CATEQUESIS DE SU S.S. BENEDICTO XVI.

    
(miércoles 16 de Agosto 2006)

   Queridos hermanos y hermanas:
Nuestro tradicional encuentro semanal del miércoles se realiza hoy todavía en el clima de la solemnidad de la Asunción de la santísima Virgen María. Por tanto, quisiera invitaros a dirigir la mirada, una vez más, a nuestra Madre celestial, que ayer la liturgia nos hizo contemplar triunfante con Cristo en el cielo.
Es una fiesta muy arraigada en el pueblo cristiano, ya desde los primeros siglos del cristianismo. Como es sabido, en ella se celebra la glorificación, también corporal, de la criatura que Dios se escogió como Madre y que Jesús en la cruz dio como Madre a toda la humanidad.
     La Asunción evoca un misterio que nos afecta a cada uno de nosotros, porque, como afirma el concilio Vaticano II, María «brilla ante el pueblo de Dios en marcha como señal de esperanza cierta y de consuelo» (Lumen gentium, 68). Ahora bien, estamos tan inmersos en las vicisitudes de cada día, que a veces olvidamos esta consoladora realidad espiritual, que constituye una importante verdad de fe.
     Entonces, ¿cómo hacer que todos nosotros y la sociedad actual percibamos cada vez más esta señal luminosa de esperanza? Hay quienes viven como si no tuvieran que morir o como si todo se acabara con la muerte; algunos se comportan como si el hombre fuera el único artífice de su propio destino, como si Dios no existiera, llegando en ocasiones incluso a negar que haya espacio para él en nuestro mundo.
     Sin embargo, los grandes progresos de la técnica y de la ciencia, que han mejorado notablemente la condición de la humanidad, dejan sin resolver los interrogantes más profundos del alma humana. Sólo la apertura al misterio de Dios, que es Amor, puede colmar la sed de verdad y felicidad de nuestro corazón. Sólo la perspectiva de la eternidad puede dar valor auténtico a los acontecimientos históricos y sobre todo al misterio de la fragilidad humana, del sufrimiento y de la muerte.
     Contemplando a María en la gloria celestial, comprendemos que tampoco para nosotros la tierra es una patria definitiva y que, si vivimos orientados hacia los bienes eternos, un día compartiremos su misma gloria y así se hace más hermosa también la tierra. Por esto, aun entre las numerosas dificultades diarias, no debemos perder la serenidad y la paz.
     La señal luminosa de la Virgen María elevada al cielo brilla aún más cuando parecen acumularse en el horizonte sombras tristes de dolor y violencia. Tenemos la certeza de que desde lo alto María sigue nuestros pasos con dulce preocupación, nos tranquiliza en los momentos de oscuridad y tempestad, nos serena con su mano maternal. Sostenidos por esta certeza, prosigamos confiados nuestro camino de compromiso cristiano adonde nos lleva la Providencia. Sigamos adelante en nuestra vida guiados por María. ¡Gracias!

Comentarios

  1. Mento cariño,ya estoy en mi Barakaldo natal,apenas acabo de llegar...pero tenia unas ganas enormes de pasar a saludaros :)

    Cuanto se echa de menos a los amigos,te he extrañado mucho...pero mucho mucho Mento.
    ¿Como estas Mento?Espero que bien :)

    Vengo del blog de Angelo y desde el 9 no publica,sabes tú si le va todo bien? Dios así lo quiera.

    Bueno Mento,un beso enorme a los niños y un cariñoso saludo para ti y para Pepe.

    ¡¡¡Ya me tienes pegada a ti todos los dias!!! :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me he acordado mucho de ti y de tu familia estos días, ya me contarás cuando tengas tiempo como te ha ido. De Angelo no se nada, dijo que escribiria si podia, el camino lo debe de tener en entre mundo, quien lo ha hecho habla maravillas, esperemos a ver que nos cuenta cuando pueda. Por FB no he entrado desde hace días, alli tenia la otra vez algunos mensajes más. Prueba a ver.
      Besitos corazón, me alegro de que estes de nuevo entre nosotros.

      Eliminar
  2. Que suerte tener a tan tierna guía que nos lleve hacia el cielo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Verdad que si Miriam? Que fortuna la nuestra de tener una Madre modelo a quien desear imitar.
      Un abrazo.
      (Esta mañana curiosamente Lucy y yo hemos estado hablando de ti, verás mañana cuando vea que le has dejado un comentario lo contenta que se va a poner)

      Eliminar

Publicar un comentario

Escribe sin miedos.
Deja escrito lo que piensas.Las palabras liberan a las personas.

Entradas más vistas del último mes.

Daisypath Anniversary tickers