Daisypath Anniversary tickers

UN AÑO DESPUÉS.


     Quién asiste a una M.J.M. no lo olvida en la vida. Es una experiencia única, irrepetible, aunque vuelvas a acudir a otras a lo largo de la vida. Cada Jornada tiene su propio lema. Yo como ya alguno de vosotros sabe, he tenido la fortuna de acudir a dos. La primera en el 97 en París, con el aún Papa de mi juventud, mi muy querido ahora Beato, Juan Pablo II. Entonces buscaba mi sitio en la vida, buscaba saber que quería Dios de mi, necesitaba saber si yo podía darme como debía y bajo el lema: ¿Maestro donde vives? Ven y lo verás. Viví los acontecimientos más importantes de toda mi juventud, viví junto a Jesucristo la experiencia única de saber que quería realmente Él de mi. Tuve la experiencia que mi vida necesitaba en aquel momento y tomé el camino apropiado. Lo que viví en aquella primera jornada me ha ayudado mucho. Tal vez por eso desde que supe que la del 2011 seria en Madrid, tenia muy claro que asitiriamos. Esta vez más que por mi, por Pepe. 
     Él me había oído contar, había visto vídeos, fotografías. Pero yo quería que viviese esa experiencia de sentirte joven, de encontrarse con su yo más autentico entre la muchedumbre, entre muchos, muchisimos y sentir que era único y especial para Dios.  Hoy hace un año que salimos de madrugada hacia Madrid con algunos hermanos de la parroquia. La foto nos la sacamos en la furgoneta con los primeros rayos del sol, justo antes de parar a rezar los laudes. (Se nos nota la felicidad del momento.) Vivimos unos día importantes a nivel de fe y que nos han servido para lo que hemos durante el resto de año que tenido que afrontar. "Firmes en la fe". Sin experiencias de fe, sin que Dios no te deje experimentarle, jamás seriamos capaces de mantenernos firmes. Sin la prontitud con que Dios te ama primero ¿como alcanzar y sostener la fe? Jesucristo es quien siempre te sale al encuentro y te ama primero, quien se entrega sin codiciones y te ama como un adolescente enamorado para que no dudes de su amor sincero. Con esa prontitud de la juventud que tanto se manifiesta y se hace presente durante las jornadas mundiales. Hace un año yo estaba muy mal de salud con los medicamentos para los nervios, Aún puedo recordar como me ponía cada vez que bajábamos al metro de Madrid, con el barullo que me daban ataques de pánico y ansiedad y me entraba flato. Más en esa debilidad, mayor era la manifestación de fuerza que me daba el Espíritu Santo de Dios. En ningún momento llegué a caerme del todo, ni a perder el conocimiento, como si me ha llegado a pasar en casa. 
     Solo eso me hubiese bastado. 
Sin embargo Dios no se encoge, no se achica a la hora de donarse. Ha hecho maravillas en mi esposo, en mi matrimonio. Ahora, pese a todas las incidencias que nos asaltan, a los problemas del día a día y a mi estado de salud que mejora demasiado lento. Pepe y yo, a diferencia de lo que muchos creían, a diferencia de lo que algunos esperan, hoy, podemos decir que seguimos en pie. Juntos, firmes en la fe.
     La noche de la vigilia los que estuvisteis sabéis que digo verdad. Que el cielo nos azotó como si una legión de demonios nos quisieran echar de allí. Los rayos, la tormenta, el viento, el agua. Pero para que se cumpliera nuestra causa, aguantamos firmes, esperando, aguardando a Jesús. Él estuvo allí con nosotros en la persona de su S.S. Benedicto XVI. Aguantamos firmes en la fe de los que no sienten el azote del mal como una tragedia, fuimos los que aguardan a Dios. Y Él se nos manifestó. En la Santa Eucaristía del día siguiente donde el sol tenia un color especial. Y en cada cosa que nos susurro al corazón y al oído abierto. Como en aquella noche, Pepe y yo seguimos firmes en nuestros votos, pese a lo difícil que a veces se torna el matrimonio y la convivencia cuando son tantas las tentaciones, las facilidades que da el mundo para que cada uno salga  por patas en una dirección.  En Septiembre hará diez años que nos casamos y ninguno de los diez ha sido fácil. Como la tormenta de la vigilia hemos sentido muchas veces los azotes sobre nuestro matrimonio y nuestra familia. Pero después de lo que Pepe y yo vivimos hace un año, ahora no solo yo soy la parte de la pareja que sabe la verdad. Ahora podemos con la experiencia que da la fe decir juntos que nos mantenemos firmes en la fe.

HOY ROSARIO BLOGUERO, TE INVITO A REZARLO POR ARCEN QUE AYER COMENZÓ SU TERAPIA CON QUIMIO.

Comentarios

  1. Precioso lo que cuentas Mento,gracias por compartir tan bellos sentimientos y emociones.

    Un cariñoso saludo amiga mia y por supuesto unidas en oración.

    ResponderEliminar
  2. Pues sí, unidas siempre en el Señor.
    Aunque ahora amiga mi Pepe y yo andamos como dos viejos relatones por la casa, jajaja, nada que ver con hace un año. Dos semanas esperando el encuentro, diez horas juntos y ya nos matamos a discutir, me acuerdo de lo que me comentaba Militos, je,je.
    Un beso guapa.

    ResponderEliminar
  3. ¡Qué tiempos aquellos!

    Buenos para unos: para los peregrinos que nos reunimos allí, de los cinco continentes.

    Un mañana me encontré un peregrino que parecía que estaba perdido, pero me equivoqué, pues aunque estaba buscando al grupo de Valencia que le acogió en su casa, no estaba perdido, y no le interesaba la ayuda de otros, un uruguayo, ya jubilado, después de hablar con él, me propuse ayudarle a encontrar, y cuando por fin di con los organizadores, para que a su vez pudieran ayudar a esta persona, dos de los organizadores, fuimos a buscar al peregrino de Uruguay, pus sin decir nada, se marchó, no quería ayuda humana, pues ya la tenía de Dios, y eso era su ganancia.

    En distintas había perdido a mi grupo, es una desventaja ir en grupo,cuando éstos no tienen la más mínima organización, pero yendo solo como aquel hombre, no tenía demasiada preocupación de encontrar o no al grupo valenciano.

    Y en ocasiones, pienso, que uno sale ganando si va sólo, pero con un plano de la ciudad donde es la cita. Ahora, que donde no podré ir es a Brasil, porque allí desgraciadamente, algunos le han dado por secuestrar, timar, robar, aunque también en lo de España, intentaron robarme dos veces, a una compañera ya le robaron una vez, y yo impedí que la robaran una segunda vez en el metro. Entonces el ladrón al saberse descubierto, tuvo que bajarse en la siguiente parada.

    También estuve en otro en el V Encuentro del Papa con las Familia, aquel día fue maravilloso, cuando supe que el Papa iba a pasar por determinada calle, con el Papamovil, me fue para verle pasar, y yo muy feliz, porque resulta, que el Santo Padre se había fijado en mí, no se perdieron nuestras miradas, y si el Papa te mira, es como si fuera la mirada de Jesús, lo notas entonces. Pero claro, era necesario distanciarme del grupo con que fui a Valencia, si yo hubiera estado con mi grupo, no hubiera tenido esa oportunidad. Por eso, uno gana más si va sólo, o con un buen guía responsable. Pero no siempre hay responsabilidad en los guías. Aunque nuestro mejor guía, sabemos que es Cristo y la Iglesia Católica.

    Mento, menuda artista eres, por la foto que has colocado,`pues eso, todavía no
    sé hacerlo. Y muchas cosas más que tengo que aprender, si es que soy capaz de aprenderlo.

    ResponderEliminar
  4. Anónimo15:31

    Voy a tumbarme un ratito,rosario en mano.En la Comunión de los Santos me uno y reuno con todos vosotros.Rezo por ARCEN y os entrego a un montoncito de personas cercanas que están con la quimioterapia a vueltas.Un abrazo y gracias por tu testimonio Janusa

    ResponderEliminar
  5. !Ay Mento! yo desde mi clausura tuve la dicha que nos trajeran la Cruz. La tuvimos en el coro en el monasterio de Calatayud, fueron horas de oración muy intensas.
    Mi post es real, yo tenía 14 años cuando desde la ventana sorprendí a esas dos señoras en su conversación, ellas en la acera. Lo escribí en mi diario, ahora pronto saldrá en mi libro todo lo que escribí desde los siete años. Todo un libro de experiencias divinas y humanas.
    Gracias y no discutas !jaja! con Pepe, de tanto en tanto , dale la razón y en paz!jaja!
    Con ternura
    Sor.Cecilia

    ResponderEliminar
  6. Gracias por tu recomendación de que se rezase el Rosario por arcendo,a mino se me va de ninguna de mis plegarias y jaculatorias. ¿Cómo cuesta a veces la voluntad de dios, hay que estrujar el corazón y decir: Sea
    Besitos

    ResponderEliminar
  7. Gracias a tod@s por vuestros comentarios.
    Jose Luis, yo siempre he preferido ir sola a todos sitios, soy muy independiente, pero cosas de la vida, ahora voy tirando de una familia, je,je. Cuando quieras te explico lo poquito que se yo para hacer fotomontajes. Un abrazo.
    Gracias tia Janusa, Arcen y su familia necesitan mucho de nuestras oraciones. Un beso guapa.
    Ay sor Cecilia, ya se me ha ido mi Pepe y ahora ya no tengo con quien discutir, je,je. Un abrazo.
    Así es Mili, será la voluntad de Dios pero nosotros seguimos pidiendo lo que necesitamos. Un beso.

    ResponderEliminar
  8. Felicidades por tus experiencias y lo conseguido, la indenpendencia de elegir ser el motor de una familia también es una elección libre y que dá muchas alegrías aunque como bien dices también puede ser punto de partida para muchas disputas que deben ser sosegadas por el espiritu del amor y la convivencia, a lo cual ayuda mucho la creencia y fe en Dios. Un cordial saludo

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Escribe sin miedos.
Deja escrito lo que piensas.Las palabras liberan a las personas.

Entradas populares