Daisypath Anniversary tickers

CUANDO MENOS SE ESPERA, SURGE EL AMOR.(Diario de una madre imperfecta).

Es uno de los dichos, de esos de abuelas que tanto escuchamos, cuando menos se espera surge el amor. Mi abuela decía que: siempre hay un roto "pa" un descosio. Y algo así me pasó ayer a mi.

Tenia muy claro que no iba a dejar de escribir los blogs.
Porque sabia Quien era el Impulsor y de pronto, sin esperarlo y sorprendiéndome entre mi ya conflictiva vida. ¡Chaf! El conflicto que atentaba con acabar con mi resto de animo.  Me llegó un mensaje muy claro, que no estaba dispuesta a aceptar, busque consejo en mi sacerdote, me seguía negando cuando me senté frente a él, estaba muy segura de no cambiar mi opinión y de pronto se me abrió otro punto de vista. Me maravillo cada vez que el Señor se me deja ver y se da a conocer. Es tan detallista, no se le escapa una, a mi me enamora siempre aunque se me parta el corazón como en esta última.
Intentaría obedecer hasta la Pascua. No ha sido fácil, si constructivo.
Ayer de pronto y sin esperarmelo nuevamente. Cuando mejor lo iba llevando me surgió interiormente un impulso vivaz por salir ya del silencio. Por abridme de par en par al mundo de nuevo. Por abrir esta ventanita de mi ordenador a la red y salir de nuevo a contar que pese a mis miserias, la mala persona que puedo llegar a ser y pese a mi tibieza. Jesucristo me ama incansable y no cesa en su lucha por mi. Por darseme a conocer, porque yo le descubra, porque yo le desee y tenga en mi vida tanta necesidad de Él como grande es el amor de Dios Padre por mi. Y una vez más quiere hacer comunión conmigo en la Pascua, para que en Él mueran todos mis pecados, en Él resucite a la verdadera vida y resucite ahora, en el hoy de mi presente, no en el mañana, no en la otra vida, no cuando muera, hoy.
Curiosamente ayer 2 de abril, hacia siete años de la partida a la casa del Padre de mi querido Juan Pablo II.  Y se que Él desde el cielo, intercede por mi frente al Padre. A él y al Espíritu Santo me encomiendo cada vez que me dirijo a escribir en los blog. No intento yo ser ejemplo de nadie, libreme Dios de tal presunción. Mira que ya soy yo prepotente por mi solita, pero no sería capaz de ponerme nunca como ejemplo de fe, ni de buena conducta en ella. Yo solo se decir lo que siento. Con palabras o como aquí con palabras escritas. Y escribo lo que me va sucediendo en mi día a día, las cosas que voy descubriendo, que pasan por mi cabeza, que siento.  Y cada vez, no sin sacrificios, no sin persecución, tengo menos miedo a abrir de par en par las puertas de mi corazón a quien se quiera asomar, con lo bueno y con lo malo. Yo soy así, pero estoy dispuesta a compartir lo mejor que tengo, lo mejor que he encontrado en esta vida. 
A Jesucristo.
Se que la entrada se alargará muchisimo, pero tengo que ponerlo, no puede ser de otra manera.

Abrid de par en par las puertas a Cristo

Homilía del Papa Juan Pablo II en el comienzo de su Pontificado (22 de octubre de 1978)
1. «Tú eres el Cristo, el Hijo de Dios vivo». (Mt, 16, 16) estas palabras las pronunció Simón, hijo de Jonás, en la región de Cesarea de Filipo. Sí, las ha expresado en la propia lengua, con un convencimiento profundo, vivido, sentido —pero dichas palabras no encuentran en él su fuente, su origen: «... Porque ni la carne ni la sangre te las han revelado, sino mi Padre que está en los cielos» (Mt 16, 17)—. Eran éstas palabras de fe.
Ellas marcan el comienzo de la msión de Pedro en la historia de la salvación, en la historia del Pueblo de Dios. A partir de entonces, de dicha confesión de fe, la historia sagrada de la salvación y del Pueblo de Dios debía adquirir una nueva dimensión: expresarse en la dimensión histórica de la Iglesia. Esta dimensión eclesial de la historia del Pueblo de Dios trae sus orígenes, nace, en efecto, de estas palabras de fe y se enlaza con el hombre que las ha pronunciado: «Tú eres Pedro —roca, piedra— y sobre ti, como sobre una piedra, edificaré mi Iglesia.»

La fe de la Iglesia, en las palabras de Pedro

2. Hoy, y en este lugar, es necesario que de nuevo se pronuncien y escuchen estas palabras: «Tú eres el Cristo, el Hijo de Dios vivo.»
Sí, hermanos e hijos, en primer lugar estas palabras.
Su contenido descubre ante nuestros ojos el misterio de Dios vivo, misterio que el Hijo conoce y que nos ha aproximado. Nadie, en efecto, ha acercado el Dios vivo a los hombres, nadie lo ha revelado como lo ha hecho solamente Él mismo. Ennuestro conocimiento de Dios, en nuestra marcha hacia Dios, estamos plenamente unidos al poder de tales palabras. «Quien me ve a mí, ve también a mi Padre.» El que es infinito, inescrutable, inefable, se ha hecho cercano anosotros en Jesucristo, el hijo unigénito, nacido de María Virgen en el establo de Belén.
Vosotros, todos los que tenéis la inestimable suerte de creer.
Vosotros, todos los que todavía buscáis a Dios.
Y también vosotros, los que estáis atormentados por la duda tened a bien escuchar una vez más —hoy y en este sagrado lugar— las palabras pronunciadas por Simón Pedro. En aquellas mismas palabras está la fe de la Iglesia. En aquellas mismas palabras está la nueva verdad, mejor dicho, la última y definitiva verdad sobre el hombre: el Hijo de Dios vivo: ¡«Tú que eres el Cristo, el Hijo de Dios vivo!»

Misión universal de la Sede de Pedro

3. Hoy el nuevo obispo de Roma inicia solemnemente su ministerio y la msión de Pedro. En esta ciudad, en efecto, Pedro ha realizado y ha completado la misión que le fue confiada por el Señor.
El Señor se dirigió a él diciendo:
«... Cuando eras más joven, tú te cenías e ibas adonde querías, cuando envejezcas, extenderás las manos y otro te cenirá y te llevará adonde no quieras.» (Jn 21, 18)
¡Pedro ha llegado a Roma!
¿Qué le ha guiado y traído a esta ciudad, corazó del imperio romano, sino la obediencia a la inspiración recibida del Señor? Acaso este pescador de Galilea no habría deseado venir hasta aquí. Acaso habría preferido permanecer allí, sobre las orillas del lago Genezaret, con su barca, con sus redes. ¡Pero, quiado por el Señor, obediente a Su inspiración, ha llegado aquí!
Según una antigua tradición (que ha encontrado también una magnífica expresión literiaria en la obra de Henryk Sienkienid), durante la persecución de Nerón, Pedro quería abandonar Roma. Pero intervino el Señor, saliéndole al encuentro. Pedro se dirigió a Él preguntando : «¿Adónde vas, Señor?» y el Señor le respondió inmediatamente: «Voy a Roma a fin de ser crucificado por segunda vez.» Pedro volvió a Roma y aquí permaneció hasta el momento de su crucifixión.
Si, hermanos e hijos; Roma es la sede de Pedro. A lo largo de los siglos siempre le han sucedido en esta sede nuevos obispos. Hoy uno nuevo sube a la cátedra romana de Pedro, un obispo lleno de amor, consciente de su indignidad. y ¿cómo no temblar ante la grandeza de semejante llamada y ante la universal misión de esta sede romana?
A la sede de Pedro sube hoy un obispo que no es romano. un obispo que es hijo de Polonia. Pero desde este momento, también es romano. ¡Si, romano! También, porque es hijo de una nación cuya historia, desde sus primeros albores y cuyas milenarias tradiciones están marcadas por una unión viva, fuerte, jamás interrumpida, sentida y vivida con la sede de Pedro, una nación que siempre ha permanecido fiel a esta Sede de Roma. ¡Oh!, cuán inescrutable es el designio de la Divina Providencia.

La potestad absoluta y suave del Señor

4. En los siglos pasados, cuando el sucesor de Pedro tomaba posesión de su sede, era colocada sobre su cabeza la tiara. El último coronado fue el papa Pablo VI en 1963, el cual, sin embargo, después del solemne rito de coronación jamás uso la tiara, dejando a sus sucesores la libertad de decidir al respeto.
El papa Juan Pablo I, cuyo recuerdo permanece tan vivo en nuestros corazones, no ha querido la tiara y hoy no la quiere su sucesor. No es el momento, en efecto, de tomar a un rito y a lo que, acaso injustamente, ha sido considerado como símbolo del poder temporal de los papas.
Nuestro tiempo nos invita, nos impulsa, nos obliga a mirar al Señor y a sumergirnos en una humilde y devota meditación del misterio de la suprema potestad del mismo Cristo.
Aquel que ha nacido de la Virgen María, el Hjio del Carpintero —como se definía—, el Hijo del Dios vivo, como ha confesado Pedro, ha venido para hacer de todos nosotros «un reino de sacerdotes».
El Concilio Vaticano II nos ha recordado el misterio de esta potestad y el hecho de que la misión de Cristo —sacerdote, profeta-maestro, rey— continúa en la Iglesia. todos, todo el pueblo de Dios es partícipe de esta triple misión. Y en el pasado, acaso se colocaba sobre la cabeza del Papa la tiara, la triple corona, para expresar —por medio de este símbolo— que todo el orden jerárquico de la Iglesia de Cristo, toda su sagrada potestad ejercitada en la misma, no es otra cosa que el servicio, que tiene como objetivo una sola cosa: que todo el pueblo de Dios sea partícipe de esta triple misión de Cristo y permanezca siempre bajo la potestad del Señor, la cual trae su origen no de los poderes de este mundo, sino del Padre Celestial, del misterio de la cruz y de la resurrección.
La potestad absoluta y al mismo tiempo dulce y suave del Señor responde a todo lo más profundo del hombre, a sus más elevadas aspiraciones de entendimiento, de voluntad, de corazón. Dicha potestad no habla con un lenguaje de violencia, sino que se expresa en la caridad y en la verdad.
El nuevo sucesor de Pedro en la sede de Roma, eleva hoy una fervorosa, humilde, confiada oración: «¡Oh, Cristo! ¡Haz que pueda convertirme y ser servidor de Tu única potestad! ¡Servidor de tu dulce potestad! ¡Servidor de tu potestad que no conoce el ocaso! ¡Haz que pueda ser un siervo! ¡Mejor dicho, siervo de tus siervos!»

¡No temáis!

5. ¡Hermanos y hermanas! ¡no tengáis miedo de recibir a Cristo y de aceptar su potestad!
¡Ayudad al Papa y a todos los que quieran servir a Cristo y, con la potestad de Cristo, servir al hombre y a toda la humanidad!
¡No tengáis miedo! ¡Abrid, y aun de par en par, las puertas a Cristo!
A su salvadora potestad abrid los confines de los Estados, los sistemas económicos al igual que los políticos, los amplios campos de cultura, de civilización, de desarrollo. ¡no tengáis miedo! Cristo sabe lo que hay dentro del hombre. ¡Sólo Él lo sabe!
Hoy, con mucha frecuencia, el hombre no sabe qué lleva dentro, en la profundidad de su espíritu, de su corazón. Muchas veces se siente incierto sobre el sentido de su vida en esta tierra. Está dominado por la duda, que se convierte en desesperación. Permitid, por tanto —os lo pido, os lo imploro con humildad y con confianza— permitid a Cristo que hable al hombre. Sólo Él tiene palabras de vida, ¡sí!, de vida eterna.
Justamente hoy, toda la Iglesia celebra su Jornada Misionera Mundial; ora, por tanto; medita, trabaja para que las palabras de vida de Cristo leguen a todos los hombres y las reciban ellos como mensaje de esperanza, de salvación, de liberación total.

Saludos a todos

6. Doy gracias a todos los presentes que han querido participar en esta solemne inauguración del ministerio del nuevo sucesor de Pedro.
Doy las gracias de corazón a los jefes de Estado, a los representantes de las autoridaddes, a las delegaciones de los Gobiernos, por su presencia, que tanto me honra.
¡Gracias a vosotros, eminentísimos cardenales de la Santa Iglesia romana!
¡Os doy las gracias, queridos hermanos en el Episcopado!
¡Gracias a vosotros, sacerdotes!
¡A vosotras, hermanas y hermanos, religiosas y religiosos de las órdenes y de las congregaciones, gracias!
¡Gracias a vosotros, romanos!
¡Gracias a los peregrinos llegados de todo el mundo!
¡Gracias a todos los que están unidos a este sagrado rito por medio de la radio y la televisión!
«Abro el corazón a todos los hermanos de las iglesias y de las comunidades cristianas, saludando en particular a vosotros, que estáis aquí presentes, esperando el próximo encuentro personal; pero desde ahora os expreso un sincero afecto por haber querido asistir a este solemne rito»
Y una vez más, me dirijo a todos los hombres —a todo hombre— (¡y con qué veneración el Apóstol de Cristo debe pronunciar esta palabra: Hombre!) ¡Orad por mí! ¡Ayudadme para que pueda serviros! ¡Amén!»

Comentarios

  1. Ayer me fuí a descansar,con la alegría de tu vuelta y hoy comienzo el día contigo...mi primera oración...por ti.

    Un cariñoso saludo amiga mia y gracias una vez mas por volver.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por tu compañia cercana aún en la distancia.
      un abrazote.

      Eliminar
  2. Mi alegría de verte de nuevo entre nosotros, compartiendo toda la riqueza que el Señor ha puesto en tí. Sin ÉL, todo es absurdo.
    ¿Quién iba a imaginar en esa homilia el tesoro que Dios daba a la Iglesia? Menudo ciclón....Preciosa.
    Un abrazo muy fuerte en el gozo de tu vuelta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Angelo, yo era demasiado pequeña aún cuando él hizo esa homilia. pero ya en la Sabiduria salvadora del Altisimo, aquellas palabras estaban siendo mencionadas para mi, para mi propia salvación. Un día al fin mi oido se abrió y escuche, y crei. Primero en el hombre, porque admiraba a Karol, por su historia, por su forma de hacer y transmitir y luego me llegó su Mensaje. ¡Madre mia! El Mensaje era lo mejor!! Jesucristo acababa de aterrizar en mi conocimiento, me cortejaba como cualquier adolescente y competia por mi amor como cualquiera de los chicos que en la epoca querian salir conmigo. Y Karol, Juan Pablo II siempre me traia noticias de ese Enamorado, noticias que me llegaban al corazón, que me mantenian como lo que era, una quinceañera enamorada. En mi relación con Jesucristo este hombre, antes Papa, ahora Beato y para mi Santo ya, ha sido muy importante. Porque muchas veces se sirvió Dios de su persona para que a mi me llegara el Mensaje. También gracias a como él se dejaba hacer por el E.S. yo he llegado a comprender y entender muchas cosas de la Iglesia y posiblemente sin su testimonio de vida al servicio del Evangelio, yo no estaria aqui ahora, seguro.
      Un abrazo fuertote Angelo, no sabes cuanta gratitud siento por toda la fuerza que me ha llegado de vuestras oraciones.

      Eliminar
  3. Anónimo14:31

    MENTO: he rezado mucho por tí, pero no me he comido el coco como algunas, porque estaba segura que todo era para bien.

    Me alegro mucho de tu vuelta y te digo que para Dios somos como niños pequeños, por eso le desarma nuestra obediencia a su Voluntad que la mayoría de las veces nos llega por el camino de quienes dirigen nuestra alma.
    No te compliques la vida, seguir a Jesús es más sencillo que todo eso.
    Cuídate mucho, seguimos al pie del cañón rezando.

    Cristo no estaba solo, en cuanto dijo: "No se haga mi voluntad, sino la Tuya," un ángel vino a consolarle.

    Un beso de paz
    Un beso grande

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. MILITOS, no salia ni tu mensaje ni el de Nip, por eso lo he puesto yo así. Tus sabias palabras me reconfortan, te las sabes toda ¿eh? Que suerte la mia de contar contigo en este batallón de Fe. Gracias por tus oraciones.
      Yo ahora se un poco más de esa soledad que sintió mi Amado antes de aceptar y ser obediente. Es desgarrador y tener conciencia de ello me empuja a querer ser mejor persona por Él. A mi mi ángel de la guarda me da mucha compañia, pero cuando obedece al Jefe y se mantiene en silencio, es horrible. Y si uno no tiene la suficiente fe, la obediencia a los que van por delante de ti te hará no tropezar en el camino, yo ya lo he descubierto. Y te doy la razón amiga, en el fondo todo es mucho más sencillo.
      Un abrazote hermana.

      Eliminar
  4. Anónimo14:32

    Buenos días Mento. La obediencia en varias pruebas; Hebreos 5,8-10 " El dirigió durante su vida terreno súplicas y plegarias, con fuertes gritos y lágrimas, a aquel que podía salvarlo de la muerte, y fue escuchado por su humilde sumisión. Y, aunque era Hijo de Dios, aprendió por medio de sus propios sufrimientos qué significa obedecer. De este modo, él alcanzó la perfección y llegó a ser causa de salvación eterna para todos los que le obedecen, porque Dios lo proclamó Sumo Sacerdote según el orden de Melquisedec." A los niños pequeños se les explica para que comprendan por que obedecen, por que lo hacen, en cambio a los niños mayores se les piede además que obedezcan confiando en el que ordena, que se entreguen (abandonen dicen algunos) en el que ordena confiando: Jesús en ti confío es el tema central del sacerdocio al que hemos sido llamados, hacer la voluntad tomando nuestra cruz, la tuya, sin querer saber más de lo que te informan, sin querer dominar en la obediencia porque has sido convencida, sin reclamar el conocimiento ó razón de la orden. Seguramente Él, si permaneces pequeña, poca cosa para comprender las razones de tu Padré sabrá a través del Espíritu Santo mostrarte múltiples razones, otras te dirá como le dijo al Bautista que se resistía a bautizarlo;«Ahora déjame hacer esto, porque conviene que así cumplamos todo lo que es justo». Y él se lo permitió. Conviene también sembrar la obediencia confiada en nuestro entorno, por eso leemos y esperamos, desde luego confiando en lo que haces. Todo con más o menos luz pero siempre con el mayor amor. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Menudo comentario Nip, me desarmas, tienes toda la razón. Ahora el melón es mi cabeza,je,je. Esto es una lucha constante y que dificil es amigo. Incluso cuando pensamos que lo hacemos bien, al final comprendes que te estabas equivocando y que hay uno con muy mala beta con cuernos y rabo que te engaña de un modo tan sutil, que caramba, el tio te hace caer y no te das cuenta hasta que estas de frente al suelo. Y Jesús en la odediencia y sumisión le llevó siempre la ventaja, no por ser Hijo de Dios. Sino por como actuo en su vida mortal. Yo lo he descubierto a los 37 años y gracias a un acontecimiento que me resultaba de lo más injusto. Como que no me hacia ni puñetera gracia. pero ahora tengo otra arma en mi experiencia para combatir en esta batalla. Porque seguir al Señor para mi,es ir siempre sin bajar la guardia a quien pone todo su empeño para que no me salve. Que lastima siento por la gente que vive ajena al amor de Dios y a la sujestión del mundo. Te doy la razón, con mayor o menor luz, hacer siempre las cosas con el mayor amor al otro, por encima de nuestros propios intereses. Esto es algo que reconozco que me cuesta poner cada dia en practica. Pero que curioso que solo cuando obro asi me siento en un estado diferente, no se explicar con palabras, simplemente se que he sido creada para comportarme y actuar asi, aunque la peor parte de cara a las circunstancias me toque a mi. El premio ya lo llevo por dentro, cuando me siento amada por Él.
      Un abrazote fuerte.

      Eliminar
  5. Hola mi dulce ♥ Mento♥ te quieroooooooooooooooooooooooooooooooooooooo !!!!

    hermanita bendita !!!! *

    Bendito sea Dios !!! que estàs aqui y nos vas a seguir compartiendo tu bondad y todas esas cosas hermosas que vos nos das !!!

    Mento♥ La Virgencita de Lujàn te manda su bendiciòn ♥

    Mento♥ estoy emocionada !!! sos un ser muy especial !! claro sos hija de Dios *

    hija de la Luz ♥

    yo no soy buena para escribir como los anteriores hermanitos *

    pero si yo tambièn digo_ nos hicimos el coco y re cococococo !!!

    TE QUEREMOSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSS !!!

    Y LO QUE ES MÀS IMPORTANTE * DIOS TE AMAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA *

    Un abrazo mi dulce Mento♥ de corazòn a corazòn *

    y cuando te sientas mal !! mira al cielo hermanita !!! mira al cielo !!

    Amèn

    Dios y la Virgen te bendigan y te guarden en cada amanecer *

    Paz y Bien *

    Què esta Pascua hermanita renazcas junto con Nuestro Señor *

    te quierooooooooooooooooooooooooooooooooooooo !!!! ♥ ♥ ♥ ♥ ♥ ♥ ♥ ♥ ♥ ♥ ♥

    Bendiciones a Pepe, y a los niños ♥ ♥ ♥ ♥ ♥ ♥

    ResponderEliminar
  6. Perdòn por favor !!! sè que vos me dejaràs hermanita Mento♥

    Nip bendito seas hermano !! que belleza tu comentario !!! sos un corazòn colmado del Amor al Señor, un corazòn colmado de fè !!!!

    Gracias hermano !!!

    Paz y Bien de todo corazòn *

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Julieta tú puedes decir lo que quieras aqui en este blog como si fuera el tuyo. Con confianza hermanilla. Un beso.

      Eliminar
  7. Mi querida Julieta, un solo corazoncito de esos que pones, encierra más que mil palabras escritas. Tú te dejas ver, tal cual eres y eso es muy bonito y se agradecede,yo te lo agradezco con todo mi corazón. Yo también te quiero un montón.
    Besitos de parte de los niños. Pepe si Dios quiere viene mañana ya.
    Un abrazo fuerte,fuerte.

    ResponderEliminar
  8. Me alegro verte de nuevo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Je,je, me pregunto si realmente me ves? Anda ya!
      Yo me alegro de poder contar contigo pese a lo diferente que pensamos a veces ;))

      Eliminar

Publicar un comentario

Escribe sin miedos.
Deja escrito lo que piensas.Las palabras liberan a las personas.

Entradas populares