EN HORAS DE IMSONIO (MIguel de Unamuno)


                                                                                                                                    Paul Delvaux

Me voy de aquí, no quiero más oírme; 
de mi voz toda voz suéname a eco, 
ya falta así de confesor, si peco 
se me escapa el poder arrepentirme. 

No hallo fuera de mí en que me afirme 
nada de humano y me resulto hueco; 
si esta cárcel por otra al fin no trueco 
en mi vacío acabaré de hundirme. 

Oh triste soledad, la del engaño 
de creerse en humana compañía 
moviéndose entre espejos, ermitaño. 

He ido muriendo hasta llegar al día 
en que espejo de espejos, soy me extraño 
a mí mismo y descubro no vivía.


Miguel de Unamuno.

                         HOY ROSARIO BLOGUERO :)
                        .....................................................

Comentarios

  1. Te felicito, Mento, Unamuno es mi escritor favorito desde tiempo inmemorial. su lucha por encontrar a Dios, que lo encontró es ejemplar.
    Gracias por el poema, me gusta mucho.
    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo no entiendo mucho de poesia, eso de escribir con metricas no está echo para mi, pero se apreciar lo que me gusta y reconocer lo bueno,je,je.
      Este poema me gusta porque refleja mucho de lo que se puede llegar a sentir en una noche de insonio a solas.
      Un besote.

      Eliminar
  2. También me encanta la imagen que ilustra el poema, cómo inspiran las estaciones!!
    ¿Estás esperando a Pepe?
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es preciosa, es La Soledad de Paul Delvaux. La primera vez que la vi descubri ese sentimiento abriendose sitio entre la oscuridad de los bagones, la via y el colorido abrigo de la mujer. Al frente solo un camino frio y algo arido, seguramente dificil de seguir, porque se va estrechando y parece que no termina en nada. En contra punto ese candor de la luz del hogar en la casa contigua, pero cuando una siente la soledad de amor, dificilmente busca abrigo en lugares estaticos. Si yo fuera el personaje del cuadro, me daria la vuelta en ese mismo instante y veria que hay al otro lado...
      Y sí, mi Pepillo llegó a eso de las siete y medio de la tarde y anoche ya roncaba como un oso en su caverna mientras yo publicaba. Es curioso como algo tan molestoso como un tio que ronca como un oso en celo, puede ser causa de falta y de anhelo que cuando no está echo de menos hasta sus insoportables y sufridisimos ronquidos. Mi hermana que tiene su dormitorio para nuestra casa duerme con tapones porque dice que no coge el sueño con los ronquidos del cuñao, jajaja, con eso te lo digo todo. pero a mi ni me molestan y eso que lo mio son los nervios. Ciertamente el amor hace milagros en las personas,ajajaja.
      un beso guapa.

      Eliminar
  3. Me troncho contigo, Mento, pero tienes toda la razón cuando el amor te falta se echan de menos hasta sus defectos, jajaja....
    A veces pienso que no perteneces a la generación que te corresponde, algunas de mis hijas de tu edad usan tapones hasta para no oir los llantos del bebe, claro que eso es cuando la abuela duerme en su casa y es la que se levanta por la noche. la verdad es que la de los tapones se levanta a las 6 para ir a trabajar y su marido, arquitecto autónomo,en paro, cómo no, y yo nos turnábamos cuando Paula nació hasta que empezó a ir a la guarderia y cogió buen horario, lo que tardó demasiado.
    Muy acertada tu interpretación de la imagen de la Soledad.

    Bueno chiquilla, que pases un feliz fin de semana, te veo en La Hoja, jajaja....
    Besitos

    ResponderEliminar
  4. Antes de tener esta recaida depresiva que va para dos años, me ganaba la vida como conductora de reparto en una empresa de pan. Madrugaba mogollón y me atiborraba a primera hora de coca cola para despertarme mientras conducia a toda pastilla con los dichosos repartos. Odiaba de noche a mis hijos, de verdad, sonambula de sueño y mirando que me tenia que ir al curro en brebe, pues salia a las seis de casa. Muchas veces le tenia que llevara ya a los niños a los abuelos y todavia no habiamos pegado un ojo. Era espentoso y le decia a Dios de todo por hacerme madre, menudo cabreo cogia Mili. Pero era tan borrica que no queria dejar mi trabajo, asi que fue Pepe el que lo dejó y se encargó de la casa y los niños. Vi el cielo abierto. Pero estos cuatro últimos años me han ayudado a comprender que mi lugar es en casa con mis hijos, que tengo gracias a Dios un marido que en sus posibilidades trae el sueldo a casa y se encarga de lo que un cabeza de familia debe y aunque no me reconozca con estos pensamientos tan clasista, tengo que dar gracias a Dios por haberme permitido descubrir que estar en casa es mi lugar y llevar las riendas del hogar que no es poco. Uno de los progenitores, preferiblemente la mamá siempre deberia de estar en casa mientras los niños necesiten atenciones y dejar otras cosas aparcadas. No descarto volver a estudiar y se lo que siempre he querido, pero ahora mi prioridad son mis hijos.
    Nos vemos en la hoja, besitos.

    ResponderEliminar
  5. Mento, que intenso es Unamuno.
    Recuerdo otro poema parecido que luego te digo.
    La foto del post me hizo recordar que vivo cerca de las vías del tren, de hecho uno se pude dirigir por el horario del tren. A mi no me molesta su tuuuuuuuuuu, tuuuuuu! aunque la calle es muy ancha y se llama: "Circuito Juan Pablo II" me encanta el nombre.
    SL2!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajaja, el tren puede se muy molestoso, según a que horas. El nombre de la via en cambio es un placer, que bello nombre. Supongo que uno termina por acostumbrarse a todo, no?
      Un abrazo amiga.

      Eliminar
  6. Cuano se está enamorado, se echa de menos hasta la indiferencia.

    ResponderEliminar
  7. Supongo que sí Bruce. Yo como soy una enamorada nata,je,je, es mi estado natural. A veces me da miedo, porque parece que vivo en el limbo, pero tengo los pies bien asentados en la tierra aunque no lo parezca. Dejarse llevar por los sentimientos es arriesgado, pero también da muchas satisfacciones en la vida. Una vez un amigo me dijo esta misma frase que tu escribes refiriendose a una mujer que amaba y que podia ser correspondido, se me ha venido ese recuerdo a la cabeza. Le dije que amar, siempre merece la pena aunque los resultados no sean los que uno necesita. Despues de todo en la medida que seamos capaces de amar a los demás es la que nos hará sentir siempre más vivos y más cerca de la única Verdad.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Escribe sin miedos.
Deja escrito lo que piensas.Las palabras liberan a las personas.

Entradas más vistas del último mes.

Daisypath Anniversary tickers