PEQUEÑOS Y FIELES AMIGOS. (Retazos)



     Como ya sabes, cuando escribo los domingos dedico la entrada a cosas normales de nuestras vidas. Los domingos son para descansar, a mi me gusta descansar en el Señor y después con mis amigos. Un domingo de barbacoa en casa con la gente que te importa es como estar en el cielo. cada cual aporta lo que tiene y el que no tiene nada comparte de los demás. Luego nos ponemos al día de lo que hemos vivido, uf, estar con la familia y los amigos es un don del cielo.
     Hoy estoy sola, para mayor soledad Pepe no está, los niños se los ha llevado mi madre porque no llevo muy bien el cambio de medicación. Anoche tuve una crisis fuertes y perdí el control. Así que hoy estoy atiborrada de tranquilizantes que me hacen ser demasiado lenta. Aunque no es de esto de lo que quería hablar.
Resulta que miro para para abajo, je, y Cuca, mi Yorsay meztiza esta a mis pies. Me levanto al baño y tengo que dejarla pasar conmigo si no llora en la puerta. Me dan las crisis, y cuando recupero mi conciencia allí están sus ojos de perra fiel, de amiga canina que aguanta a mi lado toda tempestad. Si me río es la primera en dar saltos y mover la colita. Siempre está en silencio, a mi lado, como si realmente comprendiera que es eso lo que más necesito. Y aunque pueda parecer una tontería. Doy gracias a Dios por los animales que a creado y porque a mi me ha permitido muchos momentos de felicidad en compañía de las mascostas que me han acompañado a lo largo de estos 37 años. Por eso hoy en mi entrada de retazos,   se la dedico a ellos.

     ¿Quién de pequeño no ha deseado tener animales como mascotas? Yo creo que eso viene en la propia naturaleza del ser humano, el desear conocer y proteger el don de la creación. por eso desde pequeños a la mayoría nos gusta tanto cuidar y conocer a los animales inferiores.

     Yo fui una niña con mucha suerte, a pesar de criarme en pleno centro de la ciudad, mis padres nunca me negaron el descubrir y suplir mi curiosidad por los animales.  Tuve mascotas de todas clases, peces, ratones, pájaros, perros, gatos, los más comunes que se suelen tener en casa. No tengo fotos de aquella época para mostraros porque esas pertenecen a la lata de fotos de mi madre que es intocable, jajaja. Ahora doy gracias a Dios por haberme dado unos padres tan complacientes y pacientes en lo que a esta tema se refiere. Pobres, los metía en cada lío. Yo era la típica niña que recogía todo bicho viviente y lo llevaba a mi casa. Así que ahora cuando mi Lucy hace lo mismo, intento no gritar mucho y no desesperar.

     Lucy dice que quiere ser veterinaria, je,je, yo a su edad también quise ser. Pero ahora solo me encargo de mantener con vida los diferentes bichejos que mis retoños traen a casa.


     Con 9 años recogí a Princesa, venia aún con los ojos cerrados y mi madre pasó el quinario para sacarla adelante. En esta foto yo tengo 12 años. Tenia 6 años y media cuando la tuvimos que sacrificar en el veterinario. Fue cuando mi madre tuvo a Xus, la gata cogió unos celos increíbles del bebé y le gruñía y su conducta cambió hasta tal punto que nadie podía acercarse a mi madre porque la gata se avanzaba.
A sido el felino que más a vivido con nosotros. Tenia unos preciosos ojos verdes, a pesar de ser una gata callejera.

     Los dos primeros canes que tuve fueron mastines. Palomo, era como un pony y me subía a su lomo a pasear. Aún cierro los ojos y me parece verle. Y Dartacan que tenia todos los colores del fuego, aunque no era tan grande. Ellos eran los guardas del primer campo que tuvimos, no estuvieron en casa de cachorros, pero Rocky sí.
Era hijo de una perra policía y recuerdo que yo de niña presumía de ello y decía que era muy listo por eso. LLegó a casa con un mes y con Rosi un cachorillo que papá se encontró tirado de a saber que raza. nos juntamos con dos bebés caninos. Mi madre debió de matarnos a mi padre y a mi entonces, je. Ambos murieron de viejo en mi casa, son estos:



     Rocky de día siempre estaba amarrado y ya por la noche lo soltábamos, porque era un perro preparado para defender la finca. Y a Rosi, en sus últimos años de vida también tuvimos que amarrarla a menudo, porque perdió un poco la cabeza y mordía a todo el mundo. Esta foto de arriba se la hice días antes de morir.


     Para no tener que durante el día encerrarla, mi padre le hizo con un alambre una zona que abarcaba todo el camino 70 metros que podía corretear amarrradita de arriba a abajo y no llegaba a las personas. Fue la perra de mi infancia e incluso mi hermana llegó a conocerla, en esta foto de arriba Xus tiene tres años. Aunque ella no tiene recuerdos de Rosi.


     Laika fue un regalo de un chico con quien salia por entonces, era un American Stanford preciosa. Toda blanca inmaculada. Me la regalaron poco después de morir Rosi. Pero solo me duró unos años. Entonces yo la tenia en mi casa del centro y la llevaba conmigo a todos sitios. Un día al llegar a casa estaba mal, y resultó que mi vecino me la había envenenado por la azotea. El veterinario me dijo que era veneno lo que había ingerido. Pero no pudimos denunciar porque no teníamos pruebas, aunque yo sabia muy bien la verdad y cual era el motivo.




     Por el tiempo de Laika yo era un poco alocada y me propuse el reto de cazar al gato. Una gata salvaje había parido en mi parcela y no había marena de coger a los gatillos. Pero yo no desistí hasta coger y domesticar a mi pequeño Ra, me costo no solo tiempo, si no arañazos y mordiscos, aún tengo cicatrices en una mano de entonces. Que locura cuando uno es joven nada parece estar fuera de nuestro alcance.

      

      Este era pequeño Ra. Huía de mi y se metía debajo de todas las maquinarias y herramientas de labranza de mi padre, pero yo me hice con él. Aunque nunca dejó de ser un gato arrisco. Nadie podía tocarlo, solo yo. Y de adulto era un tigre en vez de un minino, menuda mala leche tenia. Mis amigos decían que era igualito a mi, no se porque... ¿Verdad que tenia cara de malote?


     Ahora me irrito cuando veo que tengo tantos animales en casa. Tengo dos hijos con sus respectivas mascotas y bichos salvados. Pero no puedo decirles que no porque en el fondo yo he sido y sigo siendo igual.
     A Linda la recogí de la calle, estaba fatal y cuando se recuperó era la perra panza arriba. Creo que aquel animal estaba tan agradecido que cada vez que yo me acercaba se me ponía panza arriba  y moví el rabillo, se entregaba a mi sin limitaciones y era muy graciosa. Una tarde desapareció y no supe nada de ella más por muchos carteles y cosas que hice para recuperarla.


     Cuando tome la decisión de salir de casa de mis padres y buscarme la vida por mi cuenta. Di con Boof. Ella fue una mascota muy especial, no porque era una podenca bonísima para la cacería y todos los gitanitos venían a comprarmela. Vivía en Huelva y una amiga me la regaló, llegaron a ofrecerme una bestialidad por esa perra. Para mi hay cosas que no tienen precio. Boof tenia unos ojos celestes que eran mi delicia, y era la primera mascota de mi nueva vida de independencia, bueno ella y Guancho, mi iguana.


     Cuando conocí a Pepe la perra le atacaba, cada vez que se me acercaba a besarme o me cogía de la mano, Boof se le agarraba a los bajos de los pantalones. Y casi llego a no casarme con el hombre de mi vida por su culpa. Jajajaja!! Pero Pepe sedió y Boof pasó como compañera de las mejores etapas de mi vida hasta la fecha.  Estuvo conmigo y en los años más alocados, en mi mejor noviazgo, en mi vida de recién casada, en mi primera maternidad. Murió cuando Lucy tenia tres anitos con un tumor que no se pudo tratar. De eso hace seis años y aunque se que hay quien no me comprende, me acuerdo de ella y la echo de menos. porque le pasaba como a Cuca ahora. Que son animales que destacan por su docilidad y fidelidad a una. Animales a los que tú les puedes notar que se conectan contigo con un vinculo que otros animales no se entregan así. Cuando estuve en el hospital del parto de Lucy. Mi Boof, se quedó sin moverse de la cancela de la calle todo el tiempo. Mi padre le llevaba allí la comida y tuvo que alimentarla porque no comía . Dicen que gemía noche y día. Jamás olvidaré la reacción que tuvo cuando al fin me vio llegar.
     Y ahora tengo a Cuca. Es el perro más tonto que he tenido en mi vida. Con decirte que no sabe ladrar. Y que no hay un paso que de, que no lo de a mi lado. Pero aquí está,  bajo mi, en silencio, siempre. Mi ángel una vez me dijo que era como Cuca, que parece que no está, pero que cuando yo necesito de él aparece, Cuca es así.



Comentarios

  1. Madre mia Mento!!!
    Yo apenas tuve unos peces y algun pájaro :)

    El antes y después de Cuca me a echo mucha gracia,parece otra :)

    Un cariñoso saludo amiga mia y espero que te encuentres mejor.

    ResponderEliminar
  2. Jajaja. Si ya te digo que yo es que he sido muy trasto siempre.
    Pero ahora son mis dos trastitos los que me traen a mi los animales. Si te cuento todos los animales que tengo en casa...
    Con esto de vivir en el campo no te haces una idea.

    Ay mi Cuqui es... graciosisima y tontisima.

    Y para que te rías te voy a contar la última anécdota de animales que he vivido. Lucy e Iván se acostaron en mi cama los dos la otra noche, y yo me acosté en la cama de Iván. A media noche sentía un raspajeo pero con el bolillón de la pastilla de dormir no terminaba de despertarme. Me siento un bulto que se me clava en un costado y por fin consigo medio enderezarme y encender la luz y ¿qué te crees que está compartiendo la cama conmigo? Un bote de mayonesa con la tapa perforada para que respiren, una hoja de lechuga y dos lagartijas dentro. Yo no sabia si cabrearme, gritar, llorar o reírme. Al final opté por esto último. Puse en la mesilla de cabecera las pobres lagartijas y me eché de nuevo a dormir. Para que te hagas una idea, vamos, que mis días son un ir y venir con acontecimientos como este. je,je. Ahora estoy sufriendo como madre lo que hice antes pasar a la mía, jejeje.
    un abrazo amiga.

    ResponderEliminar
  3. Me hiciste recordar mi nines.
    Asi era mi casa,parecia un zoologico,llenita de animales,hasta lombrices de tierra teniamos en una cajita.
    Papa siempre fue un amante de los animales,en sus ultimos dias de vida, tenia entre todas sus mascotas preferidas ,una torcasita hermosa que siempre sacaba de la jaula para acariciarla.
    Cuando se fue para el cielo, al otro dia la torcasa lo acompano.
    Ahora de adulta nos acompana un hermoso labrador y un pequeno conejito.

    Me ancanto tu post.

    Bendiciones y un fuerte abrazo desde la distancia.

    ResponderEliminar
  4. Me alegro, porque recordar cosas bonitas son momentos a mi parecer que merecen ser compartidos.
    Me hace gracia porque lombrices de tierra me llegué a encontrar un dia en una olla que habian metido con tierra mis hijos y me la habian dejado en el poyo cocina sin decirme nada. Menos mal que a mi no me da miedo nada, bueno solo las arañas.
    La anecdota de tu padre es preciosa, gracias por compartirla. He conocido casos similares. Es impresionante, yo me quedo sin palabras antes esos hechos.
    Mi casa es un zoo, fíjate que Pepe y yo es por lo que casi más veces discutimos, por los bichos como yo les llamo. A él no le gustan los animales y mis hijos han salido a mi y el padre siempre me echa la culpa de que les consiento muchas tonterias con los animales, pero en el fondo cede porque sabe que los animales y el contacto con ellos es sano y bueno para el desarrollo de los niños. Aunque para las mamas ahora comprendo que no tanto, je,je.
    Un abrazo muy fuerte.

    ResponderEliminar
  5. ¡Hola Mento!
    Disculpame que ya no haga comentarios, es que se me esta dificultando entrar a internet, porque no tengo conexión disponible ni pc. Bueno nunca he tenido, pero algunas almas caritativas me prestaban su pc e internet pero ya no.
    Gracias.
    Unidas en oración.
    DTB!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. María cariño no te disculpes por eso. Todo lo contrario es bueno saberlo para así pedir que se muevan los hilos de las "diocidencias" y que se te facilite lo que te hes necesario, ya sea u pc o cualquier otra cosa. Estoy contigo unida en oración hermana.
      Un abrazo fuertote.

      Eliminar
  6. Los perros, muy majos. La dueña, un bombón.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, ay Rafa tú siempre tan simpatico. Eso era en los buenos tiempos, je, ahora estoy echa un asco, je,je. Estoy picaita de males por "tos laos". Aunque me he propuesto recuperar la linea y aunque no llevo muy bien la dieta, los dichosos males van a tener algo bueno en esta participación, la última pastilla que me han puesto me han anulado por completo el apetito ¡MILAGRO! la primera vez en la vida que recuerdo que me sienta así, por lo tanto tengo que aprovechar el filón mientras dure. Aun conservo esa chaqueta cruzada, asi que mi meta es poder meterme en ella y abotonarla, jajaja.

      Eliminar

Publicar un comentario

Escribe sin miedos.
Deja escrito lo que piensas.Las palabras liberan a las personas.

Entradas más vistas del último mes.

Daisypath Anniversary tickers