HIJOS DE...¿PAPÁ...?

En el blog de Alexandra Loria he leido una interesante entrada que me gustaria compartir contigo. Porque es un tema que nuestra sociedad acepta de buen grado. 
Se entiende que en casos concretos es un bien para parejas que no pueden tener hijos. Bueno, asi se quiere entender. Porque lo cierto es que si pensamos cristianamente. Cuando Dios no concede la Gracia de ser padres, deberiamos de aceptar esa voluntad e intentad encontrarle el sentido a nuestra vida de hacia donde debemos dirigir nuestros pasos, si en nuestro matrimonio no entra la maternidad o paternidad. Nada pasa por casualidad, todo entra en la voluntad de Dios para nuestro bien. Pero cuando esa voluntad no coincide con la nuestra, siempre intentamos buscar alternativas en vez de esperar que se nos descubran.


Según informa LifeSiteNews sólo hay cuatro cosas que Alana Stewart sabe de su 
padre: tiene cabello rubio, ojos azules, un título universitario y es el donante de esperma número 81, número que le asignó el Banco de Esperma, donde su padre vendió la mitad del código genético de Alana.

Ella es una de los niños concebidos --aproximadamente entre 30.000 a  60.000--, cada año en los Estados Unidos a través de la donación de esperma. Ella misma es una ex donante de óvulos, pero hoy en día Alana critica fuertemente la práctica, que ella llama "el violento acto de compra y venta de un niño."

Su historia, --que aparece en el documental próximo a estrenarse "Anonymous Father’s Day" (Día del Padre Anónimo)--, se está convirtiendo cada vez más común. Muchos de los niños concebidos a través de la donación de esperma ya son adultos, y algunos de ellos están hablando en contra de la práctica que les dió a su existencia.

Sus historias están revelando que la experiencia de ser un niño concebido mediante donante de gameto no es lo que muchos defensores de la tecnología esperaban que fuera.




Comentarios

Entradas más vistas del último mes.

Daisypath Anniversary tickers