Daisypath Anniversary tickers

CAUTIVO...¿SOLO POR AMOR?



En primer lugar dar las gracias a cuantos en estos últimos días habéis sabido acompañarme en mi duelo.  En este momento me encuentro emocionada y apenas se que decir, más que tengo un inmenso sentimiento de gratitud. Nunca creí que mi silencio moviera a tantas personas, y siento profundamente la preocupación que he causado a muchos de vosotros. Cada vez que este u otro de los blog que escribo han tenido un parón, ha sido anunciado. Esta vez no pude. En primer lugar porque me cogió de sorpresa, yo estaba muy segura de mi y en segundo, porque una vez que tomé la decisión correcta, no podía compartirlo. Como tampoco ahora puedo hacerlo. Más que por otra cosa por no causar en escandalo en personas que leyendo no estén preparadas para entender lo que me ha sucedido y el modo en que los acontecimientos nos llevan a veces a encontrarnos con el Señor. Desde fuera puede ser un poco complicado de entender e incluso escandalizar.  Pero estoy dispuesta a contarte hasta donde puedo en un email si lo necesitas.
Todos los años en la Cuaresma, a mi me entra esa inquietud, por saber. Quiero desmenuzar cada movimiento del Señor en su Pasión, cada palabra escrita en las Sagradas Escrituras, quiero conocer la verdad y lo quiero hacer con todas las consecuencias. A menudo uno no sabe lo que pide.
 D. Ángel me lo decía ya hace muchos años cada vez que yo pedía al Espíritu Santo Don de discernimiento. Me solía decir que no sabia lo que pedía y en el lío que me iba a meter el día que pudiera realmente discernir. No es que sea una experta en ello, ni por asomo. Pero en cuestión de fe, cada día se elegir más libremente. Y ciertamente es un lió tremendo, por que jugar en una élite como esta, con el peso de un montón de pecados que no quiero ir desechando, solo me lleva a sufrir más de lo necesario y también en ocasiones ha hacer daño sin querer a quienes me rodean.

Huerto de Getsemaní

Esta es una imagen del huerto de Getsemaní en Israel.  De toda la Pasión es mi pasaje favorito desde niña, pero no he conocido su significado hasta esta cuaresma que bien a querido el Señor dejarme degustar un poco de ese momento de su historia en la mía.
He descubierto que, a veces no solo basta con el amor, por muy grande que sea. Por amor a su creación Dios se hizo carne engendrándose en Santa María Virgen. Y quiso que su creación le conociera y para ello se despojó de la divinidad de Dios y vino a vivir como un mortal entre nosotros, solo el amor mueve así a las personas. Pero cuando el miedo nos lleva al limite, cuando uno esta tan roto por dentro ¿Basta el amor? ¿Y si ese amor no se manifiesta..? ¿A que he de agarrarme... como se qué hacer? ¿Qué camino tomar? Muchas veces intenté ponerme en el papel de Jesús. 
Sus amigos se habían dormido, estaba solo orando en la noche, pidiendo a su Padre que le quitara aquella cruz que sabia que tenia próxima. Y en ese momento su Padre guardaba silencio, no le dijo nada, no le dio garantía de que fuera a salir victorioso de todo aquello en ese momento que humanamente le hubiese venido de perlas un milagrito de su Padre, unas palabritas que le sirvieran de apoyo, no. El Padre guardó silencio y frente a ese momento de angustia Jesús estaba solo, como tantas veces nos sentimos los hijos de Dios. Eso no quiere decir que Dios Padre no vele por nosotros, pero solo Él sabe lo que depara nuestro futuro, solo Dios Padre conoce el fin de los tiempos. Y Jesús en aquella noche estaba tan solo como tú y como yo nos sentimos en tantas ocasiones. 
Me he preguntado muchas veces que le impidió renunciar, saber que hacia lo correcto y frente al silencio de Dios, seguir con el plan adelante.
La obediencia.
Frente a la angustia, la opresión, la desolación, frente al no comprender el porque del silencio de Dios en ese momento, obedeció.  Y por eso hoy tú y yo estamos salvados en Él. Imagino que obedecer la voluntad de su Padre, tal y cual iba a ser, debió de serle tan incomprensible como nos resulta a cada uno el momento en que descubrimos que frente a la imposibilidad de seguir avanzando en la fe, nos vemos con una puerta que pone en letra grande: OBEDECE. Y no hay letra pequeña, no. Obedece y acertarás. Estoy segura, hoy, de que aquel pensamiento cruzó la mente de Jesús en un momento de completa soledad donde no tenia nada más a que agarrarse que a la misión que había sido encomendado. Y obedeció.
Y obedeció hasta el final, solo entonces cuando entrega el Espíritu su Padre habla y deja claro que Ese es su Hijo. Pero hasta entonces Jesús pasa solo, con la oración y la obediencia de su madre, que también acepta sin comprender su historia y la de su Hijo. Pero que sin decir palabras, sin protagonismos, en silencio obedece. María pudo haber movido a las masas y formar toda una revuelta y salvar a su Hijo. Estoy segura de que pudo hacerlo. Pero se quedó sufriente, en un segundo plano, sufriendo con   su Hijo las injusticias, los golpes, los despojos, viéndolo dejarse hacer y cumpliendo obediente la voluntad del Padre que se mantuvo en silencio pues así tenia que ser. Fue el amor de un Dios que se hizo hombre, y fue la obediencia humana la que me salvó. Por eso el Satán no pudo engañar a María, porque era la obediente Sierva del Señor. Tampoco pudo con Jesús, porque era el obediente Hijo que sabe que aunque malo sea el momento, ningún mal quiere su Padre para Él y obedece el proyecto de cruz hasta subir a ella y dar la vida. 
Ahora el Satán anda como un loco, con su ejercito enfurecido, haciéndonos  la guerra a estos, los hijos de la Virgen, los hijos de la Iglesia. 
Para mi en esta cuaresma obedecer algo que no emprendía, que me ha causado mucho sufrimiento y dolor, que me resultaba injusto, ha sido una victoria frente a mi enemigo. Siempre he temido cagarla en el último momento y no hace la voluntad de Dios. Puesto que soy libre para elegir y eso trae sus consecuencias. Pero ahora he pasado por una experiencia que me garantiza que cuando la duda me asalte en la batalla, obedecer a quien está por delante de mi, será el mejor arma que blandir contra la tentación del maligno.
Ahora puedo decir que he vuelto y que estaré por aquí, no se por cuanto tiempo, decirte que te he echado de menos y que he rezado mucho para que Dios en tú corazón te dijera que me pasaba.  Y que doy gracias a Dios por lo que he sentido con todas estas muestras de cariño que he recibido.

Comentarios

  1. Cautiva, cautivada yo de tu blog...Welcome back

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por el cumplido Wells, para mi es un honor. Pero no puedo evitar decir que cautivos seamos solo de ese Amor. Solo el amor de Cristo hace cautivos sin tenernos limitados, menos sometidos. Que bueno seria poder decir como Maria, ser como María: esa esclava del Señor. Ay Wells, ese si que debe ser un cautiverio bueno¿no te parece?
      Me alegro de estar otra vez entre vosotros.

      Eliminar
  2. ¡¡¡¡Mento,que alegría!!!!

    Llevo unos dias sin cuenta correo,por problemas técnicos,en cuanto se solucione te escribo.

    Dios te bendiga y bienvenida amiga mia.

    Un cariñoso saludo y un besazo enorme :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Perdonamé por todo el daño que se que te he ocasionado estos dias de incertidumbre, no ha sido mi intención. Belén tú eres una persona muy importante para mi, no dudes nunca de mis sentimientos de amistad para contigo.
      Un bezaso amiga, te quiero.

      Eliminar
  3. Que bien explicas. Hay un soneto que me ha gustado mucho, lo escribo aquí, ignoro quien sea el autor, pero me gusta.

    No me mueve, mi Dios, para quererte
    el cielo que me tienes prometido,
    ni me mueve el infierno tan temido
    para dejar por eso de ofenderte.

    Tú me mueves, Señor, muéveme el verte
    clavado en una cruz y escarnecido,
    muéveme ver tu cuerpo tan herido,
    muévenme tus afrentas y tu muerte.

    Muéveme, en fin, tu amor, y en tal manera,
    que aunque no hubiera cielo, yo te amara,
    y aunque no hubiera infierno, te temiera.

    No me tienes que dar porque te quiera,
    pues aunque lo que espero no esperara,
    lo mismo que te quiero te quisiera.

    ____________0______________

    La espiritualidad de la pasión es tan profunda, que creo que nunca la entendere, incluso lo llamamos el Misterio de la Pasión.

    Yo rindo mi mente ante los grandes misterios. Eso sin ser fideista. Solo sé que como ser humano, hay cosas que nunca llegaré a comprender.

    Lo que si le súplico a Dios es que me ayude a saber hacer solamente su voluntad divina.

    Y bueno si me preocupa mucho no saber de ti, y digo preocupa, porque de lo único que me puedo ocupar es de orar por ti, y también más que por ti, es por mi, porque me entra angustia, eso aunado a que recibo frecuentes correos de personas que se quieren suicidar, o que hacen varios intentos, en estos días unos ya lo han logrado, ciertamente nada se mueve sin la voluntad de Dios, pero sigo teniendo sentimientos.

    Unidas en oración.
    Gracias.
    DTB!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te pido perdón Maria por el daño que mi silencio te ha causado. Pero creeme que no ha sido mi intención. Como bien dices la Pasión es todo un misterio. Yo he tenido la Gracia de Dios este año de experimentar un poquito de es Misterio de Pasión con este silencio.No puedo decirte más,y tampoco dar detalles solo mencionar que he tenido que obedecer a mis catequistas. Y creo que con esto tú y muchos entendendereis ahora lo sucedido.
      Doy gracias a Dios por ti y por todos los que me habeis estado apoyando con vuestras oraciones, sin ellas, yo nunca hubiera podido pasar por esto que he tenido que pasar.
      También quiero decirte Maria que no creo que llegue ese momento nefasto de que una noticia de suicidio por mi parte te llegue nunca. Y si lo escribo con tanta seguridad pese a luchar contra esa idea cada dia es porque se que Dios no permitirá ese acontecimiento en mi vida, no sin que yo antes luche mi batalla por la fe.
      De verdad que siento mucho el daño causado por mi silencio, no se si sirve de algo mencionar que yo he sufrido de una manera brutal para poder aceptar este acontecimiento que ha surgido en mi vida, pero del que doy gracias a Dios por cada lagrima y momento pasado.
      Maria sabes que te quiero, lo sabes.
      Creo que puede ser de Santa Teresa, pero no me eches mucha cuenta, ya sabes que soy bastante inculta. pero creo que es de un anónimo que se le adjudica posiblemente a Santa Teresa.
      Un abrazo muy, muy fuerte.

      Eliminar
  4. MENTO: he rezado mucho por tí, pero no me he comido el coco como algunas, porque estaba segura que todo era para bien.

    Me alegro mucho de tu vuelta y te digo que para Dios somos como niños pequeños, por eso le desarma nuestra obediencia a su Voluntad que la mayoría de las veces nos llega por el camino de quienes dirigen nuestra alma.
    No te compliques la vida, seguir a Jesús es más sencillo que todo eso.
    Cuídate mucho, seguimos al pie del cañón rezando.

    Cristo no estaba solo, en cuanto dijo: "No se haga mi voluntad, sino la Tuya," un ángel vino a consolarle.

    Un beso de paz
    Un beso grande

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Je,je, ahora sale aqui, que raro, ya te he respondido en el otro lado,je, que lio.

      Eliminar
  5. Buenos días Mento. La obediencia en varias pruebas; Hebreos 5,8-10 " El dirigió durante su vida terreno súplicas y plegarias, con fuertes gritos y lágrimas, a aquel que podía salvarlo de la muerte, y fue escuchado por su humilde sumisión. Y, aunque era Hijo de Dios, aprendió por medio de sus propios sufrimientos qué significa obedecer. De este modo, él alcanzó la perfección y llegó a ser causa de salvación eterna para todos los que le obedecen, porque Dios lo proclamó Sumo Sacerdote según el orden de Melquisedec." A los niños pequeños se les explica para que comprendan por que obedecen, por que lo hacen, en cambio a los niños mayores se les piede además que obedezcan confiando en el que ordena, que se entreguen (abandonen dicen algunos) en el que ordena confiando: Jesús en ti confío es el tema central del sacerdocio al que hemos sido llamados, hacer la voluntad tomando nuestra cruz, la tuya, sin querer saber más de lo que te informan, sin querer dominar en la obediencia porque has sido convencida, sin reclamar el conocimiento ó razón de la orden. Seguramente Él, si permaneces pequeña, poca cosa para comprender las razones de tu Padré sabrá a través del Espíritu Santo mostrarte múltiples razones, otras te dirá como le dijo al Bautista que se resistía a bautizarlo;«Ahora déjame hacer esto, porque conviene que así cumplamos todo lo que es justo». Y él se lo permitió. Conviene también sembrar la obediencia confiada en nuestro entorno, por eso leemos y esperamos, desde luego confiando en lo que haces. Todo con más o menos luz pero siempre con el mayor amor. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uf, te digo como a Mili, primero no salian los comenyarios y ahora salen aqui. Bueno, ya te he respondido en el otro lado. que bueno tener doble vuestra opinión.;)

      Eliminar
  6. Me alegro de verte de nuevo!

    ResponderEliminar
  7. Ya lo se, gracias;)

    ResponderEliminar
  8. Querida Mento, he estado "missing" todos estos días... no he entrado en vuestros blogs y tampoco he escrito en los míos, necesitaba estar a solas y calladita. Ahora, casi ya lunes, he querido pasar a saber de ti ¡qué alegría leer tus escritos!. Me alegro mucho de tu vuelta, ý espero que de tu experiencia hayas sacado un gran provecho espiritual.¡¡¡Bienvenida, amiga blogera!!!. Un abrazo y feliz semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay mi Teresa, espero que esa retirada haya sido un encontrarte con el Amor de los amores. Yo puedo sentirme una mujer afortunada hoy, pues cuando pensaba que la Cuaresma me arrastraria un año más casi de pasada. Dios arremetió con fuerza. No me hizo ni puñetera gracia al principio por que se me pidió una obediencia que yo no estaba dispuesta a dar, pero luego mirando a Jesús a la cara en Getsemani, sufriente y solo... Me desarmó. El tenia lo mismo que yo, la palabra de su Padre y su padre no le falló. Yo pense que a mi tampoco y aunque lo he pasado muy mal, obedecí y dejé de escribir. Ahora doy gracias a Dios porque sin esa experiencia vivida junto a mi Amado, nunca hubiese resucitado en Pascua como lo he hecho. A estas alturas otros años ya el demonio me habia dinamitado la alegria, ahora puedo decirte que no, en este momento aún siento la vitalidad y las ganas de vivir que se siente cuando estas muerta y te cogen de la mano y te devuelven a la vida.
      Me alegro mucho de que estes por aqui, os quiero un montón, sois mis hermanos en la fe, el Amor de Dios nos entrelaza y nos une para que juntos avancemos en esta batalla hacia delante. Y eso es algo muy bonito de experimentar.
      Un abrazo como yo de grandota.

      Eliminar

Publicar un comentario

Escribe sin miedos.
Deja escrito lo que piensas.Las palabras liberan a las personas.

Entradas populares