Daisypath Anniversary tickers

SAN JOSÉ: Un hombre que amó y supo aceptar su misión.

 
Desde pequeña siempre me  llamó la atención el personaje del padre de Jesús. Cuando era niña me parecía injusto que se hablara tan poco de él en las escrituras. Yo que siempre he sido muy "padrera".Que nuestro album familiar rebosaba de fotos con mi padre en mil momentos importantes. Siempre pensé que no se le hacía justicía. Cuando crecí comprendí que ese puesto de segundón que a mi me parecía tener José, siempre como en un segundo lugar en los pocos sitios donde aparecía, solo era un juicio propio de la verdadera historia. Porque José en sí, hacia de la justicia todo él. Pudo ser el padre de cualquiera de nosotros, de ti o de mi. Como un hombre se enamoró de María y la amó renuncíando a su vida para unirse a la de ella. Como hizo tu padre o el mio. Amó hasta el extremo a María cuando decidió repudiarla en silencio. Como ama cualquier esposo que siente a su esposa carne de su carne  por encima de si mismo. Y amó a su Hijo, sin que fuera suyo, aceptandolo como un don de Dios. Como son todos nuestros hijos, los propios y los que Dios nos encomienda adoptar y amar como padres. Frente a lo dificil que debió de ser su momento al verse frente a su historia, creyó en el Angel y aceptó su misión. Fue valiente y confió en Otro al que vió superior a él. Eligió la vida y no tuvo miedo, él no abortó a Jesús. No me cabe la menor duda de que fue el padre perfecto para Jesús igual que el mio lo ha sido para mi. Porque Dios sabe adjudicarnos a cada uno el padre que necesitamos. No me ha hecho falta ver mil anectodas de José con Jesús en su album, porque las tengo recopiladas en el mio propio aunque en el José sale con el rostro de Juán, mi padre. Vuelvo a decir que Dios sabe elegir magistralmente a cada padre, según la misión a realizar por los hijos.
Quiero desde aqui alabar y dar gracias a Dios por darnos un padre como San José. Un modelo perfecto, en su capacidad humana, para todo hombre que en su vida sienta la vocación del matrimonio. El justo barón. Fue esposo, supo serlo, fue padre y también lo hizo bien. Creyó en el Altisimo y aceptó la misión que Dios le habia encomendado cumplir. Y todo esto como un simple hombre. Hoy desde el lugar que le ha sido dado allá en el cielo, vela por todos nosotros. Los que en nuestro día a día intentamos hacer de nuestras familias una semejante a la suya. Gracías Señor por desvelar tu grandeza a los hombres manifestando tu santidad en otros hombres que saben decir "sí" a tu Palabra como supo en su día decirlo José.

Comentarios

Entradas populares