Daisypath Anniversary tickers

COMIENZA LA SEMANA EN EL GIMNASIO DE LA VIDA.( MEJOR DICHO DE LA HUERTA).

De pronto estoy en la puerta del colegio, he llegado, toda una victoria. la anemia y las pastillas me tumban como el mejor de los púgil de boxeo. Mi casa está demasiado lejos de colegio para mi situación personal. Por carriles de tierra y al fin se llega a la barriada urbanizada. El cole en el centro de esta.  Cuando llego a la puerta me apoyo en la columna de la cancela y pienso: espero que aguante y no se caía conmigo encima. Mi madre que viene y me ve la cara me pregunta: Nene ¿estas bien? Si mamá (miento para nada es mi madre). Menos mal que mis niños ya van pa dentro y no se percatan.
Las otras madres me hablan, me preguntan por mi estado de salud, yo no escucho ni bien, solo le pido a Dios no desvanecerme. Más que nada por el disgusto que se puede llevar mi madre.
Entre el barullo veo pasar el grupito de mamás preparadas para el gimnasio y pienso: Ojala me encontrara con esas fuerzas para poder ir ahora ha hacer deporte. El simple hecho de pensar que tengo que volver a casa me aloja más las piernas. En fin, los niños entran y mi madre que no se atreve a dejarme sola y yo volvemos el camino andado.
 Islas Vírgenes, carretera
(Mas o menos así son nuestros caminos.)
Llego a casa y que me encuentro. El gimnasio esperándome y gratuito. Menuda suerte. 
Mi padre lleva una semana con una lumbalgia que no le deja vivir ni a él por que le duele. Ni a nosotros porque no se esta quieto y no para de relatar que no sabemos llevar el huerto. Ya no lo escucho, se perfecta mente que sigue a cuando empieza a blasfemar. Entró en mi casa y me prepara el desayuno, luego me pondré a regar si me quedan fuerzas, que tendrán que quedarme si ó si.
Mi madre empieza a gritar mi nombre.
Salgo fuera corriendo y me lo encuentro espatarrado y mi madre llorando al lado. El viejo cabezón se ha caído. Creo que no termino de atravesar los escasos metros. No quiere que le levantemos. 
Le riño.
Llora de impotencia en el suelo .
Yo no me puedo sentir peor, el sufrimiento siempre esta tan presente.
Vemos al fin que no se ha roto nada (?) No se deja mirar y lo llevamos hasta la casa.
Me tiembla todo y no del susto, que ha estas cosas ya estoy acostumbrada. Miro a mi alrededor y me encuentro que todo esta seco y eso que se regó ayer. Mi huerto esta algo mejor pero el de mis padres...
<<Ayudamé Espíritu Santo que falta me hace>>

Me pregunto porque coño habrán sembrado tanto este año. Claro con la cosa que Pepe estaba parado. ¡Basta de lamentarte! me dice mi ángel. Y yo pienso: Ya esta este aquí con sus consejos, no estoy de humor.
¿Ves alguien más para hacerlo?Pues no te quejes y venga que yo te voy a ayudar. Me dice. Que gracioso ni que fuera a tirar el de la goma. En fin, no pierdo más tiempo. 
Termino exhausta, estoy de rodillas en el suelo. mi madre la pobre ha ayudado en lo que puede. Me levanto como puedo para que no me vea. Lo urgente ya está. ya a la tarde seguiremos.
Cuando entro en casa me tiro en mi sofá y descanso unos minutos, abro mi nevera, agua fresca, me vuelvo a sentar ahora en mi sillón de relax. Mi corazón recupera su ritmo y ahora es mi cabecita la que comienza como una turbina a dar vueltas. Pienso en todas esas mujeres que cuidan sus casas, sus hijos, sus maridos, los campos. Yo me llevé varios años trabajando en las fresas y era duro. Pero entonces era mas joven y no tenia nadie a mi cargo. 
Pienso más bien en esas mujeres que viven en países menos desarrollados. Que llegan de sus duras tareas y no tienen un buen sofá donde recuperar fuerzas. Una nevera que se abre y tiene agua fresca. Que injusta mente está repartido el mundo. Unos van como jobie a hacer deporte y gastar energías. Y otros se dejan las energías por un poco de sustento. 
¿como puedo quejarme yo Señor por el hecho de estar ahora mas débil?
¿como viven esas mujeres cuando se enfrentan a enfermedades y tampoco tienen los mismos recursos con los que yo cuento?
Encima veo un reportaje del que os dejo unas notas y una foto que me toca la membrana del alma. Gente que intentan en lo poco, al menos mantener la esencia de lo suyo.


Cuando se habla de indígenas zulianos vienen a la mente los hermanos wayúu —o guajiros—. Sin embargo, esta tierra occidental cuenta con cinco grandes etnias, aquellas que le daban vida a la pequeña Venecia descubierta por los colonizadores europeos —además de los wayúus, están los añús, los japrerias, los baríes y los yukpas. Internados en el verdor de la Sierra de Perijá, aún pueden encontrarse algunos asentamientos que mantienen vivas las raíces indígenas de la región. Las dos últimas comunidades luchan por mantener su esencia y no dejarse avasallar por el paso de la tecnología y el desarrollo.

Una mezcla de nostalgia y esperanza se plasma en cada uno de los yukpa, quienes se mantienen luchando para sobrevivir con el paso del tiempo, dejando una marca indeleble en las nuevas generaciones
http://www.eluniversal.com

Comentarios

  1. ¡Hola amiga!
    Cuando tuve mi primer episodio de depresión mayor, no caminaba ni 10 mts. no tenía nada de energía. Y bueno, gracias a Dios, que ha iluminado a personas para que me ayudaran, los medicamentos y las terapias hicieron su cometido, al día de hoy me siento bien, pero fueron muchos años de cansancio.
    Espero que tu pronto te recuperes.
    Bendiciones!!

    ResponderEliminar
  2. saber eso me ayuda a seguir luchando.

    ResponderEliminar
  3. Anónimo1:28

    Hola Mento; Esta mañana te dejé un mensaje en este post, pero veo que no ha entrado. Te decía que efectivamente, esto es el gimnasio de la vida y que a veces hay que parar un poco y recuperarse. Me encanta como lo describes, aunque se percibe el dolor que hay detrás. Te encomiendo. Muchos ánimos y un abrazo fuerte!!

    Soy eligelavida. Por alguna razón no entra mi cuenta de google.

    ResponderEliminar
  4. Gracias Elige, esta es la lucha de la conversión que hay que retomarla cada dia, pero cuando la enfermedad hace de lastre, cuesta un poquito más.Yo últimamente le saco provecho a mi sufrimiento fisico porque cuando me veo tan mal y me digo a mi misma que como he podido ponerne asi. Enseguida pienso en los enfermos que estan peor que yo y digo: Señor mi sufrimiento de lo ofresco por todos ellos, que sirvaq de algo. Y descubro que entonces, hasta me sirve a mi.
    Por cierto Belen tampoco puede entrar con su cuenta de google, no se porque será haber si consigo enterarme.
    Un abrazo, grandote, grandote.

    ResponderEliminar
  5. Mi querida mento es desesperante sentir que hasta el aire pesa demasiado y nadie te entiende pero habemos muchas que te entendemos y sabemos por lo que estas pasando, yo espero que pronto te sientas mejor.
    tu mando un beso y un abrazo cuídate mucho
    mil bendiciones

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Escribe sin miedos.
Deja escrito lo que piensas.Las palabras liberan a las personas.

Entradas populares