gloria..que Bueno es...siempre pendiente de nosotors hasta los mas pequeños detalles eh?..como Es !!
    Con El no hay casualidades...todo viene por algo....y cuando lo Miramos con gesto de no entender pero confiando se derrama con nosotros...como ES !!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esta mañana lo hablaba con un hermano de comunidad en su peluqueria Gosspi, que soy una privilegiada. Tal y como está el panorama nacional. Al nivel social al que pertenezco... Y como ando de salud... No puedo pedir más. El Señor se ha volcado, se ha dado en miramientos. Y sin merecerlo. Veo la necesidad de tantas casas de familias que pasan serios momentos y veo la mia y no puedo por más que sentirme agradecida y dar gracias y reconocer que no lo merezco. Que yo no valgo más que otros y que hoy estoy así y mañana puedo estar en la misma situación que pasan muchos y que no podré quejarme, si no dar gracias también en la necesidad. Y pido a Dios que me ayude a valorar por encima de cualquier otra prioridad, la de su conocimiento. Lo pobre que soy sin sentir su presencia en mi vida. Quiero, necesito ser muy pobre en ese aspecto y tener verdadera necesidad de conversión, porque conociendo mi dura cabezota; solo una necesidad tan grande puede hacer que yo le de su verdadero lugar en mi vida. ¿Se puede ser más idiota? Yo creo que no. Pero todo tendrá su sentido hasta mi estupidez y solo pido que mientras me doy cuenta de para que, "Él me ate fuerte, no sea que por el miedo me resista;)"
      Porque yo se hasta que punto de idiotez puedo gastar para resistirme al Señor.
      Un abrazo amiga.

      Eliminar
  5. A veces no sabemos del todo si lo que queremos es hacer nuestra voluntad o la voluntad de Dios para nosotros. Me alegro de lo de la prestación económica, aunque suponga una pequeña ayuda temporal. Nadie regala nada, de manera que es un derecho el que ejerces. Gracias por esta entrada, tan clarificarora como todas. Lo paso genial en este blog! Un beso, Mento!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de que te sientas bien aquí, yo me siento con vosotros.
      Y anda que no ayuda nada saber que tienes un poco de seguridad, al menos en lo que a la economía básica se refiere, aunque sea poco tiempo. Ya se sabe que igual dentro de un rato no se está aqui, porque seguro no es ni un segundo de nuestra vida fuera de la voluntad de Dios. Pero cuando se está en la situación en que me encuentro yo, que realmente no solo no tengo un trabajo al que reincorporarme, si no que no podría hacerlo por como me encuentro de salud... Es un alivio y una gratitud inmensa la que siento de saber que no tengo que preocuparme porque con lo que ingresa Pepe no da para llegar al 20 del mes. Ojala muchas madres de familia pudieran sentir y estar en mi lugar, se están pasando verdaderos momentos de necesidad y debe de ser horrible no tener ni para llegar al 10.
      Un abrazo.

      Eliminar
  6. Tu sencillez y tu sinceridad me dan siempre una lección. Gracias por mostrarte siempre tal como eres: una persona que siempre, en medio de los problemas y de las dificultades de la vida, siempre sabe buscar en Dios las fuerzas necesarias para levantarse y seguir adelante.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Escribe sin miedos.
Deja escrito lo que piensas.Las palabras liberan a las personas.

Entradas más vistas del último mes.

Daisypath Anniversary tickers