Una Mujer vestida del sol.

                                               
Imagen   Una gran señal apareció en el cielo: una mujer, vestida del sol, con la luna bajo sus pies y una corona de doce estrellas sobre su cabeza; está en cinta y grita con los dolores del parto y con el tormento de dar a luz...
...La mujer dió a luz un Hijo Varón, el que ha de regir a todas las naciones con cetro de hierro; y su Hijo fue arrebatado hasta Dios y hasta su trono. Y la mujer huyó al desierto, donde tiene un lugar preparado por Dios para ser alli alimentada mil doscientos sesenta dias...
   Cuando el dragón vió que habia sido arrojado a la tierra, persiguió a la mujer que habia dado a luz al Hijo Varón. Pero se le dieron a la Mujer dos alas de aguila grande para volar al desierto, a su lugar, lejos del dragón, donde tiene que ser alimentada un tiempo y tiempos y medio tiempo... (Apocalipsis 12)


 Hay un canto del Camino Neocatecumal que a mi personalmente me gusta mucho. Pertenece al capitulo 12 del Apocalipsis. Al escuchar este canto algo dentro de mi se alborota y puedo recococer a Maria como Madre de Dios. Recuerdo entonces el pasaje biblico de la visitación: <<...Porque, apenas llegó a mis oidos la voz de tu saludo,salto de gozo el niño en mi seno...>> (Lc.1,44.)

Aqui he encontrado un video del encuentro en Fatima del año pasado.Se puede escuchar el canto,cantado por Kiko Argüello. Con imagenes preciosas como al final cuando se piden vocaciones y se levantan tantos jovenes y chicas. Yo me emociono hasta viendolo en fotos. Jesucristo elige a los mejores jovenes del mundo.


A mi me gusta mucho este pasaje de las escrituras cantado. Es como he dicho anteriormente, como si el Jesús pequeñito que crece dentro de mi, saltara de pronto. Ese pequeño cristiano que se va formando en mi interior como si de un bebé se tratase. Ese cristiano que se va formando y que tantas veces esta con dolores, no de parto, sino de alborto por la opresión del mundo que me rodea. Jesucristo no lo tuvo facil desde el seno de su madre ya era acechado. Pero el Espiritu de Dios proteguió a la Madre en momentos tan delicados. A ese mismo Espiritu me encomiendo y a Maria, la primera que dejó sin reproches, sin dudas, sin limitaciones, crecer a Jesús en su ser.
María dame tu docilidad,
que yo no piense,
que asienta.
Que sea capaz de amar,
sin egoismo que limiten
el fruto del Espiritu.
Amén.

Comentarios

Entradas más vistas del último mes.

Daisypath Anniversary tickers