ÁNGEL DE MI PATRIA.



Hoy quiero dedicar estos quince minutos a hablar contigo, Ángel de mi Patria. Porque sé muy bien que Dios te ha designado como Ángel Custodio de mi querida nación.
Al ver tanta maldad que se comete en este suelo, quisiera pedirte la gracia de que yo, en la medida de mis posibilidades, participe fuertemente en esta batalla, a tus órdenes, y luchando codo a codo contigo para derrotar a los demonios que quisieran aniquilada a esta nación que Dios ama tanto.
Querido Ángel de mi querida Patria, dale instrucciones a mi ángel custodio para que me guíe a la realización del plan que Dios, desde toda eternidad, quiso trazar para mí. Dame las armas suficientes para combatir el buen combate contra las fuerzas del mal.
Ángel de mi nación, inspira en muchos hermanos míos, de este suelo bendito, que se decidan a entrar en combate con la oración y la penitencia, con las buenas obras y el apostolado, puesto que si llegan a vencer los demonios, la patria caerá en un profundo abismo del que será difícil levantarse.
Estamos a tiempo todavía. Hay que despertarse y sacudirse el polvo de las mantas, y con el Rosario en una mano y el crucifijo en la otra, hacer frente todos juntos al enemigo infernal, que hoy más que nunca, quiere llevar a todas las naciones de la tierra al caos y a la condenación eterna.

Comentarios

Publicar un comentario

Escribe sin miedos.
Deja escrito lo que piensas.Las palabras liberan a las personas.

Entradas más vistas del último mes.

Daisypath Anniversary tickers